Se encuentra usted aquí

Potencias normalizadas

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 
Electricidad

Tras la regulación de 2006, el sector de la electricidad pasó a disponer de una nueva clasificación de potencias, denominadas normalizadas. Este cambio supuso un ligero ascenso en el término de potencia, así como su consecuente incremento en el recibo de la luz.

Potencia eléctrica

La potencia contratada es aquella que suscribe el consumidor con la compañía cuando se da de alta la luz y que dependerá de la cantidad de aparatos eléctricos que se quieran tener conectados a la vez. Siempre al contratar la luz se debe estimar qué potencia normalizada es necesaria en la vivienda o local.

Si la potencia contratada es insuficiente saltará el Interruptor de Control de Potencia (ICP) cortando el suministro momentáneamente hasta que el usuario lo reactive.

Qué potencias normalizadas existen

potencias normalizadas

El Ministerio de Industria reguló en el año 2006 las potencias para que quedaran normalizadas  y fueran las mismas para todas las comercializadoras. Variarán dependiendo del tipo de instalación del cliente:

  1. Instalación monofásica dispone de una única corriente alterna. (230V)
  2. Instalación trifásica integrada por tres corrientes alternas de igual amplitud y frecuencia. (3*230/400 V)

Modificar potencia contratada

Los consumidores pueden modificar la potencia que han contratado con la compañía siempre que sea necesario para su vivienda o local. Este cambio siempre deberá ser en base a las potencias regularizadas.

  • Aumentar potencia contratada cuando es insuficiente en la vivienda puesto que salta el ICP.
  • Reducir la potencia contratada cuando es excesiva para la cantidad de aparatos eléctricos que se conectan.

En el caso de que el usuario quiera reducir o aumentar potencia solo tendrá que ponerse en contacto con su comercializadora y solicitarle el trámite.

Precio por modificar las potencias normalizadas

Una vez que se solicita la modificación de la potencia normalizada suscrita en la vivienda o local se tendrá que abonar un importe que se pagará a la distribuidora. Este varía dependiendo de si es una disminución o un aumento de potencia.

  • El precio por aumentar la potencia es de 60 euros por cada franja de potencia que se incremente.
  • El precio por reducir la potencia contratada es de 10 euros independientemente del tramo que se rebaje.

En ambos casos deberá desplazarse un técnico de la distribuidora para modificar el ICP y ajustarlo a la potencia requerida por el cliente. 

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar