Se encuentra usted aquí

 

Instalación de gas en Parla

Cómo poner gas en Parla: precio, presupuestos e instalación

Parla es una de las principales ciudades del sur de Madrid. En este municipio ya existe acceso al gas natural, por lo que es posible disfrutar de este suministro haciendo previamente la instalación de gas. En algunos hogares de Parla aún cuentan con instalación de butano o propano, en cuyo caso se podría cambiar a gas natural, que es más económico.


Poner gas en Parla

Parla es uno de los municipios de Madrid en los que se puede hacer la instalación de gas. Esta instalación es necesaria para poder disfrutar del suministro de gas tanto en la vivienda como en un local u otro inmueble, ya que su intermediación permite que los aparatos de gas hagan uso del suministro.

Por lo general, cuando se habla de instalación de gas, se suele hacer alusión a la instalación de gas natural (antiguamente conocido como gas ciudad), pero en realidad se aplica a la obra necesaria para canalizar o conectar cualquier tipo de gas al equipamiento que lo requiere. De esta forma, podríamos hablar tanto de instalación de gas natural como de instalación de propano o de instalar butano.

Sea cual sea el tipo de suministro, para hacer la instalación de gas en Parla es necesario contactar con un proveedor o instalador de gas autorizado. Estos serán quienes planifiquen el proyecto y ejecuten la obra para poder poner el gas.

 

En qué consiste la instalación de gas en Parla

El procedimiento para poner el gas en Parla depende del tipo de suministro que se vaya a utilizar. La principal diferencia radica en si es necesario conectar el gas canalizado o gas embotellado. La canalización del gas es necesaria para el gas natural, el propano canalizado y el propano a granel, ya que el gas circula por la instalación de toda la vivienda. Mientras tanto, para el suministro de bombonas de butano y propano, solo es necesario hacer la conexión entre la botella de gas y los aparatos que van a utilizarlo.

Para poner el gas natural en Parla es necesario tener en cuenta si en el inmueble ya se cuenta con la acometida del gas preparada. La acometida del gas es lo que permite conectar la instalación del inmueble con la red general de la distribuidora de gas, que transporta el suministro desde las plantas de acumulación hasta los lugares en los que se solicita.

La distribuidora de gas es la encargada de realizar las acometidas de gas. Estas se reparten por zonas geográficas, limitando su actuación a determinadas áreas geográficas.

La distribuidora de gas en Parla es Madrileña Red de Gas, que se encarga de procurar y mantener la calidad del suministro de gas natural.

El procedimiento para hacer la instalación de gas natural varía en función del tipo de vivienda. Veamos qué dos tipos de instalaciones de gas podemos encontrar.

 Poner gas natural en una vivienda unifamiliar

La instalación de gas en una vivienda unifamiliar consiste en conectar el inmueble a la red general de distribución del gas, la red por la que la distribuidora canaliza el gas natural. Para hacer esta conexión es imprescindible comprobar si existe acometida de gas natural en el punto de suministro.

¿Qué es la acometida de gas natural?

La acometida de gas natural es el elemento que permite conectar la instalación de gas con la red de la distribuidora. Este punto de conexión debe ponerlo directamente la distribuidora de gas. Por lo general, en los edificios de nueva construcción ya se suele hacer desde el principio, pero no es lo habitual cuando se trata de viviendas independientes.

Para realizar la acometida, la distribuidora debe romper parte de la vía pública, ya que la acometida ha de ser subterránea, donde se ubican los gasoductos. Esto implica tener que solicitar diferentes permisos a la Administración Pública (el ayuntamiento) para realizar la obra y cortar el gas a los vecinos del área por seguridad. Además, es necesario reponer asfalto, pavimento y adoquines exactamente iguales a los que ya hay.

Cuando en una vivienda unifamiliar no existe acometida de gas, es necesario solicitar en primer lugar la acometida a la distribuidora. Por este motivo, el proceso de instalación puede ser más costoso y largo en el tiempo, ya que hay que sumar esta obra a la instalación individual de la casa. El final de la acometida de gas se ubica en el punto mismo en el que comienza la parcela de la vivienda, ya que es en este lugar donde cambia la propiedad de la distribuidora del propio consumidor.

Una vez realizada la acometida de gas a la que conectarse, es necesario realizar la canalización del gas interior de la vivienda. En este caso se trata de una Instalación Receptora Individual, la IRI. Esta ha de recorrer la vivienda por los puntos por los que va a ser necesario colocar tomas de servicio para conectar el equipamiento. Así, la instalación será diferente si es necesario poner gas natural para cocina y agua caliente o si también se va a utilizar para calefacción.

En este último caso, será necesario también hacer la canalización para el sistema de calefacción por agua caliente que se vaya a utilizar, así como colocar los radiadores que hicieran falta.

En cuanto a la conexión exterior, la empresa instaladora deberá colocar un armario en el límite entre la acometida de gas y la instalación de la vivienda. En él se hará la conexión acometida-IRI y se colocará el contador individual del gas.

En total, la instalación de gas en Parla para una vivienda unifamiliar puede prolongarse hasta 60 días.

 Poner gas natural en un piso

Cuando la instalación de gas natural se va a realizar en un piso, es necesario comprobar, en primer lugar, si en el edificio ya se cuenta con Instalación Receptora Común (IRC) para el gas natural. Esta instalación hace de intermediaria entre la acometida del gas y la IRI que se va a llevar a cabo en cada vivienda del inmueble.

Acometidas de gas en edificios

Por regla general, casi todos los edificios cuentan con acometida de gas natural ya realizada por la distribuidora. En estos casos, las distribuidoras llevan a cabo la obra por su parte, dejándola lista por si en un futuro los vecinos quisieran conectar el gas natural en sus viviendas. En este caso, la distribuidora realiza la acometida confiando en las probabilidades de que más adelante los vecinos se conecten al suministro.

En Parla ya son muchos los edificios que cuentan con esta conexión habilitada, de forma que se pueden conectar a esta energía siempre que lo deseen, tanto para el consumo comunitario como para el individual.

La Instalación Receptora Común es la canalización de gas que recorre el edificio. Si el edificio aún no cuenta con esta instalación desde su construcción, es necesario que un tercio de los propietarios o vecinos con derecho a votar sea favorable a su implantación.

Una vez realizada la IRC, o si ya se cuenta con ella, cada uno de los vecinos interesados en poner gas natural deberá hacer su propia IRI. En este caso, la instalación consiste en colocar las tuberías necesarias para conectar los aparatos de gas a la canalización y situar el contador de gas individual en el exterior, junto con la repisa donde debe estar apoyado. Cuando se dé de alta el gas, se procederá a conectar la instalación con el contador y a activar el gas.

Dar de alta el gas en Parla

El alta del gas es imprescindible para poder disfrutar del suministro en la vivienda o local. Mediante este trámite la distribuidora de gas natural recoge la petición de conexión del usuario y procede a darle de alta.

Para dar de alta del gas en Parla hay que seguir los siguientes pasos:

  1. Contactar con una comercializadora de gas para formalizar un contrato.
  2. Una vez elegida la tarifa de gas a contratar, la comercializadora informará a la distribuidora de que debe conectar el gas en el punto de suministro.
  3. La distribuidora enviará un técnico al domicilio para revisar la instalación y activar el suministro. Para ello, realizará la conexión entre la IRI y el contador del gas, que deberá dejar correctamente precintado.
  4. Si todo está conforme a las exigencias normativas, el servicio quedará funcionando en ese mismo momento.

El plazo para dar de alta el gas por parte de la distribuidora desde que se realiza la petición es de 5 a 7 días hábiles, aunque si no se puede dar de alta por problemas en la instalación, puede tardarse algo más.

Certificado de la instalación de gas en Parla

El certificado de instalación de gas es el documento que acredita que la instalación se encuentra en perfecto estado y lista para recibir el suministro de gas con plena seguridad. Este certificado siempre es necesario y obligatorio, sea cual sea el tipo de gas que se va a utilizar en el inmueble: gas natural, butano o propano.

Este certificado es necesario en todos los casos para poder activar el suministro y continuar con él. En el caso del gas natural, es imprescindible a la hora de dar de alta el gas natural, cambiar de comercializadora o contratar una nueva tarifa. Por esta razón es necesario mantenerlo vigente. Los casos en los que se debe renovar el certificado son estos tres:

  1. Al hacer la instalación de gas en sí misma.
  2. Si se hacen modificaciones en la instalación.
  3. Con cada inspección obligatoria del gas, para llevar el seguimiento del estado de la instalación.

El certificado de instalación de gas en Parla debe ser emitido por el propio instalador del gas, sea un instalador independiente o perteneciente a la distribuidora de gas.

El coste de este certificado suele estar incluido tanto en el presupuesto de instalación como en el coste por la inspección del gas y ronda los 200€ - 300€. No obstante, siempre se recomienda solicitar distintos presupuestos a diferentes empresas para poder comparar el coste total con respecto a los conceptos que se reflejan.

En función de las necesidades, el certificado de instalación del gas puede ser:

Certificado de instalación del gas
  • Un certificado de instalación receptora común, que es otorgado al representante del edificio comunitario, bien sea el presidente de la comunidad de vecinos o la persona encargada de la administración de la finca. Este es el que se otorga en referencia a la IRC.
  • Un certificado de instalación individual de gas, que se entrega directamente al consumidor de gas, aunque no sea el propietario de la vivienda, ya que el usuario final es el responsable de la instalación como tal; por ejemplo, un inquilino en caso de alquilar la vivienda.
  • Un certificado de acometida interior de gas, que emite la empresa instaladora o la distribuidora para certificar que los elementos que conectan la llave de acometida y la llave del gas del inmueble están en perfecto estado.

Cuánto cuesta poner el gas natural en Parla

El precio por poner gas natural en Parla depende de diversos factores:

  1. De la superficie a cubrir con la instalación.
  2. Del tipo de instalación que hay que llevar a cabo, si solo es la IRI o la IRI más la IRC.
  3. De la existencia de acometida de gas en el área.
  4. Del conjunto de operaciones a realizar, si también se va a instalar la calefacción o equipamiento.
  5. De la compra de los aparatos que se van a colocar, como la caldera de gas.
  6. Del dimensionado de los puntos de servicio: cocina, radiadores, caldera...
  7. De los derechos a abonar por conectar el suministro.
  8. De si el certificado de instalación del gas está incluido en el presupuesto o si hay que abonarlo aparte.
Precio de la instalación de gas natural

En cualquier caso, todos los conceptos a abonar deben estar reflejados expresamente en el presupuesto de instalación de gas, incluso si existen elementos a coste cero proporcionados por la empresa instaladora. Por ejemplo, es habitual que, si todo el proceso se lleva a cabo con una misma compañía, la empresa ofrezca al usuario determinadas ventajas en cuanto a horas de mano de obra gratuitas o el material de conexión, como tubos flexibles, codos, etc.

Así, podemos decir que los elementos indispensables en el presupuesto para poner gas son los siguientes:

  • Planificación de la instalación: trazado y proyección.
  • Mano de obra para ejecutar la instalación de gas necesaria.
  • Armario exterior en el caso del gas natural.
  • Codos y tubos flexibles necesarios para hacer las conexiones.
  • Caldera de gas, compra e instalación.
  • Colocación de la repisa correspondiente al contador.
  • Inspección del gas previa al alta.
  • Certificado de instalación del gas.

Hay que recordar que cada empresa puede fijar las tarifas que crea conveniente por su trabajo, así como ofrecer descuentos por la realización de determinados trabajos o la contratación de otros productos. Lo más importante en este caso es pedir diferentes presupuestos y compararlos.

Instalar la caldera de gas en Parla

La instalación de la caldera de gas es imprescindible para disfrutar tanto de agua caliente sanitaria como de calefacción por gas natural. Para poner una caldera de gas en Parla se pueden hacer dos cosas:

  1. Solicitar su colocación en el mismo momento en que se hace la instalación de gas, si se trata de una obra nueva.
  2. Instalar la caldera de gas si ya existe suministro pero solo se utiliza para la cocina.

La caldera de gas natural permite tener agua caliente a un precio bastante económico, ya que el gas natural es uno de los combustibles más baratos. Además, con la colocación de una caldera de condensación se puede ahorrar en los recibos del gas notablemente. Estas son las calderas más eficientes del mercado y consumen muy poca cantidad de gas para generar la misma cantidad de calor que el resto de equipamientos.

Las calderas de condensación aprovechan los gases de combustión para continuar trabajando, reduciendo considerablemente su consumo.

El precio de las calderas de condensación es más elevado que con las calderas antiguas, pero el ahorro a medio plazo compensa la inversión.

Para instalar una caldera de gas en Parla se puede aprovechar el Plan Renove de Calderas de la Comunidad de Madrid, que ofrece ayudas y subvenciones tanto para instalar nuevas calderas de gas como para renovar las calderas menos eficientes por calderas de condensación.

Además, también es posible encontrar este tipo de ayudas por parte de las propias empresas, ya sean las distribuidoras de gas o las marcas fabricantes de calderas de condensación.

El presupuesto para poner una caldera de gas, incluyendo el coste de compra y colocación del aparato, suele rondar los 3.000€. Las ayudas para renovar la caldera suelen sufragar un 10% del precio de compra, siempre que sean calderas de marcas colaboradoras.

Poner calefacción de gas en Parla

Si la instalación de gas también se va a aprovechar para tener calefacción de gas, es necesario llevar a cabo la obra necesaria para canalizar el agua caliente desde la caldera. En este sentido, podemos hablar de dos sistemas de calefacción mayoritarios:

  1. Sistema de calefacción por radiadores: el agua de la caldera recorre un circuito al que están conectados diversos radiadores que se encargan de transmitir el calor a la estancia por convección. En este caso, es fundamental dimensionar la cantidad de radiadores necesarios para mantener la vivienda caliente con agua a baja temperatura para mejorar la eficiencia energética del sistema.
  2. Calefacción por suelo radiante: el agua de la caldera surte el circuito ubicado bajo el entarimado de las habitaciones, que emite directamente el calor a través de las tuberías. Este sistema también puede colocarse en las paredes y es de los más eficientes, ya que reduce notablemente las pérdidas de temperatura.
Poner calefacción de gas en Parla

Sea cual sea el sistema elegido, el presupuesto debe incluir tanto la instalación del circuito del agua como la colocación de los puntos de calor necesarios. Por lo general, el sistema de suelo radiante tiene un precio más elevado que la calefacción por radiadores, ya que, si la vivienda está construida, es necesario levantar los suelos para colocar las tuberías. Por esta razón, es más recomendable instalar este sistema desde el primer momento, durante la construcción de la vivienda.

Tratándose de una calefacción de gas tradicional, el precio por la instalación de la caldera y los radiadores suele rondar los 3.000€ - 4.000€, dependiendo del número de aparatos que se vaya a conectar y de la superficie a calefactar.

Tratándose del sistema de calefacción, es interesante que, además, se incluyan elementos para potenciar la eficiencia energética del conjunto, como válvulas termostáticas y repartidores de costes de calefacción si se trata de un edificio con el suministro centralizado.

Si en la vivienda o local ya había suministro de gas y solo se hace la adaptación de la instalación para incluir la calefacción, es importante tener en cuenta que, en este caso, también será necesario modificar el tipo de tarifa de gas natural contratada. Cuando el suministro se utiliza también para calefacción, es necesario contratar una tarifa de acceso de gas 3.2, ya que el caudal de gas que se va a utilizar durante el año va a ser mayor.

Este cambio en la tarifa de acceso también supone una modificación en términos económicos, ya que el precio del fijo del gas y del término de consumo varían en comparación con la tarifa 3.1, que es la que tienen los consumidores con cocina y agua caliente por gas.

Cambiar de butano a gas natural en Parla

Las múltiples ventajas del gas natural, como su bajo precio y la comodidad de tener un suministro continuo, favorece el cambio de la instalación de GLP, sobre todo en los casos en que se hace un uso continuo del gas.

Para cambiar de butano a gas natural en Parla es necesario efectuar de nuevo la instalación de gas, ya que al ser un gas embotellado, la instalación de butano no precisa de una canalización de gas por la vivienda, sino directamente a los aparatos que utilizan el gas para funcionar.

 ¿Por qué cambiar de butano a gas natural?

Los motivos para hacer el cambio de butano a gas natural pasan por ahorrar en los recibos de energía, así como disfrutar del servicio continuo, con independencia de la compra directa del combustible.

La instalación de gas natural se recomienda cuando:

  • Se trata de una vivienda habitual con suministro de gas.
  • Si se quiere utilizar el gas natural para la calefacción.

Las características de un suministro frente al otro son:

Diferencias entre el butano y el gas natural

 El butano ha de almacenarse en botellas, mientras que el gas natural está canalizado.

 El gas natural conlleva un término fijo que hay que pagar siempre, pero su importe compensa si se utiliza en el día a día.

 La instalación de gas natural es más segura, ya que el usuario no tiene que conectar por sí mismo los aparatos al gas.

 El suministro de gas natural es ininterrumpido y constante, mientras que si se acaba la bombona de butano, se agota la energía.

 La instalación de gas natural es más costosa, pero rentable si el uso del gas es continuo.

 Tanto uno como otro tienen un alto poder calorífico y se pueden utilizar para cocinar y dar calor.

 El coste del gas natural está liberalizado, por lo que se pueden contratar distintas tarifas con diferentes precios.

El cambio de butano a gas natural en Parla debe realizarse por parte de un instalador autorizado, ya que es necesario llevar a cabo la instalación desde el inicio.

Cambiar de propano a gas natural en Parla

El propano es otro de los gases más utilizados en los hogares españoles para la cocina, la calefacción y el agua caliente. Este GLP se solicita sobre todo en los lugares en los que aún no hay acceso al gas natural pero se quiere disfrutar del gas canalizado. En estos casos, se utiliza en forma de gas propano a granel o propano canalizado para comunidades.

Con la expansión del gas natural, ya son muchas las zonas geográficas en las que es posible hacer el cambio de propano a gas natural, como en Parla. En este caso, el cambio de instalación dependerá del tipo de propano del que se disfrute en el inmueble:

  • Si se cuenta con propano en bombonas, habrá que hacer la instalación de gas desde el principio, como sucede con el cambio de butano.
  • Si se trata de propano con depósito a granel, habrá que analizar si se puede aprovechar la instalación de gas de la vivienda para canalizar el gas natural. Además, habrá que comprobar el resto de obras del gas natural, como si existe acometida de gas.
  • Si en el inmueble se utiliza propano canalizado, lo más importante es comprobar si el material de las tuberías y su infraestructura puede aprovecharse para el gas natural, ya que, en se caso, el paso de un suministro a otro se hará de forma muy rápida y sencilla.

Este último tipo de cambio es el que están teniendo que hacer los clientes de Repsol cambiados a Madrileña Red de Gas. Todos los consumidores de propano Repsol en Parla ahora son clientes de Madrileña Red de Gas, quien empezará a surtirles gas natural en cuanto se vayan adaptando sus instalaciones. En casi todos los casos, gracias a la infraestructura de la que ya disfrutan los edificios, el cambio será bastante cómodo.

En este caso, las ventajas del cambio de propano a gas natural se relacionan con la no acumulación de combustible (tanto en el caso de las bombonas como del depósito a granel), así como con que no es necesario contratar servicios de mantenimiento de forma obligatoria ni hace falta reunir a varios puntos interesados para contratar el suministro, como sucede con el propano canalizado.

Mantenimiento de gas en Parla

En todas las instalaciones de gas se necesita realizar distintas tareas de mantenimiento. En función del tipo de suministro y de la instalación, será necesario realizar determinadas revisiones.

Para hacer el mantenimiento de gas en Parla se puede contactar con empresas instaladoras autorizadas o con los propios proveedores y distribuidoras de gas. Fundamentalmente, hay que realizar dos tareas de mantenimiento de gas: la inspección obligatoria del gas y la revisión de la caldera.

 Inspección del gas

La Inspección Obligatoria del Gas es la revisión necesaria para todas las instalaciones de gas, sean de gas natural, de butano o de propano. Esta revisión es necesaria para comprobar que todos los componentes de la instalación funcionan correctamente y con seguridad.

La Inspección Obligatoria del Gas debe realizarse cada cinco años, cuatro en el caso del País Vasco.

Después de cada una de estas revisiones es necesario emitir el certificado de la instalación de gas. La revisión obligatoria del gas natural pueden hacerla:

  1. Las distribuidoras de gas natural
  2. Empresas instaladoras autorizadas

Por defecto, serán las distribuidoras de gas natural quienes se encarguen de hacer estas revisiones. De hecho, la distribuidora debe avisar al consumidor de que debe hacer la inspección durante el año natural de su vencimiento. Al menos tres meses antes, debe comunicarle una fecha aproximada de revisión, de forma que el usuario pueda avisar a la distribuidora si la quiere hacer con ellos o si prefiere contratar la revisión con una empresa independientemente.

En caso de que el usuario no avisara a la distribuidora de que quiere hacer la revisión con otra empresa, la distribuidora avisará al usuario de una fecha para la visita cinco días antes. Así, el consumidor puede confirmar si estará disponible en ese momento para recibir al técnico o, por el contrario, proponer una nueva fecha para ello.

Si no se consigue realizar la inspección del gas tras sucesivos intentos, la distribuidora puede llegar a solicitar permiso para cortar el suministro de gas en el inmueble, ya que supone un riesgo para la seguridad.

 Revisión de la caldera

La revisión obligatoria de la caldera es el mantenimiento obligatorio de la caldera de gas, que debe realizarse cada dos años. Al igual que con cada inspección del gas, se debe emitir el certificado de revisión de la caldera que refleje que el aparato y sus conexiones se encuentran en perfecto estado.

La revisión de la caldera en Parla puede hacerse:

  1. Con Madrileña Red de Gas, que es la distribuidora de gas de Parla.
  2. Con una empresa especializada en la instalación de calderas, que debe estar autorizada por el Ministerio de Energía para realizar esta tarea.
  3. Con el servicio técnico del fabricante de la caldera, que suele estar disponible y autorizado para hacer las revisiones de su equipamiento.

Según la normativa del Reglamento de instalaciones térmicas de edificios (RITE), con cada inspección de la caldera, es imprescindible hacer las siguientes comprobaciones:

  • Analizar el nivel de estanqueidad de la caldera.
  • Revisar la presión del gas que mantiene la caldera.
  • Comprobar que no existan fugas de gas en las tuberías.
  • Probar el cierre y apertura de las llaves de paso de la caldera, tanto del gas como del agua.
  • Conexiones entre la caldera y los sistemas que surte: tuberías de agua caliente sanitaria y calefacción.
  • Limpieza del quemador y de las rejillas de ventilación.
  • Revisar la correcta expulsión de los gases de combustión.
  • Comprobar que el gas hace combustión correctamente.
  • Revisión de los filtros de agua y de los sistemas de tratamiento para el agua caliente sanitaria.