Calderas de biomasa: tipos, precios y ventajas

Caldera de biomasa

Las calderas de biomasa utilizan combustibles naturales para generar calefacción en las viviendas. Descubre si son rentables, los tipos que existen y el precio de su instalación.


¿Qué es una caldera de biomasa?

Caldera de biomasa

Las calderas de biomasa son aparatos que proporcionan solo calefacción o calefacción + agua caliente sanitaria (ACS) mediante la combustión de desechos orgánicos, siendo los más comunes los pellets, la leña, los huesos de aceituna y la cáscara de algunos frutos secos.

Debido al uso de combustible natural, las calderas de biomasa tienen niveles de contaminación muy bajos, por lo que son muy respetuosas con el medio ambiente.

Las calderas de biomasa suelen satisfacer la demanda de bloques de viviendas y casas unifamiliares, siendo instaladas en los garajes o sótanos ya que necesitan de un gran espacio para almacenar el combustible.

También existen aparatos de biomasa que se colocan en el interior de las viviendas, como por ejemplo el salón, que aportan calefacción pero no ACS. Las estufas de biomasa proporcionan calor expulsando aire caliente y, las termoestufas, generan calor conectándose a los radiadores. Las más comunes son las estufas de pellets.

¿Cómo funciona una caldera de biomasa?

Las calderas de biomasa tienen un funcionamiento similar al de cualquier otra caldera: se realiza la quema del combustible y el calor producido se transfiere al agua del circuito mediante un intercambiador de calor. Ese agua llega hasta los radiadores o suelo radiante calentando así la vivienda.

Las calderas de biomasa requieren de un espacio para el almacenamiento del combustible, conocido como silo, que ha de situarse cerca de la caldera. Esta sustrae, mediante un tornillo sinfín o por aspiración, el combustible necesario para la quema según la demanda energética.

  • Partes de la caldera de biomasa
  • Cuerpo de la caldera: armazón que contiene todos los elementos.
  • Cámara de combustión: recibe combustible y oxígeno para generar calor mediante la quema del combustible.
  • Intercambiador de calor: conjunto de placas metálicas que hacen que el calor de la cámara de combustión pase al circuito hidráulico.
  • Sistema de control: parte electrónica que sirve para gestionar el funcionamiento de la caldera.
  • Tornillo sinfín: tubería con un tornillo giratorio que extrae el combustible del silo para llevarlo hasta la caldera.
  • Silo: almacén donde se guarda el combustible.
  • Salida de humos: ventilador y conjunto de tuberías que hacen que los humos procedentes de la combustión sean expulsados al exterior.
  • Depósito de inercia: solo se utiliza en grandes instalaciones. Se suelen utilizar para cubrir grandes variaciones de demanda.

Tipos de calderas de biomasa

Existen diferentes tipos de calderas de biomasa en función del combustible que utilizan, habiendo algunas calderas policombustibles, es decir, que admiten diferentes variedades de biomasa.

Calderas de pellets

  • Las calderas de biomasa a pellets son las más comunes para potencias bajas y medias, es decir, para viviendas unifamiliares.
  • El pellet tiene un elevado poder calorífico
  • Tienen alta eficiencia
  • Están muy estandarizadas

Calderas de leña

  • Se emplean bastante en zonas rurales donde los propietarios disponen de leña en sus fincas.
  • La carga del combustible se realiza de forma manual, por lo que hay que estar muy pendiente.

Calderas de astillas

  • Es un combustible muy barato que se emplea cuando el consumo energético es alto.
  • Necesitan más espacio de almacenamiento que las de pellets además de un buen acceso para el suministro.
  • Necesitan un recogedor especial para sustraer las astillas del silo.
  • Grado de estandarización medio.

Calderas de huesos de aceituna

  • Gran cantidad de recurso autóctono en España.
  • Coste del combustible bajo porque es un subproducto.
  • La carga de combustible es automática
  • Tiene un poder energético alto.
  • Produce más ceniza que el pellet.

El precio de la biomasa es bastante estable, pues no depende de mercados internacionales como sucede con los combustibles fósiles. Dependiendo del tipo de combustible encontramos precios más o menos económicos.

Precio y valor energético del combustible de las calderas de biomasa
Combustible Precio kWh/kg
Pellet 210-250 €/t 4,7 – 5,3
Leña 90-130 €/t 4,0 – 4,5
Astillas 70-90 €/t 2,8 – 4,4
Huesos de aceituna 120-150 €/t 5,0 – 5,3

t = tonelada

Calderas de biomasa: precio

El precio de las calderas de biomasa depende de varios factores como el tipo de combustible que utilizan, los materiales de fabricación, si sirven solo para calefacción o son mixtas (calefacción y ACS) y la tecnología que incorporan.

Las calderas de biomasa que solo prestan servicio de calefacción tienen un coste inferior a las calderas mixtas, situándose en un rango de precios que comienza en los 1.200 € en su gama más baja.

Precio calderas de biomasa "solo calefacción"
Caldera Precio Tipo Potencia (kW)
Baxi P 30- 4 elem 1.230 € Leña, carbón o pellets 14,9
Ferroli SFL 3 1.615 € Leña, carbón o pellets 22
Domusa BIOCLASS IC 12 2.964 € Pellets y aceitunas 12

La caldera Domusa BIOCLASS IC 12 cuesta el doble que las otras porque ya viene con depósito de almacenamiento para el combustible y sistema de alimentación mediante un tornillo sinfín.

En la siguiente tabla mostramos una selección de las mejores calderas de biomasa con función de calefacción y agua caliente sanitaria.

Precio calderas de biomasa "calefacción + ACS"
Caldera Precio Tipo Potencia (kW)
Baxi CBP 18 Matic 3.586 € Pellets 18,7
Domusa PACK UNIT BC 18 BT DUO 150 3.888 € Pellets 18
Ferroli CARINA AT 18 4.166 € Pellets 19

Cálculo de potencia para una caldera biomasa

Es importante elegir una caldera de biomasa con la potencia adecuada para nutrir al inmueble a calefactar, ya que un exceso de kW hace que se consuma más de lo necesario y, una falta de potencia implica que el aparato no va a poder responder ante toda la demanda de energía.

En la elección de la potencia influyen fundamentalmente 3 factores:

  • Metros cuadrados de la vivienda
  • Aislamiento térmico
  • Zona climática

En la siguiente tabla mostramos los vatios de potencia necesarios para calefactar 1 m2 teniendo en cuenta la zona climática y el aislamiento térmico de la vivienda.

Potencia necesaria para calderas de biomasa (W/m2)
Clima Buen aislamiento Mal aislamiento
Cálido 72 84
Suave 75 87
Frío 81 93
Muy frío 90 105

Así, una vivienda de 70 m2 con un mal aislamiento térmico situada en una zona fría necesita una caldera de biomasa de unos 93 W/m2 * 70 m2 = 6,5 kW.

Instalación de una caldera biomasa

Una vez sabemos el tipo de caldera de biomasa que queremos y la potencia que va a utilizar hay que proceder con la instalación de la misma. Para ello es necesario tener en cuenta los condiciones de seguridad y de funcionamiento que requiere la caldera:

Características de la sala de calderas

Las calderas de biomasa, al igual que sucede con las calderas de gas, deben cumplir con los requisitos que establece el Reglamento de instalaciones térmicas en edificios (RITE).

Cuando se trata de calderas de biomasa de más de 70 kW, deben alojarse en una sala de calderas. Esta sala debe cumplir las siguientes características:

  • La altura mínima de la sala ha de ser 2,5 m, dejando un margen de 0,5 m con las tuberías.
  • Las tomas de ventilación deben comunicarse con el exterior y no con otra sala cerrada.

Sistemas de almacenamiento y alimentación

Cuando se trata de edificios de nueva construcción, la sala de calderas y el sistema de almacenamiento deben estar en estancias diferentes. En edificios existentes, donde esto no puede llevarse a cabo, debe levantarse una pared divisoria para separar la caldera del almacenamiento, debiendo estar la pared como mínimo a 70 cm de la caldera de biomasa.

Almacenamiento para calderas de biomasa

En edificios nuevos, el almacén destinado al aprovisionamiento de combustible debe tener la capacidad de cubrir al menos la demanda de 2 semanas de consumo funcionando al máximo.

almacenamiento con obra para calderas de biomasa

Los sistemas de almacenamiento se dividen en: realizados mediante obra y prefabricados. Los prefabricados son más comunes en instalaciones pequeñas como las de pellets o aceitunas, mientras que las de obra son usuales en grandes calderas de biomasa con astillas.

Los almacenamientos de obra pueden tener el suelo inclinado o en horizontal. Se suelen realizar inclinados, pues se recoge mejor el combustible para llevarlo a la caldera. Cuando no hay espacio suficiente se instalan con suelo horizontal.

Dimensionado del Silo

Cuando queremos saber las dimensiones que ha de tener el silo para una caldera de biomasa debemos tener en cuenta los siguientes factores:

  • La demanda térmica
  • El tipo de combustible de biomasa (cada uno tiene un volumen diferente)
  • El espacio del que disponemos
  • La capacidad del camión que recarga el silo.

Cuando el espacio existente para el silo es pequeño, recomendamos optimizar el espacio mediante un suelo horizontal con rascador hidráulico en lugar de instalar un suelo inclinado que reduce la capacidad de almacenamiento.

Los silos nuevos deben cumplir uno de estos 3 requisitos en cuanto a capacidad de carga:

  • Cubrir una demanda de 2 semanas de consumo máximo (es el mínimo exigido por el RITE)
  • Cubrir una temporada de funcionamiento normal, para solo rellenar el silo una vez al año.
  • 1,5 veces el volumen del camión de suministro. Así, cuando aún tenemos combustible podemos recibir la carga completa del camión y no necesitamos que venga más veces incrementando el coste.

Salida de humos

La salida de humos debe realizarse por la cubierta del edificio y nunca una salida horizontal a fachada como en las calderas de gas. Además, debe contar con un registro en forma de "T" para retirar los residuos y realizar las inspecciones.

El diámetro de los tubos de salida de humos de las calderas de biomasa suele ser superior al de las calderas de gas, ya que debido a la humedad de la biomasa también sale mayor cantidad de vapor de agua de la combustión. La longitud máxima de los tubos debe ser la indicada por el fabricante de la caldera.

¿Cuál es el rendimiento de una caldera de biomasa?

Las calderas de biomasa tienen un rendimiento que se encuentra entre el 75% y el 90%, es decir, de toda la energía que aporta el combustible, la caldera es capaz de aprovechar esos porcentajes. El resto se escapa en forma de humo.

Son bastante menos eficientes que las calderas de condensación de gas, que reaprovechan el calor contenido en el humo consiguiendo un rendimiento de hasta un 109%.

Si bien es cierto que existen calderas de biomasa de condensación, su precio es demasiado alto pues se trata de una tecnología reciente.

¿Calderas de biomasa o de gas natural?

Las calderas de biomasa son una gran alternativa para los lugares donde no llega la red de gas natural. Si esta llega a la zona, recomendamos instalar gas natural debido a las siguientes ventajas:

 Precio de la caldera

Las calderas de biomasa que disponen de calefacción y ACS ascienden a más de 3.000 € mientras que podemos encontrar calderas de condensación de gas natural por menos de 1.000 €. En esta selección te mostramos las mejores calderas de condensación de gas.

Nuestros asesores energéticos le ayudarán en todo el proceso de instalación

Presupuesto gratis 91 198 12 18

 Rendimiento

Las calderas de biomasa tienen un rendimiento de un 75% a un 90% en su gama más alta. En cambio, la eficiencia de las calderas de condensación es de hasta el 109% lo que supone un ahorro de combustible.

 Espacio

Las calderas de biomasa ocupan un área considerable ya que necesitan almacenar el combustible, mientras que las calderas de gas no ocupan apenas espacio ya que el combustible llega a presión desde la red de distribución.

 Comodidad

Tener calefacción por biomasa implica tener que estar pendiente de la cantidad de combustible de la que se dispone y de la necesidad de contactar con el distribuidor para reponer la carga. En cambio, el gas natural es bastante más cómodo en ese sentido, el usuario se olvida del suministro pues es continuo.

 Contaminación

Si bien es verdad que el gas natural es el combustible fósil que menos contamina, los pellets tienen una tasa de emisiones inferior a la del gas natural, convirtiéndolos en una fuente de energía muy ecológica.

Actualizado a
91 198 12 18
Quiero que me llamen