Instalar gas natural

Energy Call
¡Selectra te ayuda con tus gestiones!

Si necesitas asesoramiento sobre instalaciones puedes llamarnos gratuitamente.

Instalacion de gas natural

Para instalar el gas natural en una vivienda o local será necesario seguir una serie de pasos que te contamos a continuación. Descubre cuánto cuesta y quién puede realizar la instalación.

Trámites para contratar el gas natural

Para tener gas natural en una vivienda o comunidad de vecinos será necesario seguir una serie de pasos:

  1. Asegurarse de que la red de distribución abastece la zona, ya que el gas natural no llega a todos los puntos de España.
  2. Contactar con la distribuidora de la zona, que presentará un presupuesto para la instalación del gas natural y una memoria técnica.
  3. Decidir si contratar la instalación con la distribuidora de gas, o contratar a un instalador autorizado.
  4. Una vez finalizada la obra, el instalador correspondiente se encargará de emitir el Certificado de la Instalación del gas natural, que deberá ser verificado por la distribuidora y emitirá el código CUPS.
  5. Solicitar el alta de gas natural a la compañía a la que se quiera contratar su tarifa.
 

Tipos de instalación de gas natural

La instalación de gas natural puede ser de diferentes tipos en función del tipo de inmueble que se vaya a conectar al suministro.

Así, se puede distinguir entre la Instalación Receptora Común y la Instalación Receptora Individual, aunque en ambos casos será necesario una acometida del gas natural.

¿Qué es la acometida de gas natural? La acometida de gas natural es la conexión entre la instalación de gas del inmueble y la red de distribución del gas de la distribuidora. Por tanto, para tener suministro de gas natural en la vivienda es imprescindible la existencia de la acometida.

Por lo general, en todos los edificios de nueva construcción ya existe acometida de gas, ya que es mucho más sencillo para la distribuidora ejecutar su colocación en plena obra.

Como la acometida se coloca bajo la vía pública, una vez instalada es necesario reponer el material que ha ha levantado: asfalto, pavimento, aceras... De esta forma, la obra se encarece y se alarga en el tiempo, siendo necesario pedir permiso a las autoridades locales para suspender el suministro de gas en la zona durante el tiempo que dura su colocación.

En este sentido, lo que hace la distribuidora de gas es dejar hechas las acometidas, sufragadas por ella misma, y cobrar los derechos de alta por su utilización en el momento en el que el consumidor da de alta el gas.

Instalación Receptora Común (IRC)

 

La Instalación Receptora Común, también conocida como IRC, es el tipo de instalación que hay que realizar en las comunidades de propietarios y en los edificios. En estos casos, es la IRC la que se conecta a la toma general con la acometida del gas.

Posteriormente, cada vivienda o local deberá realizar su propia instalación individual (IRI) y conectarla a la IRC.

Si el edificio tuviera calefacción o agua caliente centralizadas, para hacer la IRC sería necesario realizar la canalización hasta el cuarto general de la caldera.

Para poder realizar la instalación, es necesario que un tercio de los propietarios de la comunidad apoyen la obra.

Instalación Receptora Individual (IRI)

 

La Instalación Receptora Individual, IRI, es la que se debe realizar tanto en cada uno de los pisos que están dentro de un edificio como en una vivienda unifamiliar.

 En un piso, antes de hacer la IRI, habrá que cerciorarse de que existe IRC en la comunidad. Si así fuera, sólo hay que hacer la canalización interna y conectarla a la central del edificio.

En esta instalación, se coloca fuera de la vivienda el contador individual del gas. De esta forma, una vez superada la inspección que certifica que todo se ha hecho correctamente, el técnico sólo tendrá que finalizar la conexión entre la IRI y su contador.

 En una vivienda unifamiliar, la IRI se conectará directamente a la red de distribución, sin hacer falta una IRC.

Sin embargo, normalmente al construir este tipo de inmueble no suelen realizar la acometida del gas, ya que es una obra bastante cara. Por lo tanto, lo más común es que se necesite hacer primero la acometida antes que la IRI.

En este caso, Y es que cuando se construye este tipo de inmueble no se suele dejar puesta la acometida, pues es una obra bastante cara.

Cuando la acometida esté realizada, se realizará la canalización interna y se colocará fuera de la vivienda un armario para proteger la conexión con la acometida y el contador de gas.

Precio de la instalación de gas natural

El precio de la instalación de gas natural no está fijado, ya que en cada vivienda o local las necesidades de calor y consumo son diferentes, dependiendo de factores como el tipo de instalación, tamaño de la vivienda y número de equipamientos a colocar.

El precio de la instalación de gas natural suele rondar, en total, los 2.500€. Aún así, este coste depende de la empresa instaladora, por lo que se recomienda solicitar varios presupuestos.

Además, para tener suministro de gas en el inmueble, una vez finalizada la instalación será necesario dar de alta el gas natural, lo que supondrá otra serie de costes que variarán en función de la tarifa de acceso y comunidad autónoma en la que se encuentre la vivienda.

Comparador de tarifas de gas

¿Necesitas instalar gas natural?

Solicitamos presupuesto a varios instaladores de tu zona para conseguir la mejor oferta para tu inmueble.

Te asesoramos de forma gratuita

¿Cuánto tardan en realizar la instalación del gas natural?

Para realizar la instalación hay que cumplir una serie de requisitos y, aunque los plazos pueden variar dependiendo de la localización y estado del inmueble, la mayoría de empresas instaladoras suelen tardar los siguientes días en realizar la instalación:

  • Realizar la Instalación Receptora Común (IRC): entre 30 y 90 días laborables.
  • Conectar la Instalación Receptora Individual (IRI) a la IRC: 15 días hábiles aproximadamente.
  • Si, en caso de una vivienda unifamiliar, únicamente hay que conectar la IRI a la red de suministro de la distribuidora: entre 30 y 90 días laborables.

Revisión obligatoria del gas naturalLa revisión de la instalación de gas natural deberá realizarse cada 5 años, excepto en el País Vasco que será cada 4 años. Aunque su precio está establecido por la comunidad autónoma, de media supone un coste de 50€. Este importa únicamente se puede abonar a través de la siguiente factura del gas.

¿Puedo cambiar de GLP a gas natural?

Si un inmueble ya cuenta con una instalación de GLP (gasoil, propano o butano), se podrá cambiar a gas natural aprovechando gran parte de la estructura de la instalación, así como el equipamiento, sobre todo cuando este suministro está canalizado. Las comprobaciones que hay que hacer en estos casos son:

  • Revisar el estado de las tuberías.
  • Comprobar si ya existe IRI e IRC si fuera necesario.
  • Analizar el material con el que están construidas las canalizaciones.
  • Comprobar la presión de gas admisible por la instalación.

¿Por qué instalar gas natural?

Son muchas las ventajas de instalar gas natural en un inmueble, entre las que se encuentran:

  • El precio del gas natural es uno de los más económicos y estables del mercado.
  • Emite menos cantidad de CO2 y gases nocivos para el medio ambiente.
  • Permite un servicio continuo.
  • Servicio seguro debido al control de las distribuidoras de gas, sistema de canalización y las inspecciones frecuentes de la instalación y la caldera.
  • Alto nivel calorífico, por lo que es un gas de alto rendimiento.
  • No genera olores ni residuos, por lo que no es muy contaminante.
  • Los clientes pueden acogerse a subvenciones bien para cambiarse al gas natural como el Plan Renove de Calderas, o ayudas para disfrutar de descuentos en sus facturas como el Bono Social Térmico.