Se encuentra usted aquí

 

Instalación de gas natural en Madrid: precio, normativa y certificado

Cómo hacer la instalación de gas en Madrid

Los habitantes de Madrid tienen posibilidad de utilizar el suministro de gas para cubrir sus necesidades de calefacción, agua caliente sanitaria y cocina. La mejor opción para todas ellas es instalar gas natural, pero también cabe la posibilidad de utilizar butano o propano. En cualquier caso, para tener gas en el hogar o en un local, es necesario realizar la instalación de gas con una empresa autorizada, tanto para poner el gas como para instalar una caldera de gas en Madrid.


Hacer la instalación de gas en Madrid

La ciudad de Madrid es uno de los lugares en los que más servicio de gas se conecta. Este suministro es imprescindible para disfrutar de calefacción y agua caliente a un coste más bajo que el de la electricidad. Además, con cualquier tipo de gas es posible conectar también el equipamiento de cocina, tanto quemadores para ollas como hornos de gas.

En toda la Comunidad de Madrid, el consumo de gas anual en 2016 alcanzaba los 5.488 kWh por hogar.

Datos procedentes del INE e IDAE

El suministro de gas en Madrid puede ser de gas natural, de butano o de propano. Según las necesidades de cada consumidor, será más adecuada la utilización de uno u otro. Por lo general, el gas natural es la mejor opción para el equipamiento de calor, ya que su precio es más económico y es un suministro continuo, cómodo y seguro. Sin embargo, el suministro de GLP (butano y propano) continúa siendo indispensable para quienes no tienen acceso al gas natural o lo necesitan para segundas residencias.

En torno al 5% de los usuarios de calefacción de la zona continental de la Península Ibérica utilizan butano y propano para tener calor en el hogar.

La instalación de gas es la obra necesaria para tener acceso al suministro, sea del tipo que sea. Así, podemos encontrarnos ante una instalación de gas natural, una instalación de butano o una instalación de propano (ya sea en bombona, un depósito a granel o canalizado). Sin embargo, gracias a la popularidad que está ganando el gas natural, habitualmente se asocia la instalación de gas al gas natural.

Cómo poner gas natural en Madrid

La instalación de gas natural en Madrid debe realizarse con la distribuidora de gas natural de la zona o con una empresa instaladora autorizada. Esta será la encargada de hacer las obras necesarias para permitir la conexión del inmueble, vivienda o local a la red general de distribución del gas natural.

En este sentido, la clave reside en la acometida de gas natural.

La acometida de gas natural es el elemento que permite conectar la instalación receptora de gas de un inmueble o edificio con la red general de la distribuidora de gas. De la existencia o no de acometida dependerá parte de los trabajos que haya que realizar para instalar el gas en Madrid.

La obra de acometida es bastante costosa, ya que es necesario romper la vía pública para hacer la conexión, con la consiguiente reposición de pavimento y baldosas que fuera necesaria. Por esta razón, las distribuidoras de gas natural suelen realizar las acometidas en el momento de construcción de los inmuebles, sobre todo cuando se trata de edificios comunitarios, ya que hay más posibilidades de que los vecinos se conecten al gas natural en un futuro.

En el caso de las viviendas unifamiliares, la acometida no suele estar realizada, por lo que el proceso de instalación de gas natural es algo más largo y costoso.

Para saber si la vivienda en la que se quiere poner el gas natural en Madrid ya tiene acometida, es necesario ponerse en contacto con la distribuidora de gas natural del área para que lo confirme.

Distribuidora de gas natural en Madrid

Las distribuidoras de gas natural son las empresas que se encargan de aprovisionar el gas natural a los puntos de suministro que quieren conectarse a él. Desde la liberalización del mercado gasista en 2008, estas son las empresas que se centran en la prospección, transporte y distribución del gas natural.

Como tal, las distribuidoras de gas no se pueden elegir por el cliente, sino que están asignadas por área geográfica. De esta forma, la compañía se encarga de mantener la red de gas y su infraestructura en buenas condiciones, así como de garantizar la calidad del suministro por el que paga el cliente. En caso de avería, esta es la compañía con la que hay que contactar para que lo solucione.

Cada una de ellas posee sus propios centros de almacenamiento de gas, así como de la canalización que lo transporta hasta los puntos de suministro. En la zona de Madrid operan dos distribuidoras de gas: Nedgia y Madrileña Red de Gas. Ambas compañías se reparten la superficie del territorio, actuando en distintos distritos de la ciudad.

Distribuidoras de gas natural en Madrid
  • Arganzuela
  • Barajas
  • Centro
  • Chamartín
  • Chamberí
  • Ciudad Lineal
  • Hortaleza
  • Moratalaz
  • Puente de Vallecas
  • Retiro
  • Salamanca
  • San Blas
  • Tetuán
  • Vicálvaro
  • Villa de Vallecas
  • Villaverde
  • Carabanchel
  • Fuencarral - El Pardo
  • Latina
  • Moncloa - Aravaca
  • Usera

Para poner el gas natural en Madrid, será necesario contactar con la distribuidora que corresponda por la ubicación del inmueble. Con ella será posible presupuestar la instalación de gas en función de la situación en la que se encuentre el edificio (con o sin acometida de gas).

¿Cuánto cuesta instalar gas natural en Madrid?

El coste de instalación de gas natural en Madrid depende de distintos factores:

  • De si existe acometida de gas o no.
  • Del tipo de instalación a realizar.
  • Del tamaño de la vivienda y, por tanto, de los metros de canalización necesarios.
  • Del equipamiento que se va a utilizar y los puntos de conexión necesarios.
  • De los derechos de acometida a abonar.

Cada empresa instaladora cuenta con sus propias tarifas para los distintos conceptos que hay que abonar al instalar el gas natural. Por lo general, el total de la obra suele rondar los 3.000€, incluyendo la colocación del equipamiento de gas.

Presupuestos de instalación de gas natural en Madrid

Antes de contratar la obra de instalación de gas con una empresa concreta es fundamental solicitar distintos presupuestos para poder compararlos. En este momento, las claves para tomar una buena decisión son:

  • Comprobar los conceptos que incluye.
  • Valorar si existe algún tipo de promoción aplicada.
  • Consultar la garantía de la obra o la cobertura ante determinadas tareas de mantenimiento.

El presupuesto de la instalación de gas debe incluir, al menos, estos conceptos:

  1. Mano de obra de la instalación
  2. Armario exterior para la acometida y el contador
  3. Instalación y montaje del armario
  4. Colocación del contador
  5. Valor del equipamiento adquirido, si lo hubiera
  6. Instalación y conexión del equipamiento, si fuera el caso
  7. Certificado de la instalación de gas

En este sentido, es importante comprobar si el presupuesto entregado por la empresa incluye la inspección preliminar de la instalación y la emisión del certificado de instalación de gas necesario para conectar el suministro.

Vigencia de la ofertaSi se solicitan diferentes presupuestos de instalación de gas a varias empresas, es recomendable que quede reflejada la vigencia del presupuesto presentado, ya que algunas ofertas se hacen de forma temporal. De esta forma, se evitan compromisos o malentendidos en el momento de la contratación.

Certificado de instalación del gas

El certificado de la instalación del gas es un documento necesario para hacer los distintos trámites relativos a la contratación del suministro de gas natural, desde darle de alta hasta el cambio de tarifa o de compañía.

Este certificado debe emitirse tanto en el momento de hacer la instalación como con cada modificación que se realizara, así como tras las sucesivas inspecciones periódicas. En este certificado debe aparecer:

  • Un croquis de la instalación de la vivienda.
  • Los elementos conectados a ella.
  • Los valores de las distintas pruebas realizadas para comprobar su correcto funcionamiento: presión, ausencia de fugas, estanqueidad...

El certificado de instalación de gas puede estar emitido por una empresa instaladora independiente o por la propia distribuidora de gas natural. En cualquier caso, esta última debe tener constancia de que está en vigor y emitido correctamente ya que, en caso de no contar con él, podría llegar a suspenderse el suministro por seguridad.

Derechos de acometida de gas en Madrid

Al coste por hacer la obra de instalación del gas natural es necesario añadir los derechos de acometida de gas, a pagar con cada alta de gas y en el momento de realizar la obra. En este sentido, se distinguen distintos precios para quienes hacen un alta de gas cuando ya existe acometida (aunque haya tenido que hacer su propia instalación individual) y cuando se solicita su construcción porque no la había antes.

Los derechos de acometida de gas dependen de la tarifa de acceso que vaya a tener la instalación, es decir, del caudal de gas máximo que va a utilizar durante el año.

Así, los derechos de acometida de gas en Madrid son los siguientes:

Si se trata de una acometida por solicitante de construcción, será necesario aplicar la fórmula 'precio = 104,20 * (L-6)', siendo L la longitud de la acometida en metros.

Si se trata de los derechos de acometida por contratante, habrá que aplicar las siguientes tarifas:

Derechos de acometida de gas en Madrid
Tarifa de acceso Consumo anual correspondiente Derechos de acometida
3.1 ≤5.000 kWh 106,34 €
3.2 >5.000 ≤15.000 kWh 106,34 €
3.2 >15.000 ≤ 50.000 kWh 244,40 €
3.3 >50.000 ≤ 100.000 kWh 488,83 €
3.4 ≤100.000 kWh 488,83 €

Todos estos precios están regulados por la Orden IET/2445/2014, de 19 de diciembre, recogida en el BOE de 26 de diciembre de 2014. Aquí aparecen mostrados sin IVA, por lo que al importe total habría que añadir el 21% correspondiente a los impuestos.

Tipos de instalaciones de gas natural

La instalación de gas natural puede ser de dos tipos según las necesidades de cada inmueble. Estas se diferencian según la clase de inmueble en la que se vaya a poner el gas.

Por un lado, se distinguen las instalaciones necesarias para dotar de suministro a una comunidad de vecinos en un edificio, que son las Instalaciones Receptoras Comunes (IRC). Por otro, se denomina Instalación Receptora Individual (IRI) a la que necesita cada vivienda por sí misma para conectarse al gas.

Veamos cuáles son las características de cada una de ellas y en qué situaciones se aplican.

Poner gas natural en una vivienda unifamiliar

Para hacer la instalación de gas en una vivienda familiar es necesario conectar directamente el inmueble a la red de distribución del gas a través de la acometida y la IRI.

Si ya hay acometida de gas natural se puede proceder directamente a hacer la instalación correspondiente en la vivienda. Si no existiera acometida, es preciso ponerse en contacto con la distribuidora de gas de la zona para que acometa esta obra.

En caso de que no hubiera acometida, la obra puede demorarse hasta 60 días, ya que para construirla es necesario pedir permiso a las autoridades locales para romper la vía pública y cortar el gas en todo el área que está conectada a ese mismo tramo de canalización.

Además, esto lleva asociado un coste que se corresponde con los derechos de acometida. Por ser una acometida de nueva construcción, estos se calculan según la longitud en metros de las tuberías que hay que colocar.

 

La acometida se construye hasta el punto mismo en el que comienza la propiedad particular. A partir de ahí, la canalización forma parte de la Instalación Receptora Individual de la vivienda. Esta instalación debe recorrer la vivienda, incluyendo todos los puntos en los que será necesario tener toma de gas. Su complejidad dependerá de los sistemas que sea necesario colocar, si se va a instalar para calefacción y hace falta colocar puntos para radiadores, por ejemplo.

Al margen de la canalización interna, es necesario colocar en el exterior de la vivienda un armario en el que se producirá la conexión entre la acometida y la IRI. Además, en este armario se colocará el contador de gas que contabilizará la cantidad de suministro consumida por la vivienda.

Poner gas natural en un piso

 

La instalación de gas natural en un piso de Madrid se compone de los dos tipos de instalaciones: la IRC y la IRI.

En este caso, la IRC será la instalación que se conecte directamente a la acometida de gas. Esta recorrerá todo el inmueble para permitir que todas las viviendas de la comunidad se conecten al suministro.

Si el edificio aún no cuenta con IRC y es necesario llevarla a cabo, hace falta el voto de un tercio de los propietarios o vecinos apoderados para poder sacar adelante el proyecto. El coste será asumido por toda la comunidad y, a parte, habrá que abonar un canon de fincas a la distribuidora durante un tiempo determinado en pos de la cobertura de su mantenimiento.

Una vez realizada la IRC, cada uno de los vecinos que quiera conectarse al gas natural deberá llevar a cabo su propia IRI. En este caso, se hará la conexión a la IRC y se instalará el contador de gas fuera de la vivienda. Este se colocará en su repisa correspondiente y se dejará sin conectar hasta que se dé de alta el suministro.

Dar de alta el gas natural en Madrid

Para disfrutar del suministro en el inmueble es necesario dar de alta el gas natural. El trámite de alta se realiza directamente con la comercializadora de gas que más interese al consumidor para contratar su tarifa de gas. Esta se encargará de comunicarle a la distribuidora el deseo del usuario de conectarse al gas. Este procedimiento es automático y el cliente apenas se tiene que ver inmiscuido en él.

En este caso, solo tendrá que atender al técnico enviado por la distribuidora de gas para comprobar que la instalación está en perfecto estado y proceder a la conexión y precintado del contador de gas. En este mismo momento, el usuario podrá comenzar a disfrutar de su suministro.

El trámite de alta de gas debe resolverse en un plazo de 5 a 7 días hábiles si la instalación pasa la inspección propia de la distribuidora.

Para dar de alta el gas en Madrid se puede contactar con cualquiera de las comercializadoras que actúan en el ámbito nacional. Eso sí, el coste por la conexión del suministro podrá variar, ya que el precio por los derechos de alta del gas dependen de la Comunidad Autónoma en la que se encuentre el punto de suministro.

Según el propio B.O.C.M. del 22 de mayo de 2006, los derechos de alta del suministro incluyen los conceptos de precintado del contador, la comprobación de la instalación por parte de la distribuidora (estanqueidad y ausencia de fugas), así como su documentación. Una vez realizado este trámite, el técnico debe dejar la instalación lista para ser utilizada.

En este mismo documento se recogen los derechos de alta del gas en Madrid, que son los siguientes:

Derechos de alta del gas natural en Madrid
Tipo de tarifa Precio
3.1 y 3.2 63,5 €
3.3 y 3.4 95 €

Estos precios están recogidos en la normativa mencionada anteriormente y no cuentan con el IVA correspondiente. Además, la distribuidora puede cobrar derechos por la verificación de las instalaciones y derechos de enganche.

Instalar la caldera de gas en Madrid

La instalación de la caldera de gas es requisito indispensable para disfrutar tanto de agua caliente como de calefacción por gas. Para que la caldera de gas cumpla estos dos cometidos debe ser mixta, ya que, de lo contrario, solo podrá ser utilizada para la calefacción.

Para instalar la caldera de gas en Madrid se puede hacer dos cosas:

  1. Solicitar su colocación en el momento en el que se hace la obra de instalación de gas.
  2. Colocar el equipamiento más adelante, bien sea porque no se va a utilizar el suministro desde ese momento o porque se ha colocado otro aparato como un calentador de gas.

El precio por poner la caldera de gas natural puede variar si se decide hacer su instalación de una u otra forma, ya que por hacerla junto a otras operaciones, la empresa instaladora puede ofrecer algunos descuentos asociados.

Además, este dependerá del tipo de caldera a utilizar y de si se trata de una renovación o una primera instalación.

Instalar una caldera de condensaciónLas calderas de condensación son las calderas más modernas y eficientes. A la vez, son las que tienen un precio más alto, a causa de la tecnología que utilizan y del potencial ahorro que pueden conseguir a medio plazo.

En cualquier caso, el presupuesto de instalación de la caldera debe incluir, al menos, los siguientes apartados:

  • Presupuesto de instalación de la caldera
  • Compra del equipamiento, indicando marca, modelo y capacidad.
  • Mano de obra por la instalación, detallando las obras de acondicionamiento necesarias.
  • Elementos necesarios para la conexión: tubos flexibles, mangueras, codos...
  • Tubos extractores de humos y kit de evacuación de gases.
  • Desagües necesarios para recoger el agua de condensación.

El precio por instalar la caldera de gas en Madrid es de unos 3.000€, incluyendo el precio de compra del aparato.

Plan Renove de Calderas de la Comunidad de Madrid

Debido a su alto poder de eficiencia y de mejora para el medio ambiente, la instalación de calderas de condensación de gas natural está subvencionada en múltiples Comunidades Autónomas de España.

Ejemplo de ello es el Plan Renove de Calderas de la Comunidad de Madrid. Esta directriz está orientada a ofrecer subvenciones para la compra y renovación de calderas poco eficientes por calderas de condensación por suministro de gas natural.

Estas ayudas pueden llegar a sufragar hasta el 10% del coste de compra e instalación de la caldera.

Para acceder al Plan Renove de Calderas de Madrid es necesario solicitar la ayuda a través del formulario online que se puede encontrar en la página oficial de la ayuda. Además, para beneficiarse de esta subvención es necesario adquirir la caldera de condensación de una de las marcas colaboradoras con el programa de ayudas.

Poner calefacción de gas en Madrid

Uno de los principales objetivos de la instalación de gas natural es utilizar este suministro para la calefacción. Las ventajas de utilizar este suministro son muy notables en comparación con otras alternativas energéticas como la electricidad o el GLP (butano y propano). Y es que usar el gas natural para uno de los sistemas que más energía consume supone un gran ahorro en las facturas.

Para hacer la instalación de calefacción en Madrid es necesario:

  • Instalar una caldera de gas apta para la calefacción.
  • Colocar los radiadores que se encargarán de transmitir el calor.

A la hora de hacer la instalación de calefacción por gas natural es necesario hacer un correcto dimensionado de los radiadores, ya que su colocación estratégica permitirá optimizar el calor en la vivienda, haciendo que se reparta homogéneamente proporcionando un confort regular.

Además, es interesante contemplar desde el primer momento la instalación de elementos que velen por la eficiencia del sistema de calefacción. Estos pueden ser termostatos inteligentes o válvulas termostáticas que se colocarán en cada uno de los radiadores para regular su apertura y cierre y la temperatura de consigna que deben alcanzar.

Suelo radiante

En Madrid también es posible instalar suelo radiante como alternativa a la calefacción tradicional por radiadores. Este sistema permite disfrutar de un calor homogéneo en la vivienda con la misma tecnología (un circuito de agua caliente que parte de la caldera), pero aún más eficiente.

Además, es un sistema de calor muy práctico y discreto, ya que no quedan elementos a la vista que rompan la estética de cada una de las estancias.

Circuito suelo radiente

El presupuesto de instalación de calefacción en Madrid puede alcanzar los 2.000€ incluyendo la compra y colocación de todos los radiadores. Si no se contara con todo el equipamiento, sería necesario añadir además el precio de la caldera de gas.

Inspección del gas en Madrid

Cada una de las instalaciones de gas precisan de determinadas tareas de mantenimiento. Estas suponen la comprobación de que el sistema que utiliza el combustible está en plenas condiciones para funcionar con seguridad y bajo los parámetros contemplados en la normativa del RITE, el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios.

Según este, las instalaciones de gas necesitan superar dos tipos de revisiones obligatorias:

  1. La Inspección Periódica del Gas, que debe hacerse cada cinco años (cuatro en el País Vasco).
  2. La Revisión Obligatoria de la Caldera, que debe realizarse cada dos años, aunque se recomienda hacer una revisión preventiva anual.

Con cada una de estas revisiones se comprueba:

  • La estanqueidad de la instalación y de cada uno de los aparatos a ella.
  • La ausencia de fugas de gas en el circuito.
  • La correcta combustión del gas en cada caso.
  • La expulsión de humos de combustión de los aparatos.
  • Los niveles de presión de la instalación y de la caldera.
  • La temperatura y la emisión de calor del sistema de calefacción, por si fuera necesario purgar los radiadores.

Tras cada una de estas inspecciones, el técnico autorizado deberá emitir un nuevo certificado de instalación de gas (o un certificado de la caldera, en su defecto). Este es necesario mantenerlo actualizado para continuar disfrutando del suministro.

 La Inspección Periódica del Gas debe realizarse con una empresa instaladora autorizada. Como tal, la distribuidora es la primera encargada de hacerla, salvo que el cliente manifieste una decisión contraria.

Dentro del año de vencimiento natural de la inspección, la distribuidora de gas avisará al usuario al menos 60 días antes de que ha de pasar una nueva revisión. Si el consumidor no se pusiera en contacto con ella para comunicarle su deseo de hacerla con una empresa independiente, quedará otorgado el derecho a realizarla por parte de la distribuidora. Si así fuera, esta debe avisar al menos cinco días antes de una posible fecha, proponiendo una cita para efectuar la visita técnica. Durante este tiempo, se debe comunicar a la compañía si será imposible atender al técnico en la fecha propuesta para que se proceda a establecer una nueva.

Recuerda que una visita técnica para inspección nunca se presentará en casa por sorpresa bajo ningún concepto y con ningún motivo. Si así fuese, no hay que confiar en la persona que acude al domicilio con este pretexto. Ante la menor duda, siempre es mejor cerciorarse llamando a la compañía y solicitando al técnico su número de instalador autorizado.

En el caso de las revisiones de la caldera, corre a cuenta del usuario preocuparse por la realización del mantenimiento y la emisión del certificado correspondiente.

¿Cuándo se paga la revisión del gas?

El precio por la revisión del gas siempre se abona a través de la factura de gas que llega después de la propia inspección. En ningún caso se abonará el coste de la operación en el momento, ni en efectivo ni directamente al técnico. Es importante tener esto en cuenta para evitar caer en la trampa de quienes ponen en práctica la picaresca para engañar a clientes confiados.

El coste de la inspección obligatoria y de la revisión de la caldera suele oscilar entre los 80€ y 150€. En algunas ocasiones, estos servicios se incluyen en los contratos de mantenimiento que se pueden firmar tanto con las distribuidoras y comercializadoras de gas como con las empresas de seguros e, incluso, con los fabricantes de calderas.

Precio de la revisión del gas

¿Se puede cambiar de GLP a gas natural en Madrid?

El cambio de GLP a gas natural es uno de los más demandados para poder empezar a disfrutar del suministro de gas natural en casa. Este cambio supone un gran avance para los usuarios, ya que el gas natural ofrece múltiples ventajas frente a los suministros de butano y propano.

Históricamente, el GLP se ha utilizado en hogares y negocios por toda España. Y es que en los lugares en los que aún no se puede disfrutar del gas canalizado, es la alternativa más práctica a la electricidad y las altas facturas que resultan de su utilización para el equipamiento de calor.

 Cambiar de butano a gas natural

El cambio de butano a gas natural implica la realización prácticamente de cero de toda la instalación de gas natural. ¿Por qué? A causa del distinto formato en el que se sirve del gas.

Como el butano se sirve en bombonas, no es necesario hacer ningún tipo de canalización para disfrutar de él. Simplemente se ha de colocar pequeños tramos de tuberías necesarios para conectar los aparatos de gas a las botellas.

En cualquier caso, este cambio de instalación supone amplias ventajas para el usuario, pero se recomienda en los casos particulares en los que se hace uso del gas de forma habitual en una primera residencia o en un negocio que lo precise para trabajar de forma normal (hostelería, lavanderías, centros deportivos que precisan de agua caliente...).

Veamos cuáles son las ventajas concretas que supone el gas natural frente al butano.

Comparativa entre gas natural y butano
Gas natural Butano
  • Es un suministro continuo e ininterrumpido.
  • Es limpio y genera pocas emisiones al medio ambiente.
  • No genera malos olores ni aporta sabor a la comida.
  • No enrarece el ambiente al usarlo para calefacción.
  • Se puede contratar a través de diferentes tarifas, pudiendo disfrutar de descuentos.
  • La instalación de gas no necesita ser manipulada por el usuario.
  • Tiene un coste muy económico por el consumo.
  • Hay que abonar un fijo del gas para mantener el suministro.
  • Es un gas económico y con precio regulado.
  • No se ha de pagar un fijo del gas por el suministro.
  • Es necesario acumular combustible en el inmueble en forma de bombonas, ya que hay que sustituirlas al terminarse.

Para hacer al cambio de butano a gas natural en Madrid es necesario contactar con un instalador de la misma forma que se haría para arrancar con la instalación de gas desde el principio.

 Cambiar de propano a gas natural

A diferencia del butano, cuando se trata del cambio de propano a gas natural es preciso tener en cuenta los distintos tipos de instalación que se puede tener para conectar este suministro: en bombonas, en un depósito a granel o canalizado a través de un conjunto de viviendas surtidas por un mismo proveedor.

La modificación para hacer la incorporación del gas natural será diferente en función de la instalación de propano de partida.

 Si se trata de una instalación de propano en bombonas, será necesario partir desde cero, al igual que sucedería con el cambio de butano a gas natural.

 Si se trata de una instalación de propano a granel, habría que comprobar el estado de la instalación individual de la vivienda y comprobar si los materiales y la canalización son aptos para recibir el gas natural. De esto dependerá el porcentaje de infraestructura aprovechable.

 Si se trata de una instalación de propano canalizado, será necesario comprobar el tipo de instalación receptora con el que cuenta la vivienda, la infraestructura con la que cuenta (si ya existe acometida, por ejemplo) y el tipo de tuberías utilizadas. Si todas son compatibles con el gas natural, solo será necesario dotar de acceso al suministro a las viviendas.

CLIENTES DE REPSOL CAMBIADOS A GAS NATURAL

En el año 2015, Repsol vende sus activos de propano canalizado a otras distribuidoras, entre las que se encuentran Nedgia (antes Gas Natural Distribución) y Madrileña Red de Gas. A partir de ese momento, estas dos empresas se encargan proveer el suministro de gas a los antiguos clientes de Repsol.

Sin embargo, es parte de la estrategia de estas dos compañías el transformar todos los puntos de suministro de propano a gas natural, para lo que tendrá que modificar las instalaciones de gas necesarias, todo de forma gratuita y sin ningún perjuicio para el cliente. El objetivo es fomentar el uso de esta energía más limpia y segura tanto para los usuarios como para el medio ambiente.

Los clientes Repsol de Madrid cambiados a gas natural deben ser informados por su nueva distribuidora de las condiciones en las que se va a producir el cambio, de forma que estén al tanto al menos tres meses antes de la fecha en la se va a realizar.