Instalar gas natural

Instalacion de gas natural

Para instalar el gas natural en una vivienda o local será necesario seguir una serie de pasos que te contamos a continuación. Descubre cuánto cuesta y quién puede realizar la instalación.


Nuestros asesores energéticos le ayudarán en todo el proceso de instalación

Presupuesto gratis 91 198 12 18

Trámites para instalar gas natural

Para poder realizar la instalación de gas natural en viviendas o edificios y así contar con suministro, será necesario seguir una serie de pasos:

  1. Asegurarse de que la red de distribución abastece la zona, ya que el gas natural no llega a todos los puntos de España.
  2. Contactar con cualquier empresa instaladora de la zona que cumpla con la normativa de gas natural, la cual realiza un análisis de viabilidad y facilita un presupuesto para conectar el gas a la vivienda.
  3. Contratar la instalación con uno de los instaladores de gas autorizados por el Ministerio de Industria.
  4. Una vez finalizada la obra, el instalador correspondiente se encargará de emitir el Certificado de la Instalación del gas natural, que deberá ser verificado por la distribuidora y emitirá el código CUPS.
  5. Solicitar el alta de gas natural a la compañía comercializadora.
 

Tipos de instalación de gas natural

La instalación de gas natural puede ser de diferentes tipos en función del tipo de inmueble que se vaya a conectar al suministro. Así, se puede distinguir entre la Instalación Receptora Común y la Instalación Receptora Individual, siendo necesaria en ambos casos una acometida del gas natural.

Tipos de instalación de gas natural

¿Qué es la acometida de gas natural? La acometida de gas natural es la conexión entre la instalación de gas del inmueble y la red de distribución del gas de la distribuidora. Por tanto, para tener suministro de gas natural en la vivienda es imprescindible la existencia de la acometida.

Por lo general, en todos los edificios de nueva construcción ya existe acometida de gas siempre que se encuentren sobre la red de gas natural, ya que es mucho más sencillo para la distribuidora ejecutar su colocación en plena obra. Si se colocase la acometida a posteriori, la obra se encarece y se alarga en el tiempo, siendo necesario pedir permiso a las autoridades locales para suspender el suministro de gas en la zona durante el tiempo que dura su colocación.

En este sentido, lo que hace la distribuidora de gas es dejar hechas las acometidas, sufragadas por ella misma, y cobrar los derechos de alta por su utilización en el momento en el que el consumidor da de alta el gas.

Instalación Receptora Común (IRC)

 

La Instalación Receptora Común, también conocida como IRC, es el tipo de instalación que hay que realizar en las comunidades de propietarios y en los edificios.

En estos casos, es la IRC la que se conecta a la red de distribución mediante la acometida de gas. Posteriormente, cada vivienda o local debe realizar su propia instalación individual (IRI) y conectarla a la IRC.

Si el edificio tuviera calefacción o agua caliente centralizadas, para hacer la IRC sería necesario realizar la canalización hasta el cuarto general de la caldera.

Para poder realizar la instalación, es necesario que un tercio de los propietarios de la comunidad apoyen la obra. Normalmente, las distribuidoras exigen que haya un 50% de penetración, es decir, que la mitad de los vecinos quieran instalar gas natural.

Los vecinos que no apoyen la obra no tendrán que pagar la instalación de gas natural, pero tampoco podrán hacer uso de ella. Si en un futuro quisiesen beneficiarse de la IRC deberán abonar su parte del precio de la instalación de gas común con los intereses correspondientes.

Instalación Receptora Individual (IRI)

 

La Instalación Receptora Individual (IRI) es el circuito de tuberías interno de la vivienda. Este ha de llegar a cada uno de los aparatos que necesitan suministro para funcionar. La IRI se debe realizar tanto en cada uno de los pisos que están dentro de un edificio como en una vivienda unifamiliar.

Instalación individual de gas natural en edificios

La instalación individual ha de conectarse a la IRC para que llegue el suministro, es por esto que para poder realizar la instalación individual de gas natural en un piso, primero hay que comprobar que existe una instalación receptora común (IRC) en la comunidad. Si así fuera, sólo es necesario hacer la instalación interna del piso y conectarla a la central del edificio.

En este tipo de instalación de gas natural, el contador se coloca dentro de la vivienda. De esta forma, los vecinos han de encontrarse dentro de la vivienda para que el técnico de la distribuidora pueda realizar la lectura de gas natural. Para ello, la distribuidora suele poner un cartel en el portal del edificio avisando del día en el que el técnico va a realizar la lectura.

Instalación individual de gas natural en viviendas unifamiliares

La Instalación Receptora Individual (IRI) de una vivienda unifamiliar se conecta directamente a la red de distribución mediante una acometida, por lo que no es necesaria una Instalación común IRC.

A diferencia de los edificios de nueva construcción, que ya tienen la acometida realizada, los usuarios de las viviendas unifamiliares necesitan solicitar a la distribuidora de la zona que realice la acometida desde su red de distribución hasta la IRI, por lo que el precio de la instalación de gas natural aumenta.

En España solo existe una empresa instaladora que se encarga de tramitar la acometida con distribuidora a la hora de realizar una instalación, esta empresa es Onestgas. Puedes pedir asesoramiento y presupuesto en el 900 198 12 18.

Para realizar la acometida, la distribuidora abre un desvio desde su red de distribución. La tubería llega desde la red hasta un armario de regulación situado en el exterior de la vivienda, donde se encuentra el contador y un regulador de gas que da paso al gas al circuito interno de la vivienda.

Cualquier tipo de instalación de gas, independientemente de si se trata de una IRC o IRI, o de se encuentra en un piso o en una vivienda, ha de pasar la inspección periódica obligatoria.

Inspección obligatoria del gas naturalLa revisión de la instalación de gas natural debe realizarse cada 5 años. Aunque su precio está establecido por la comunidad autónoma, de media supone un coste de 50€. Este importa únicamente se puede abonar a través de la siguiente factura del gas.

No se debe confundir la revisión de la instalación, obligatoria cada 5 años, con la revisión de la caldera de gas natural, obligatoria cada 2 años.

Precio de la instalación de gas natural

El precio de la instalación de gas natural no es fijo, ya que depende de factores como el tipo de instalación, el tamaño de la vivienda, el número de equipos a colocar, la complejidad de instalación, si incluye calefacción o no y, del presupuesto que ofrezca el instalador autorizado.

El precio de la instalación de gas natural depende de todo lo anterior y, a la vez, varía en función de si se trata de una vivienda unifamiliar o un edificio. Ya que en un edificio lo primero es contar con la IRC, que ha de ser abonada por todos los vecinos que quieran beneficiarse del gas natural.

Precio instalación IRC

La comunidad de vecinos puede decidir con qué empresa autorizada van a suscribir el contrato de instalación. Lo ideal es comparar diferentes precios ya que no están regulados.

El precio de la IRC suele rondar los 2.500 € para un edificio de unas 10 viviendas. Este precio puede ser abonado mediante el Canon de finca, es decir, en cuotas anuales durante 20 años que aparecen en la factura del gas. Además, la distribuidora es quien se hace cargo del mantenimiento de la IRC.

Precio instalación IRI

El precio de la instalación individual también cambia dependiendo de si se trata de un piso o una vivienda unifamiliar, pues el coste de la acometida en una vivienda unifamiliar eleva el precio. Esto se debe al importe del armario de regulación y del tallo de conexión.

Otro factor a tener en cuenta a la hora de determinar el precio de la IRI es si la vivienda va a contar con calefacción de gas natural o no, ya que el IRI suele juntarse con el precio global de la instalación incluyendo estos elementos. Esto hace que el precio varíe en función del coste de los radiadores o del suelo radiante, así como de su circuito.

En función de la calefacción y del número de aparatos de gas se puede determinar la potencia y el tipo de caldera que se necesita instalar. Las calderas de condensación son las más eficientes y menos contaminantes del mercado, su precio está entre los 600 € y los 2.000 €. La sustitución de una caldera más copntaminante (carbón, butano o propano) por una de estas calderas está subvencionada por las comunidades autónomas mediante su Plan renove de calderas.

Solicita un presupuesto 100% personalizado para tu vivienda o negocio

Presupuesto gratis

Además, para tener suministro de gas en el inmueble, una vez finalizada la instalación será necesario dar de alta el gas natural, lo que supondrá otra serie de costes que variarán en función de la tarifa de acceso y comunidad autónoma en la que se encuentre la vivienda.

¿Cuánto tardan en realizar la instalación del gas natural?

Para realizar la instalación hay que cumplir una serie de requisitos y, aunque los plazos pueden variar dependiendo de la localización y estado del inmueble, la mayoría de empresas instaladoras suelen tardar los siguientes días en realizar la instalación:

  • Realizar la Instalación Receptora Común (IRC): menos de una semana.
  • Conectar la Instalación Receptora Individual (IRI) a la IRC: en un solo día.
  • Si, en caso de una vivienda unifamiliar, únicamente hay que conectar la IRI a la red de suministro de la distribuidora: depende de la licencia municipal, la cual puede variar entre 30 y 45 días, es por esto que hay que iniciar la gestión con antelación.

¿Puedo cambiar de GLP a gas natural?

Si un inmueble ya cuenta con una instalación de GLP (gasoil, propano o butano), se podrá cambiar a gas natural aprovechando gran parte de la estructura de la instalación, así como el equipamiento. Además, existen subvenciones para el cambio a gas natural.

Cambio de propano canalizado a gas natural

Si se trata de una instalación de propano canalizado, es decir, una infraestructura de tuberías desde un depósito común a varias viviendas, lo más normal es que el cambio de propano a gas natural se lleve a cabo debido a la compra de dicha infraestructura, propiedad de la distribuidora de glp, por parte de la distribuidora de gas natural de la zona.

Si este es el caso, el cliente se ve obligado a cambiar de propano a gas natural. Lo bueno de este cambio es que la distribuidora corre con los gastos derivados de dicho cambio.

Cambio de propano y butano envasado a gas natural

Es el propio usuario quien ha de pedir el cambio de butano a gas natural a la empresa instaladora. En este caso el cliente ha de pagar tanto la acometida como la adaptación de la instalación individual.

Los aparatos de gas propano y butano son compatibles entre sí, pero no con gas natural, por lo que el usuario debe proceder a la sustitución o adaptación de dichos aparatos. En una gran parte de ellos se podrán adaptar con un kit de transformación.

¿Por qué instalar gas natural?

Son muchas las ventajas de instalar gas natural en un inmueble, entre las que se encuentran:

  • El precio del gas natural es uno de los más económicos y estables del mercado.
  • La comodidad al no estar cambiando de envases o llamando para que rellenen el depósito.
  • El gas es un gas muy liviano de forma que, en caso de fuga, asciende de forma rápida evitando peligro de explosión.
  • El hecho de que sea canalizado también evita riesgos que pueden producirse explosiones como en sistemas que requieren de depósito o bombonas.
  • Emite menos cantidad de CO2 y gases nocivos para el medio ambiente.
  • Permite un servicio continuo.
  • Servicio seguro debido al control de las distribuidoras de gas, sistema de canalización y las inspecciones frecuentes de la instalación y la caldera.
  • Alto nivel calorífico, por lo que es un gas de alto rendimiento.
  • No genera olores ni residuos, por lo que no es muy contaminante.
  • Los clientes pueden acogerse a subvenciones para cambiarse al gas natural, o ayudas para disfrutar de descuentos en sus facturas como el Bono Social Térmico.
  • Si se complementa con la calefacción de suelo radiante se consigue una eficiencia muy alta.
Actualizado a
91 198 12 18
Quiero que me llamen