Se encuentra usted aquí

 

¿Cómo instalar agua caliente sanitaria (ACS)?

Instalación agua caliente sanitaria

Actualmente, existen diferentes tipos de sistemas para poder disponer de agua caliente sanitaria en la vivienda. Es fundamental acertar con el sistema que mejor se adapte a las condiciones de cada consumidor pues estos influirán tanto en el tipo de instalación, como en el posterior coste de la energía.


¿Para que se utiliza el agua caliente en el hogar?

El agua caliente sanitaria (ACS) es el agua destinada al consumo, es decir agua potable, que calentamos en la vivienda con fines sanitarios (higiene personal como el baño o la ducha) y para otros usos del día a día (fregar los platos, los suelos, cocinar, utilizar la lavadora).

Para poder tomar la mejor decisión al respecto, vamos a diferenciar los diferentes sistemas existentes y a analizar sus ventajas e inconvenientes.

¿Cuáles son los diferentes sistemas de ACS?

A la hora de elegir el sistema que emplearemos para el agua caliente sanitaria, existen diferentes opciones, más o menos respetuosas con el medio ambiente y económicas.

Principalmente existen tres tipos fundamentales de sistemas de ACS:

Sistemas instantáneos Calientan el agua en el mismo momento que es demandada.
Sistemas por acumuladores Calientan el agua mediante una caldera exterior para tener en cualquier momento suficiente cantidad para los usos previstos en la instalación.
Sistemas mixtos Combinan los dos sistemas anteriores: acumulan cierta cantidad de agua caliente en un depósito de menor capacidad, pero también tienen cierta producción instantánea.

Agua caliente con caldera de gas natural

El sistema de agua caliente con caldera de gas natural producirá agua caliente de manera instantánea e ilimitada.

Este tipo de calderas de gas mixtas, por un lado, calientan el agua para el circuito de radiadores, y por otro, el agua para ducharnos, fregar…

Para estas calderas de gas es necesaria una instalación doble: dos tubos para el sistema de calefacción y otros dos tubos para el sistema de agua caliente.

Agua caliente con gasóleo

Las calderas de gasoil pueden emplearse tanto como sistema de calefacción así como para calentar el agua. Este tipo de calderas utiliza generalmente gasóleo C, que es el más usado para el consumo doméstico.

Este tipo de calderas cuentan con un depósito en el que se almacena el gasoil para el agua caliente sanitaria. La cantidad acumulada dependerá del tamaño de la caldera y de las necesidades del consumidor.

Obtención de agua caliente a través de butano y propano

El gas butano y gas propano son dos gases muy parecidos a nivel comercial. A la hora de obtener agua caliente sanitaria por gas butano o propano, debemos tener en cuenta las siguientes características propias de cada uno de ellos:

  1. Butano: se distribuye siempre en bombonas, por este motivo el suministro de agua caliente será finito, una vez que se acabe la bombona nos quedaremos sin suministro de agua caliente. La principal diferencia es su poca resistencia a temperaturas bajo cero, mientras que el propano aguanta hasta temperaturas de -44 grados.
  2. Propano: el gas propano puede distribuirse de diferentes formas que afectarán al suministro de ACS:
    • Embotellado: al igual que el butano, se distribuye en bombonas y supedita el uso de agua caliente a la cantidad disponible en la bombona.
    • Canalizado: se suministra de forma similar al gas natural, por lo que permitirá tener un uso ilimitado de agua caliente.
    • A granel: distribución a través de camiones cisterna a un depósito existente en el domicilio. Suele emplearse más para grandes suministros.

Agua caliente por calentador eléctrico

El calentador eléctrico o termo eléctrico para agua caliente es un depósito de agua, normalmente entre 50 y 100 litros, con una resistencia que calienta el agua en su interior. El funcionamiento del calentador eléctrico es muy sencillo: una resistencia calienta el agua a la temperatura adecuada y, posteriormente, gracias al material del termo, el agua se mantiene caliente.

La instalación de un calentador eléctrico es muy sencilla y por su funcionamiento, este sistema permite calentar el agua de forma inmediata y con una temperatura constante. Por contrapunto, una vez utilizada el agua caliente acumulada, para disponer de más suministro hay que esperar a que la resistencia vuelva a calentar más agua.

¿Cuál es el presupuesto aproximado para instalar agua caliente sanitaria?

El presupuesto para instalar el agua caliente sanitaria en una vivienda depende del sistema que vayamos a emplear. El coste de la instalación variará dependiendo de si la energía es electricidad, gas natural, butano o propano.

.
Tipo de sistema Presupuesto aproximado de la instalación
Gas natural Desde 1.700€, dependiendo también del tipo de caldera
Electricidad Entre 1.000€ y 2.000€
Butano Entre 500€ y 800€
Propano
  • Depósito: entre 1.500€ y 2.000€.
  • Botella: 500€

Así, la instalación más sencilla será el calentador eléctrico, pues consiste en conectar un termo a la corriente eléctrica.La instalación por gas natural será la que necesita una mayor inversión inicial, que se verá amortizada en poco tiempo ya que permitirá un importante ahorro en la factura de energía.

¿Cuáles son los diferentes elementos que consumen agua caliente sanitaria?

A la hora de elegir el sistema para abastecer la vivienda de agua caliente sanitaria, tenemos que tener en cuenta los diferentes elementos que van a consumir agua caliente.

El principal uso que se da al ACS es para cuestiones de higiene personal, así, el aseo diario es la acción que más agua caliente va a necesitar en nuestro día a día. El uso de la ducha, el baño, el bidé o el lavabo consume grandes cantidades de agua caliente.

El otro elemento principal en el que se emplea agua caliente sanitaria es para la limpieza. En muchas ocasiones se usa agua caliente para limpiar los utensilios de la cocina, así como para fregar los suelos.

Aunque en menor medida que en los elementos anteriores, hay que tener en cuenta que también se emplea este suministro a la hora de cocinar.

Radiadores de agua caliente

Los radiadores de agua caliente tienen un funcionamiento muy sencillo. Se trata de un sistema cerrado por el que circula agua caliente desde el aparato generador de calor (caldera, bomba de calor…) y se va distribuyendo por los diferentes radiadores repartidos por la vivienda.

La diferencia principal entre los tipos de radiadores depende por un lado de la instalación, y por otro del tipo de material del que están hechos. Los radiadores de agua caliente según el tipo de instalación pueden ser:

Tipo de instalación Características
Bitubo o instalación en paralelo El radiador tiene la llave de entrada de agua caliente en la parte superior y la llave de salida de agua fría en la parte inferior. Asegura que el agua atraviesa todo el radiador.
Monotubo o instalación en serie La llave de agua caliente y agua fría se encuentran en la misma llave, por lo que hay que asegurarse que el agua caliente recorre la totalidad del radiador.

Además, podemos clasificar los radiadores de agua caliente en función del material del que estén hechos:

Tipo de material Características
Radiadores de panel de acero Formados por paneles de chapa.
Radiadores de hierro fundido Estética vintage o clásica.
Radiadores de aluminio Material ligero y muy resistente a la corrosión.
Radiadores de diseño Radiadores basados en tubos de acero soldados.
Radiadores toalleros Tubos de acero con un diseño vertical.

¿Cuánta agua caliente consumen los diferentes elementos?

El consumo medio de agua por persona y día en España está en torno a un consumo de 137 litros aproximadamente. Teniendo en cuenta este dato, los principales elementos que más consumen son los siguientes:

Elemento Consumo medio de agua
Baño entre 150 y 300 litros
Ducha entre 50 y 100 litros
Cisterna entorno a 5 litros por descarga
Lavado de platos a mano 8 litros de agua por minuto (aprox.)
Lavavajillas entre 10 y 20 litros
Lavadora entre 40 y 80 litros

Aparatos para tener agua caliente sanitaria

Para poder disponer de un elemento básico en nuestro día a día como es el agua caliente sanitaria, tenemos que contar en nuestra vivienda con una serie de aparatos necesarios para su producción.

El aparato fundamental será un generador de energía que caliente el agua fría potable para convertirla en agua caliente sanitaria.

Actualmente existen diferentes aparatos que pueden cumplir esta función principal para generar energía calorífica: calentadores, termos eléctricos, bombas de calor, calderas de gas…

Calentadores de agua caliente

Los calentadores de agua por gas únicamente pueden calentar agua caliente sanitaria. El funcionamiento de este tipo de aparatos es muy sencillo: al abrir el grifo, el agua fría entra al calentador y pasa por el intercambiador de calor donde por efecto de la llama del quemador, se calienta el agua.

Si bien es cierto, el agua no saldrá caliente de forma inmediata, hay que esperar un poco y su temperatura puede tener variaciones.

Los calentadores de agua caliente sanitaria permiten disponer de suministro de forma ilimitada y de manera económica.

Termos de agua caliente

Los termos eléctricos para el agua caliente sanitaria son depósitos de agua de una capacidad entre 50 y 100 litros.

La instalación de los termos de agua es mucho más sencilla que la instalación que supone un calentador de agua o una caldera de gas, ya que a parte de la entrada y salida de agua, únicamente necesitan ser enchufados a la corriente eléctrica.

Los termos permiten disfrutar de agua caliente instantánea, nada más abrir el grifo, a una temperatura constante y de forma ilimitada.

instalar calderas para tener agua caliente

Para poder disponer de agua caliente sanitaria a través de caldera de gas es necesario contar con la instalación de la caldera. Actualmente existen diferentes tipos de calderas de gas natural, siendo las calderas de condensación el modelo más empleado, pues son las más seguras por su tipo de instalación y funcionamiento.

Para instalar una caldera de condensación hay que tener en cuenta las características propias de este aparato: estas calderas de gas recogen el aire del exterior y posteriormente deben expulsarlo por una salida de humos. Además, es necesario contar con un desagüe para expulsar el agua previamente condensado.

Agua caliente por bomba de calor

El agua puede calentarse mediante una bomba de calor, hoy en día, conocida como “aerotermia”. Este tipo de instalación es habitualmente recomendada en situaciones en las que el usuario ya dispone de aire acondicionado o calefacción por suelo radiante.

La bomba de calor recoge la energía de fuentes externas y gratuitas, lo que multiplica su potencia y los convierte en altamente eficientes.

La bomba de calor es muy empleada para sistemas de climatización, reversibles en muchas ocasiones, por elevado rendimiento y su fácil instalación.

Comparación de los diferentes métodos de producción de agua caliente

A la hora de decidir qué tipo de método de producción de agua caliente sanitaria vamos a elegir, es necesario tener en cuenta las principales características de cada uno para poder determinar cuál se adapta mejor a las necesidad del usuario.

Los principales métodos de producción de agua caliente y sus principales ventajas e inconvenientes son los siguientes:

Tipo Ventajas Desventajas
Caldera de gas
  • Agua caliente instantánea.
  • Suministro ilimitado.
  • Más económico.
  • Coste de la instalación
  • Necesidad de obra en la vivienda
Gasoil
  • Fácil instalación
  • Precio económico
  • Consumo ilimitado a la capacidad del depósito de gasoil
Butano/propano
  • Instalación muy sencilla
  • Cobertura donde no existe gas natural
  • Precio económico
  • Consumo ilimitado a la capacidad del depósito de butano o propano. (exceptuando el propano canalizado)
Calentadores
  • Instalación sencilla y asequible económicamente.
  • Suministro ilimitado de ACS
  • Energía económica al ser gas.
  • Tarda en alcanzar la temperatura óptima de agua caliente.
  • La temperatura puede sufrir variaciones.
Termo eléctrico
  • Instalación sencilla.
  • Agua caliente instantánea e ilimitada.
  • Temperatura constante.
  • Elevado coste de la energía
Bomba de calor
  • Alto rendimiento energético.
  • Ahorro económico.
  • Sistema muy limpio.
  • Alta inversión inicial.
  • Necesidad de potencia elevada para su funcionamiento.

Instalación de agua caliente central para comunidades de propietarios

En muchas comunidades de propietarios disponen de instalaciones comunes para el agua caliente sanitaria. Este tipo de instalaciones son una buena alternativa en las comunidades de vecinos pues permite realizar un uso económico y eficiente de las de las instalaciones térmicas.

En la instalación central para agua caliente, las calderas se sitúan en la sala de calderas, lo que permite un ahorro de espacio a los propietarios en sus viviendas.

Esta instalación mejora de forma exponencial la eficiencia de la instalación al tratarse de una única instalación centralizada y favorece su mantenimiento, lo que repercute de forma positiva en el bolsillo de los vecinos.

¿Cuál es el precio del agua caliente en una comunidad de vecinos?

Muchas comunidades de vecinos cuentan con el agua caliente comunitaria, que permite liberar el espacio del contador en la vivienda del cliente, pues existirá una zona común para todos los contadores y las calderas de la comunidad.

El sistema comunitario tiene la ventaja de que reparte gastos entre los diferentes vecinos, por lo que la factura se reduce. Si bien es cierto, este tipo de sistema provoca cierto desperdicio energético.

El coste medio del agua para uso doméstico es de 1,59€/metro cúbico, si bien es cierto, que el coste total de la factura de la comunidad se dividirá proporcionalmente entre todos los inquilinos.