Se encuentra usted aquí

Diferencia entre caldera y calentador

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 
Calefacción

La principal diferencia entre la caldera y el calentador es su fuente de alimentación, dado que utilizan energías distintas, pero tienen funciones que son muy similares.


Caldera de gas

Las calderas cumplen una doble función, se utilizan tanto para el agua caliente sanitaria como para la calefacción de una vivienda. Su fuente de energía es el gas, ya sea butano, propano o gas natural. El gasoil también es una energía utilizado aunque cada vez con menos frecuencia y son muchos los hogares que prefieren sustituir el gasoil por el gas natural.

También existen calderas eléctricas, aunque el consumo de luz es muy elevado. Todos estos aparatos, a excepción de los de gas natural, incorporan una chimenea que hace de salida de humos. Esta vía de escape varía en función del tipo de caldera que tiene instalada el cliente.

También existen calderas exclusivamente para la calefacción que son más baratas que las que cumplen una doble función.

Calentador eléctrico y de gas

Los calentadores presentan principalmente dos diferencias frente a las calderas. Por un lado físico, su tamaño es más pequeño; por otro su uso, los calentadores sirven exclusivamente para suministrar agua caliente sanitaria.

Como hemos visto, las calderas son utilizadas con suministro de gas y lo mismo ocurre con los calentadores, pudiendo utilizar esta energía o la electricidad. Los calentadores están conectados a la toma general de la entrada de agua y la salida de agua caliente recorre los conductos hasta la vivienda.

El calentador empieza a funcionar en el momento en el que se abre el grifo (un quemador calienta el agua antes de que llegue al grifo) lo que hace que el agua tarde unos segundos en alcanzar la temperatura deseada.

Tipos de caldera

Actualmente, existen distintos tipos de calderas en función de las necesidades del cliente y también de las condiciones de su vivienda. Las opciones son las siguientes:

  1. Estancas: presentan una cámara cerrada herméticamente, dentro de la cual se realiza la combustión de los gases. La evacuación de estos se lleva a cabo con la ayuda de un ventilador.
  2. Bajo NOx: su funcionamiento es muy similar a las estancas, salvo que los humos que expulsa al exterior son menos contaminantes y consumen menos luz.
  3. Condensación: mayor rendimiento, además permite ahorrar hasta un 30% en el consumo de gas y luz. Además son de bajo NOx, recomendables para una vivienda de uso habitual y su coste se amortiza en un periodo corto de tiempo.

También existe la posibilidad de añadir características nuevas a las calderas como pueden ser los depósitos de microacumulación o de acumulación que suponen un mayor confort para el usuario y un ahorro en luz y gas.

Tipos de calentador

Al igual que con las calderas, hay distintos tipos de calentadores entre los cuales el consumidor podrá elegir en función de sus características.

  1. Atmosféricos: la combustión se realiza cogiendo el oxígeno de la misma habitación donde está ubicado y lo lanza al exterior por una chimenea general o por la fachada.
  2. Tiro Forzado: el funcionamiento es el mismo que en los atmosféricos, salvo que incluye un ventilador para la evacuación de gases, ayudando así a evitar paradas en el calentador mientras está en funcionamiento.
  3. Estancos: la combustión se lleva a cabo dentro de una cámara cerrada herméticamente y la evacuación de los gases con ayuda de un ventilador. Son más seguros y más eficientes.

Además de los distintos tipos de calentadores hay que tener considerar otros factores como son los calentadores con piloto o sin piloto. Aquellos que incluyen "llama piloto" tienen de manera permanente una llama encendida por lo que su consumo de gas es mayor.

También hay que tener en cuenta la microacumulación. Hay calentadores con pequeños depósitos que acumulan agua caliente para poder disponer de agua caliente al abrir el grifo. Estos calentadores suponen un ahorro tanto el agua como en gas.

Termo eléctrico

Los termos eléctricos son dispositivos muy utilizados por clientes que solo disponen de electricidad en su vivienda. Este aparato mantiene el agua caliente en un depósito hasta el momento de su consumo.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar