Se encuentra usted aquí

10 pasos para ahorrar en calefacción

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

En invierno hay que combatir el frío, por lo que hay que intentar que sea la batalla más económica posible

La calefacción es uno de los grandes gastos de cualquier hogar y uno de los servicios que más energía consume sin importar el combustible.


Tardar en encender la calefacción

Bajo esta afirmación ambigua lo que queremos decir es que apuremos al máximo el momento de empezar a encender diariamente la calefacción. Tener los pies un poco fríos no es razón para poner ya todos los radiadores de salón y dormitorios.

A la inversa puede aplicarse cuando llegue el momento de dejar de usarlos: seguramente en España, a mediados de marzo, ya no sea tan necesario en muchas regiones tener la calefacción puesta todos los días.

Esta medida tan simple seguramente ya nos ayude a ahorrar unos cuantos euros en cada factura del gas, luz o cualquier otra energía.

Aparatos reguladores

Existen en el mercado algunos aparatos que nos permiten encender y apagar la calefacción de forma automática cuando estamos fuera de casa. Es decir que podemos programar el encendido de la calefacción para diez minutos antes de nuestra prevista vuelta a casa si tenemos un horario más o menos regular. Y lo mismo para apagarla.

También funcionan como reguladores de temperatura y así no pasarnos nunca de la que técnicamente nos permite mantener la casa cálida pero sin gastar en exceso: tener la temperatura por encima de los 26 grados en invierno ya es gastar de más en casa, según los últimos estudios.

Cambiar de fuente de energía

La calefacción por gasoil o electricidad son, ahora mismo, las más caras que se pueden tener. El precio está entre los 0’13 y los 0’14€ el kilovatio hora (kWh), mientras que un depósito de gasoil acaba saliendo por 0’10€.

Los gases licuados del petróleo, el propano y el butano, están también a un precio más o menos alto. El propano puede alcanzar también los 0’14€, aunque puede quedarse también cerca del precio del butano, que ronda los 0’08€.

Ahora mismo la energía más económica (que además es la más limpia y segura) es el gas natural, que cuesta tan solo alrededor de 0’05€ el kilovatio hora. Así que efectivamente, lo mejor es tener en casa calefacción por gas natural.

PRECIO POR KWH SEGÚN EL TIPO DE ENERGÍA
Tipo de energía Precio kWh
Gas natural 0,05 €/kWh
Electricidad 0,13 €/kWh
Gas propano 0,08 - 0,14 €/kWh
Gas butano 0,08 €/kWh
Gasóil 0,10 €/kWh
Comparativa detallada de los precios de energía

Para que nos hagamos otra idea más aproximada y nos acerquemos más al tema del artículo, que es la calefacción, en este gráfico podemos comparar el gasto estimado en calefacción de una familia de tres miembros dependiendo del sistema que usen para calentar la casa:

 

Si hemos decidido entonces que queremos instalar gas natural en casa en vez de la fuente actual que utilicemos para calentar agua o para usar la cocina debemos tener estas dos posibles situaciones en mente y saber a cuál tenemos que acogernos:

  • Tenemos una instalación previa hecha de butano o propano: Tan solo habría que adaptarla (cambiar los quemadores principalmente) y estaría lista para ser usada con gas natural. El precio de esta adaptación es bastante económico.
  • Hay que realizar una obra para construir la canalización del gas: Esto ocurre si hasta ahora los aparatos que van a funcionar con gas lo hacen con otra fuente como luz o gasoil. El coste es más elevado porque habría que hacer una instalación de gas natural, pero la inversión se recupera en no mucho tiempo.

Cambiar de tarifa de gas

Si queremos seguir con la misma fuente de energía que tenemos y esta es luz o gas natural, lo que podemos hacer es buscar en el mercado los mejores precios de una y otra energía para ver cuáles son las mejores ofertas, las que nos permitan ahorrar más en la factura de la luz o del gas.

Las compañías comercializadoras disponen de muchas tarificaciones, y algunas de ellas están centradas en asuntos de climatización. Por lo tanto, es relativamente sencillo encontrar alguna que se adapte a nuestras necesidades. También suele ser conveniente unificar en una sola factura luz y gas si es posible, es bastante habitual que las empresas tengan ofertas en sus tarifas dualesunificando ambas energías en una sola factura.

Cambiar de compañía de gas

De la misma forma que se puede cambiar de tarificación, otra opción que tenemos es directamente la de cambiar de comercializadora de luz o de gas. Así que lo mejor sería acudir a un comparador de tarifas de luz y gas y echar un vistazo a ver cuáles son las compañías que nos dan los mejores precios.

Si decidimos cambiar de compañía, lo que necesitaríamos sería una serie de datos que habitualmente se encuentran en la factura:

  1. Datos del titular (nombre, apellidos y DNI).
  2. Dirección del suministro.
  3. Código Unificado de Punto de Suministro (CUPS).
  4. Cuenta bancaria donde domiciliar el recibo.

Desde que se liberalizó el mercado en 2009 es posible escoger la compañía que queremos que nos pase la factura sin alterar para eso la calidad del suministro, que por ley está asignado que sea una u otra distribuidora, dependiendo de la provincia y del código postal en el que se ubique nuestra vivienda.

Renovar los radiadores o la caldera

Los radiadores y la caldera deben tener una eficiencia cercana al 100%

Los aparatos se estropean y se deterioran. Es un hecho. Por eso, para maximizar la eficiencia de la calefacción lo que podemos hacer es arreglar, ajustar y/o cambiar los radiadores por otros más eficientes.

Lo mismo puede decirse de la caldera, tanto de luz como de gas. Son bastante comunes las fugas, y no es raro encontrar viejos aparatos cuya eficiencia ha decaído bastante desde el momento en que se instaló, dando problemas tanto a la hora de calentar el agua como de distribuirla.

Por eso es buena idea revisar y renovar la instalación cada cierto tiempo. No todos los años, pero al menos una vez cada cinco o diez no está de más.

Mantener una temperatura confortable

Si ponemos la calefacción a una temperatura muy alta, por mucho calorcito que tengamos en casa y muy en verano que nos sintamos en pleno invierno lo cierto es que el gasto va a ser muy alto y se va a notar en la factura de forma muy negativa.

La clave está en encontrar esa temperatura con la que no pasemos nada de frío pero que tampoco nos achicharre. La que se ha establecido como más conveniente, como ya hemos dicho antes, son unos 26 grados en invierno, más que suficiente para estar a gusto en casa sin dejarnos el sueldo en la factura del gas.

No encender la calefacción con la casa vacía

Otra cosa que parece de cajón, pero que no siempre se cumple. A menudo las familias dejan la calefacción encendida mientras están fuera para mantener la casa caldeada. Craso error, vale que la casa estará caliente, pero será calor gastado casi en vano.

Lo mejor si se quiere que la vivienda no pierda calor es programar el encendido unos minutos antes de que lleguemos a entrar, para no andar desperdiciando calor sin necesidad. Al menos si se dispone del sistema apropiado para ello.

Revisar los aislamientos

Para evitar que salga el calor, todas las casas llevan ciertos aislamientos que retienen la temperatura. Sin embargo, estos cierres se deterioran con el tiempo y hay que renovarlos. Esa es una buena forma de conseguir que no necesitemos poner la calefacción durante más tiempo del necesario.

También podemos usar burletes, tanto acolchados como de escobilla, para tapar un poco las rendijas inferiores de las puertas y evitar así que se escape el aire caliente de dentro de la habitación y que entre el frío desde fuera.

Los diferentes burletes (acolchado a la izquierda, de cepillo a la derecha) impiden que el calor salga y, a la vez, que el frío entre

No calentar las habitaciones vacías

Esto es tan sencillo como cerrar o apagar los radiadores en las habitaciones en las que no hay nadie, y abrirlos o encenderlos en el momento en que alguien pasa a esa sala. Con esto ahorramos combustible y dinero.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar

Autor de la página web Alberto de la Cruz es experto en mercados eléctricos y de gas natural.