Se encuentra usted aquí

Cambiarse a gas natural

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 
distribucióndegas

El gas natural resulta una fuente de energía económica y muy eficiente en comparación con otras energías. Los suministros de gas natural son muy rentables para viviendas en las que residan familias, ya que el gasto en este tipo de domicilios suele ser continuo y este abastecimiendo ofrece un aporte de energía de forma ininterrumpida.


Cambiar de gas butano a gas natural

El gas butano es una energía muy utilizada en el territorio español, pero no ofrece energía ininterrumpida y además, no se puede utilizar en zonas de clima muy frío. El uso de bombonas de gas butano es muy habitual en segundas viviendas o para aparatos tales como las estufas de gas. Estos aparatos funcionan de manera independiente al sistema que se tenga instalado (gas natural o electricidad) en el resto del domicilio.

Cómo cambiar de butano a gas natural

Los consumidores que decidan realizar el cambio podrán contar, en algunos casos, con programas de subvención a través de la Comunidad Autónoma, y teniendo en cuenta que la empresa instaladora a la que solicitemos la instalación de gas natural se encuentre adscrita al programa de subvenciones (ej: Plan Renove).

Hay considerar que para instalar gas natural en nuestra vivienda es imprescindible disponer de una Instalación Receptora Común (IRC) si vivimos en una comunidad de propietarios. Si se cuenta con este tipo de instalación, se procederá a realizar la Instalación Receptora Individual (IRI).

Cambiar de gas propano a gas natural

A día de hoy todavía existen consumidores que abastecen la energía de sus viviendas a través de un suministro de propano. En la mayoría del territorio nacional ya se han realizado acometidas y canalización del gas natural, por lo que contratar gas natural en nuestra vivienda es una opción accesible para los usuarios.

¿Cómo cambiar de propano a gas natural?

Existen dos casos en los que los que solicitar este cambio: por un lado los consumidores que decidan cambiar la energía de un suministro individual, y por otro lado las comunidades de vecinos que comparten un suministro de energía a través de gas propano (ej: calefacción central).

El técnico elaborará un certificado de instalación

En el primero de los casos, el usuario tendrá que ponerse en contacto con un técnico instalador autorizado, éste realizará una revisión de la vivienda para certificar la viabilidad y ordenará la realización de las acometidas imprescindibles para disponer de suministro de gas natural. Finalmente el técnico elaborará un Certificado de Instalación.

En cambio, las comunidades de vecinos que quieran modificar el suministro que abastece la energía común tendrán que disponer del consentimiento de más de la mitad de los vecinos propietarios. El administrador de fincas será el que solicite un presupuesto a la empresa instaladora para realizar todas las obras necesarias. El coste por cambiar una instalación que suministra propano a una que suministra gas natural, no es un precio fijo ya que depende de la empresa instaladora con la que se contrate.

Cambiar de suministro eléctrico a gas natural

Actualmente existen casos en los que el usuario abastece la energía de todo su hogar a través de un suministro eléctrico (estufas, radiadores, agua caliente, vitrocerámica, iluminación). Muchos de estos aparatos pueden sustituirse por otros que funcionen con gas natural, puesto que la calefacción eléctrica es mucho más cara que el gas natural, si no se dispone de discriminación horaria.

El precio del kilovatio hora (kWh) es menos económico para suministros eléctricos que para suministros de gas natural, por lo que resulta ventajoso recurrir a gas natural para abastecer calderas o sistemas de calefacción.

¿Cómo cambiar de suministro eléctrico a gas natural?

Toda vivienda necesita una instalación eléctrica puesto que es un suministro indispensable para el consumidor. Sin embargo, el usuario tendrá que solicitar un presupuesto para instalar gas natural en su vivienda y así poder disponer de ambas energías.

¿Cómo contratar gas natural?

Antes de contratar gas con la comercializadora, los consumidores deberán conocer si disponen o no de instalación de gas natural. Aquellos que no tengan realizada la Instalación Receptora Común ni la Instalación Receptora Individual tendrán que ponerse en contacto con una empresa instaladora para la realización de ambas o de una en concreto. Lo usual es que las viviendas que no disponen de IRC tampoco dispongan de IRI.

Los consumidores que si cuenten con instalación de gas natural sólo hará falta que contacten con la comercializadora elegida para indicar la tarifa con la que desean facturar. Antes de contratar la tarifa de gas natural, es muy útil hacer una comparación de todas las tarifas que ofrece el mercado energético en la actualidad.

Una misma tarifa puede no ser igual de ventajosa para dos tipos de clientes. Para contratar gas natural será necesario facilitar a la comercializadora los siguientes datos:

  1. Datos personales de la persona que va a figurar como titular en el contrato de gas natural.
  2. Certificado de la Instalación de Gas.
  3. Número de cuenta bancaria del titular del contrato.
  4. Código Universal del Punto de Suministro. Si se trata de una nueva instalación, el cliente tendrá que solicitar este dato a la distribuidora de la zona.
 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar