Se encuentra usted aquí

Calefacción central por gas natural

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 
Ventajas calefaccion central por gas natural

En España, aún en muchos edificios de viviendas se cuenta con calefacción central por gas natural. Este sistema de calefacción tiene una serie de ventajas e inconvenientes que la hacen más o menos apropiada cuando el objetivo del consumidor es ahorrar en sus facturas del gas natural.

El consumo de calefacción por gas natural puede estar completamente centralizado o combinado con un sistema de control individual, centrado en repartidores de costes de calefacción y válvulas termostáticas.


¿Qué es la calefacción central?

La calefacción central es el sistema por el que toda una comunidad de vecinos tiene un mismo suministro de calefacción. Este tipo de sistema tiene dos características fundamentales:

  1. El servicio se activa de forma general en todas las viviendas a las misma hora y con la misma temperatura.
  2. El coste por el suministro de calefacción se reparte entre todos los vecinos del inmueble por igual

Este tipo de calefacción es bastante habitual en nuestro país, ya que facilita la gestión, acceso y control del suministro por parte de la distribuidora de gas, quien sólo ha de acceder al cuarto de la caldera común para hacer las comprobaciones periódicas necesarias y los cambios que sean solicitados por la comunidad.

Sin embargo, la calefacción central se ha visto perjudicada por el consumo excesivo de gas que se produce en muchas ocasiones. A este derroche energético contribuyen:

  • El encendido automático de la calefacción aunque no haya personas en casa.
  • La programación de la calefacción en meses en los que aún no es necesaria.
  • Las válvulas de radiadores condenadas que no permiten regular la temperatura en cada vivienda.

Tipos de caldera para comunidades de propietarios

Para disfrutar de calefacción central es necesario instalar una caldera comunitaria. Esta caldera puede ser de diferentes tipos y utilizar distintos combustibles para funcionar. Generalmente, las calderas centrales suelen ser:

  1. Calderas de propano: que necesitan conectarse con un depósito de propano o surtirse de propano canalizado desde un tanque central del proveedor.
  2. Calderas de gas natural: que utilizan el gas natural canalizado para funcionar.
  3. Calderas de gasoil: que precisan la instalación de un depósito de gasóleo C en el edificio.

Las calderas más ventajosas para los consumidores son las de gas natural, ya que este suministro energético es el que tiene el precio más bajo. Además, son las calderas más eficientes como tal, concretamente, las calderas de condensación de gas.

Por otro lado, es el sistema más seguro, ya que como no es necesario acumular ninguna cantidad de combustible, se reduce considerablemente el riesgo que esto conlleva.

El gas natural es una energía mucho más limpia que el resto de combustibles, y gracias a su canalización puede ser utilizado tanto para la calefacción como para el agua caliente sanitaria y la cocina.

Instalar gas natural en una comunidad

La instalación de calefacción central por gas natural precisa la instalación del gas natural en la comunidad de vecinos. Para ello, es necesario realizar dos operaciones:

  1. Instalación Receptora Común: la IRC, que conecta la red general de gas natural con la instalación del inmueble.
  2. Instalación Receptora Individual: la IRI, que conecta cada una de las viviendas con la instalación central del inmueble.

Si nunca ha habido suministro de gas natural en el edificio, será necesario dar de alta el gas natural, para lo que la compañía distribuidora deberá hacer las obras de acometida del gas e instalar los contadores de gas necesarios.

Además, será necesario contratar una tarifa de gas natural que permita a los vecinos ahorrar en la medida de lo posible en sus facturas de energía.

La Ley de Propiedad Horizontal indica que modificaciones del inmueble como la instalación del gas natural es necesario someterlas a votación. Para la aprobación de la medida el resultado debe corresponder con el voto favorable de, al menos, un tercio de los vecinos propietarios o con derecho a voto.

Ventajas e inconvenientes de la calefacción central

La calefacción central, por lo general, es un sistema bastante ventajoso para todos los usuarios. No obstante, no es un sistema precisamente eficiente energéticamente hablando. Concretamente, podríamos decir que la calefacción central cuenta con las siguientes ventajas e inconvenientes:

Ventajas Inconvenientes
  • Si utilizan gasóleo o propano, es realmente económica porque al comprar el combustible en grandes cantidades, resulta más barato.
  • Favorece a familias con bastantes integrantes, ya que reparten el coste de su consumo con los vecinos.
  • El mantenimiento corre a cuenta de los propietarios, pero su gestión se lleva a cabo de forma centralizada desde el cuarto de calderas.
  • Tiene buen rendimiento, ya que no se enciende y apaga constantemente.
  • No hace falta preocuparse por su encendido y apagado, ya que se efectúa de forma global.
  • Es más seguro para la vivienda, ya que la caldera se encuentra en un cuarto exclusivo para ella y bien ventilado.
  • Supone una gran ventaja a la hora de arrendar un piso, ya que es un aliciente para los futuros inquilinos.
  • En viviendas en las que viven pocas personas no resulta rentable, ya que pagan un sobrecoste por el consumo que efectúan sus vecinos.
  • No se puede decidir el horario de funcionamiento, ya que está centralizado.
  • Se paga igualmente por el servicio aunque no estemos en la vivienda para disfrutarlo (por ejemplo, en segundas residencias o si pasamos largas temporadas fuera de casa).
  • En caso de avería en la caldera central, todo el inmueble queda sin servicio.
  • Se produce un gran derroche de energía al estandarizar el suministro, independientemente de las condiciones de cada vivienda y estancia.

¿Cómo cambiar la calefacción central por calefacción individual?

Desde el año 2012, la Comisión Europea insta a las comunidades de propietarios a individualizar los sistemas de calefacción en post de concienciar a los consumidores del gasto energético que realizan. Una de las medidas propuestas por la Directiva 2012/27/UE para la eficiencia energética es la instalación de repartidores de costes de calefacción.

Estos dispositivos se colocan en el sistema de calefacción de las viviendas y registran cuál es el consumo real de gas de cada una de ellas. De esta forma, cada vecino paga únicamente por lo que consume, manteniendo las ventajas de instalación que supone tener calefacción central, como el reducido coste de mantenimiento de la caldera.

Esta sería una forma de optimizar la combinación de la calefacción central con sistemas individuales.

Sin embargo, también existe la opción de descentralizar la calefacción por completo. Esta es una operación cada vez más demandada por las comunidades de vecinos, ya que les permite contratar la tarifa de gas natural que prefieran. En grandes ciudades puede suponer un hándicap para quienes alquilan sus viviendas, ya que la calefacción central es una ventaja considerable para los inquilinos.

En cualquier caso, para descentralizar la calefacción en un edificio es imprescindible realizar una obra de rehabilitación de la instalación por parte de una compañía instaladora, que puede ser la propia distribuidora del gas. Esta obra puede llevarse a cabo de dos maneras, en función del tipo de instalación central que tenga el edificio:

  1. Cambio de instalación en anillo: que es el procedimiento más sencillo. Sólo es necesario instalar la caldera elegida en cada una de las viviendas y conectarla al sistema de radiadores correspondiente. Junto con la instalación del contador de gas individual, el cambio ya se habrá realizado.
  2. Cambio de instalación en columna: para el que es necesario convertir primero la instalación en tipo anillo. De esta forma se pueden reagrupar los radiadores de forma horizontal, diferenciando exclusivamente los que pertenecen a cada una de las viviendas y procediendo a realizar la modificación específica de la instalación en anillo.

¿Compensa cambiar de calefacción central a calefacción individual?

Generalmente, cambiar la calefacción central por calefacción individual no supone una mejora en eficiencia energética como tal. Sin embargo, sí que compensa económicamente al consumidor en determinadas situaciones.

Como hemos visto en la tabla anterior, la calefacción central compensa, sobre todo, en viviendas en las que habitan varias personas. Teniendo en cuenta el número de habitantes, el consumo de la caldera tanto para calefacción como para agua caliente sanitaria será mayor, por lo que resulta más rentable compartir este coste con el resto de vecinos.

Por lo tanto, el cambio de calefacción central a calefacción individual compensa en mayor medida a quienes, por el contrario, viven solos o en pareja, por ejemplo. En este caso, el consumidor se beneficia de pagar únicamente por lo que él gasta, independientemente de lo que hagan sus vecinos.

En cualquier caso, aunque en la vivienda resida un elevado número de personas, la principal ventaja de la calefacción individual de gas es que permite no pagar por la calefacción mientras no esté conectada, de forma que si pasamos temporadas fuera de casa por vacaciones u otras circunstancias, no habrá que abonar ninguna cantidad por el servicio de calefacción.

Ahorrar en el consumo de gas en comunidades de propietarios

Por lo general, ahorrar en el gasto energético es un objetivo común a todos los consumidores. Si bien es cierto que en las comunidades de propietarios los costes se reparten entre todos los vecinos, la posibilidad de ahorro no deja de ser atractiva para ellos.

También afrontan el pago por el consumo de gas en zonas comunes, las cuales no se incluyen en las facturas de gas individuales al uso.

En este sentido, ahorrar en el consumo de gas natural es fundamental sobre todo en invierno. Durante los meses más fríos se dispara el consumo de gas a través de la calefacción y del agua caliente.

La clave principal para ahorrar gas en la calefacción central es combinar el sistema central con un sistema de control individual, como los mencionados repartidores de costes de calefacción.

De esta forma, la conciencia de gasto beneficia al común de los vecinos, ya que se reduce considerablemente el derroche de energía. En cuanto al consumo efectuado por la propia instalación central, puede reducirse poniendo en práctica los siguientes consejos:

  • Trucos para ahorrar en el gas de la comunidad
  • Cambiar la caldera de la comunidad por una más eficiente, por ejemplo, una gran caldera de condensación.
  • Establecer un sistema de baja temperatura para la calefacción, de forma que no haya un gran salto térmico entre el agua que sale y la que entra del circuito.
  • Mantener una temperatura constante en la caldera.
  • Ajustar los tiempos de encendido y apagado, así como las fechas en las que empieza y acaba la temporada, en las que de verdad es necesaria la calefacción.
  • Contratar una tarifa de gas natural para comunidades que permita ahorrar en alguno de los conceptos de la factura del gas.
  • Comprobar el aislamiento de las zonas comunes para que el calor no se disperse rápidamente.
 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar