Se encuentra usted aquí

Lectura del contador de gas natural

Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  Suscribirse a Selectra Oficial 
Gas natural

La lectura del contador del gas natural es un proceso esencial para conocer el consumo de gas que hemos realizado en nuestra vivienda. Se trata de un dígito que aparece en el contador de gas y que la distribuidora deberá facilitar a la compañía contratada para conocer el consumo realizado en la vivienda.


¿Cuándo necesito dar la lectura del contador?

Para conocer el consumo realizado en la vivienda, la distribuidora deberá ponerse en contacto con la comercializadora y proporcionarle este dato. El cliente también puede ofrecer la lectura del contador a la comercializadora para asegurarse de que es correcta.

Es indispensable facilitar este dato para poder calcular el importe exacto de la prestación de gas. En el caso de que no se proporcione la lectura del contador, la compañía de gas realizará una estimación sobre el consumo.

Si se trata de un cambio de vivienda, además de realizar un cambio de titular en gas, el nuevo inquilino deberá ponerse en contacto con la comercializadora de gas para proporcionar la lectura del contador.

De este modo, el nuevo inquilino recibirá una factura con el consumo realizado desde su entrada en el nuevo domicilio

¿Cómo puedo conseguir la lectura del contador?

La lectura del contador aparece en el aparato de gas que tendremos instalado en nuestro domicilio o en el cuarto de contadores. Para conocer esta lectura solo debemos acercarnos al contador y ver los dígitos que aparecen en la pantalla del mismo.

Estos números que muestra el contador de gas están expresados en kilovatios hora (kWh) y hace referencia al consumo del cliente. Dependiendo del uso del gas, este gasto será mayor o menor en cada mes.

¿A quién tengo que darle la lectura del contador de gas?

La lectura del contador de gas es indispensable para conocer el consumo de gas realizado en la vivienda. La lectura es efectuada por el técnico de la distribuidora, motivo por el que el contador debe estar accesible.

Una vez realizada la lectura, es la distribuidora la encargada de enviar este dato a la comercializadora que nos factura. De esta manera, pondrán aplicarnos los precios sobre un consumo de gas real.

¿Qué pasa si esa lectura de gas es errónea?

Si la lectura del contador de gas es errónea, la factura de gas que recibamos tendrá un importe que no se corresponderá con nuestro consumo. Para poder solucionar esta incidencia será necesario contactar con la distribuidora y la comercializadora.

La distribuidora es quién da la lectura del contador, por lo que tendrá que acudir a ella para notificar el error y que se encargue de subsanarlo. También es aconsejable ponerse en contacto con la comercializadora para solucionarlo cuanto antes y que no se produzca el cobro del recibo.

Este error se puede producir tanto por la rotura del contador de gas como por una mala lectura por parte del técnico. Para que se produzca el cobro en referencia al consumo correcto, el cliente deberá proporcionar la lectura real del contador de gas.

Otra de las causas por las que la lectura puede ser errónea es que alguien se haya enganchado a nuestro suministro. Si esto es así, deberá ponerse en contacto con la distribuidora para que envíe a un técnico y revise la instalación para poner fin a ese enganche fraudulento.

Métodos para ahorrar en la factura de gas

Ahorrar en la factura de gas natural también es posible si seguimos una serie de recomendaciones. En el caso del gas es más complicado ahorrar en el recibo ya que el término fijo del gas vendrá determinado por la tarifa de acceso que tengamos.

Sin embargo, las comercializadoras pueden ofrecer descuentos sobre este término en sus tarifas. Es importante comprobar que aún se disfrutan de descuentos en la tarifa de gas incluso cuando ha pasado más de un año de contrato.

Por el contrario, el mayor ahorro en el gas se produce en el concepto de consumo de gas natural. Para ahorrar en el término de consumo de gas podemos seguir las siguientes recomendaciones:

  • Mantener la temperatura estable en la calefacción.
  • Limpiar la caldera y purgar los radiadores periódicamente.
  • Terminar de cocinas con el calor residual.
  • No dejar el grifo abierto con el agua caliente.
  • Tener un buen aislamiento en nuestra vivienda.

¿Cuál es la mejor tarifa de gas?

Otra de las opciones para ahorrar en la factura del gas es la tarifa contratada. Lo más apropiado es suscribir una tarifa con la comercializadora que más satisfaga nuestras necesidades.

En el mercado regulado el precio viene dado por el Gobierno, por el contrario si tenemos un contrato dentro del mercado libre tendremos más opciones. En este mercado, las comercializadoras ponen el precio del gas, por lo que tendremos varias tarifas que se ajustarán a nuestras necesidades.

En este sentido, debemos contemplar las ofertas que nos hacen las comercializadoras para elegir la mejor opción. Para ello, es aconsejable acudir a un comparador de tarifas de gas que sugerirá la opción más apropiada para el uso del gas.

 

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar