Se encuentra usted aquí

Consumo de gas en kWh

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 

El gas natural es una energía muy económica en el mercado, que se utiliza igual que el gas propano, el gasóleo, el butano o incluso la electricidad. Los usuarios emplean este tipo de abastecimiento para aspectos como la cocina, la calefacción o el agua caliente sanitaria (ACS).


Gas natural en viviendas

El gas natural es uno de los suministros energéticos más utilizados en nuestro país, sólo por detrás de la electricidad, tanto en el ámbito doméstico como en negocios e inmuebles profesionales. Este gas se utiliza para surtir de energía a equipos caloríficos.

En las viviendas se utiliza principalmente para obtener agua caliente sanitaria, cocinar y para el circuito de calefacción por medio de calderas de gas natural.

El consumo de gas se mide en metros cúbicos, pero la compañía en nuestro recibo del gas lo transforma en kilovatios hora (kWh) para poder equipararlo con otras energías. El factor de conversión que se utiliza en España para convertir los metros cúbicos en kWh es 11,63 kWh/m3.

El suministro de gas natural se factura a través del término fijo del gas y del término de consumo.

El término fijo del gas es lo que debe pagarse por estar conectado a la red del gas, independientemente de que se realice o no consumo. En este importe se incluye el peaje de acceso que debe abonarse a la distribuidora de gas, que es la encargada de mantener la calidad del servicio y expandir la red de gas natural a los lugares en los que es necesario.

El término de consumo del gas es lo que hay que pagar por el gasto energético, la cantidad de kWh de gas utilizados durante el periodo de facturación. Esta es la parte variable de la factura del gas, ya que dependerá del consumo de gas que hayamos efectuado. El precio por cada kWh se factura en función de la tarifa de gas contratada con la comercializadora.

Consumo de gas natural en los hogares españoles

El consumo de gas natural en una vivienda depende de para qué se utilice, cuántas personas habiten la vivienda, etc. Se puede realizar una comparación de consumo con los datos de una vivienda estándar, que está formada por 2'5 personas. Pero para saber cuál puede ser el consumo estimado de gas de un hogar en concreto es mejor utilizar una calculadora de consumo de gas.

Tomando como referencia los datos de consumo de gas natural proporcionados por el IDAE para las viviendas de residencia habitual, podemos diferenciar los siguientes porcentajes de consumo en función de su utilización:

Equipamiento Consumo en España Pisos y apartamentos Viviendas unifamiliares
Cocina 17,90% 23,50% 4,60%
Calefacción 32,0% 25,8% 20,3%
Agua Caliente Sanitaria 40,3% 51,6% 13,3%

Precio kWh de gas natural

El precio del kWh del gas natural aplicable a cada consumidor se fija a través de la tarifa de gas natural que tenga contratada. Aún así, el coste del gas natural es el más bajo de todas las alternativas energéticas.

El precio por el consumo de gas natural puede facturarse según las tarifas libres de gas o las tarifas del mercado regulado del gas natural. La diferencia entre ellas es quién establece el precio del kWh de gas en uno u otro caso.

Así, el precio de las tarifas lo fija cada una de las comercializadoras libres de gas natural; el precio de las tarifas reguladas, las TUR, está marcado por el Gobierno, y se ofrecen por las Comercializadoras de Último Recurso. A día de hoy, el precio del kWh de las tarifas TUR son los siguientes:

Tipo de tarifa Precio del kWh
TUR 1   €/kWh
TUR 2   €/kWh

Por su parte, en el mercado libre, los precios varían en función de la oferta de cada comercializadora, que es libre de aplicar los precios, descuentos y otras ventajas que crea conveniente a sus clientes.

Ventajas del gas natural

El suministro de gas natural tiene muchas ventajas para ser utilizado tanto en el hogar como en locales profesionales. La primera, que su precio es de los más bajos en el panorama energético global. Pese a las subidas puntuales del coste del suministro, el precio del gas natural es de los más estables, facilitando el control del consumo mes a mes.

Además, el gas natural tiene un alto poder calorífico, por lo que hará falta menos cantidad de gas para conseguir el mismo objetivo que con otros gases. Esto supone un ahorro en las facturas del gas, ya que el consumo de kWh será mucho menor.

Por otra parte, el gas natural tiene la ventaja de que es un gas seguro y cómodo. Al estar canalizado, el riesgo de fuga se reduce en comparación con, por ejemplo, las bombonas de gas. Como no es necesario tener almacenado ningún tipo de combustible en casa, puede ser utilizado con total seguridad.

El gas natural es un suministro continuo, ya que es muy difícil que se produzcan cortes en la red general. En caso de que el suministro no llegue correctamente, lo más probable es que haya algún inconveniente en la instalación doméstica. Este es una gran beneficio para quienes tengan calefacción, ya que ofrece un calor homogéneo y confortable en toda la casa.

MANTENIMIENTO DEL GAS NATURALEl mantenimiento de la instalación de gas natural es imprescindible para garantizar el uso correcto y seguro del suministro. La responsabilidad del buen estado de la instalación corre a cuenta del propietario del inmueble o titular del contrato, por lo que es importante tener en cuenta el cuidado diario tanto de la red doméstica como del equipamiento conectado a ella. Es necesario realizar la Inspección Obligatoria del Gas cada 5 años (4 en el País Vasco) y la Revisión Obligatoria de la Caldera cada dos años, si tienes la calefacción por gas natural.

Contratar el gas natural

Para contratar el gas natural sólo debes ponerte en contacto con la comercializadora que elijas y contratar una de sus tarifas de gas. Para saber cuál es la que mejor se adapta a tus necesidades (en función de tus hábitos de consumo y el precio del kWh de gas), puedes utilizar un comparador de tarifas energéticas.

Si nunca has tenido gas natural en casa, deberás dar de alta el gas primero y eso implica tener que realizar una obra para poder instalar la energía en la vivienda.

Una vez que se disponga de la instalación necesaria, solo tendrá que contactar con la comercializadora y solicitar la tarifa escogida previamente. Al tratarse de un alta nueva, tendrá que pagar los derechos de acometida y de alta. Los documentos que requerirá la compañía son los siguientes:

El suministro de gas natural no será dado de alta de forma inmediata sino que tardará un plazo de 5 a 7 días hábiles, siempre dependiendo de cuándo mande el técnico la distribuidora.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar