Precio del gasóleo para calefacción: tipos de gasoil, instalación y evolución

Precio Gasoil calefacción

La calefacción de gasoil es una de las más comunes en España. Conoce el precio del gasóleo para calefacción, cómo realizar la instalación y las alternativas para cambiar a otras energías más eficientes.


Precio del gasoil para calefacción

El precio del gasóleo varía cada día y tiene un coste diferente en cada comunidad autónoma.

Precio del gasoil para calefacción hoy
CCAA Más barato Precio medio Más alto
Andalucía 0,6780 € 0,7120 € 0,7330 €
Aragón 0,6210 € 0,6540 € 0,6760 €
Asturias 0,7820 € 0,7820 € 0,7820 €
Baleares 0,8290 € 0,8290 € 0,8290 €
Cantabria 0,7560 € 0,7560 € 0,7560 €
Castilla y León 0,6800 € 0,7400 € 0,7750 €
Castilla la Mancha 0,6180 € 0,6920 € 0,7440 €
Cataluña 0,6700 € 0,7340 € 0,7910 €
Comunidad Valenciana 0,7060 € 0,7330 € 0,7680 €
Extremadura 0,6690 € 0,7170 € 0,7650 €
Galicia 0,7570 € 0,7750 € 0,7980 €
Madrid 0,7930 € 0,7930 € 0,7930 €
Murcia 0,7310 € 0,7310 € 0,7310 €
Navarra 0,6400 € 0,6400 € 0,6400 €
País Vasco 0,8110 € 0,8170 € 0,8270 €
La Rioja 0,7000 € 0,7000 € 0,7000 €

Precios actualizados cada semana. Para obtener más información sobre precios consultar aquí.

Aunque el precio del gasoil para calefacción está protegido y solía ser bastante bajo, en los últimos años sufrió un aumento constante, llegando a situarse en 0,969 € el litro de gasoil. Para alegría de los consumidores, desde 2019 el coste ha bajado hasta un precio medio en España de 0,87 € el litro de gasóleo C en 2020.

  • Entre las comunidades autónomás donde el precio del gasoil es más caro encontramos a Baleares, cuyo precio se sitúa en 0,8290 € por litro.
  • Por otro lado, la Castilla la  Mancha tiene actualmente el precio del gasoil C más económico, costando 0,6180 € el litro.
Precio de la calefacción por gasoil en 2020
Capacidad del depósito de gasoil Precio por llenar el depósito de gasoil
500 litros 435 €
700 litros 609 €
1.000 litros 870 €

El consumo de gasoil en una vivienda depende de muchos factores, como el tamaño o aislamiento del inmueble, el tipo de caldera, su mantenimiento y la temperatura deseada.

Aún así, con una caldera de gasoil común de 20.000 Kcal/h y con un funcionamiento diario de 6 horas, se estima que el consumo medio sería de 11,2kg de gasóleo al día. Esta cantidad equivaldría a 9,52 litros, ya que cada litro de gasóleo C pesa 0,850kg.

Por lo tanto, si nuestra vivienda de ejemplo tuviera un depósito de 500 litros, tardaría en gastar su capacidad de gasoil en 52 días, lo que supondría un gasto de gasoil de 8,36 € al día.

Solicita un presupuesto 100% personalizado para tu vivienda o negocio

Presupuesto gratis

Evolución del precio del gasóleo para calefacción

El precio del gasóleo ha aumentado gradualmente en todas las comunidades españolas. En el año 2010, el gasoil se situaba con un precio medio en toda España de 0,60 €/litro mientras que, como comentamos, en 2020 la media se sitúa en 0,87 €/litro.

Evolución precio gasóleo calefacción

Gasoil para calefacción

La calefacción de gasoil es una de las opciones más comunes en las viviendas a las que no llega la red de distribución de gas natural. Para la instalación de calefacción de gasóleo es necesario elegir el modelo de caldera de gasoil con la potencia más adecuada para el domicilio en cuestión.

El gasoil o gasóleo es un hidrocarburo que se consigue en el proceso de destilación del petróleo, que consiste en calentar el petróleo crudo y extraer de este sus derivados. Cada derivado tiene un número de átomos de carbono diferente, por lo que su densidad y punto de ebullición son distintos.

Así, cuando calentamos el petróleo podemos extraer en el siguiente orden, de forma más sencilla a más compleja, los siguientes derivados: resíduos sólidos, ceites y lubricantes, gasóleo, queroseno, gasolinas, disolventes y gases licuados del petróleo (GLP).

Podemos apreciar que el refinado de gasóleo es más sencillo que el de la gasolina, de ahí que el precio de gasoil para calefacción sea menor que el de la gasolina. Existen diferentes tipos de gasoil según su utilidad:

  • Tipos de gasoil
  • Gasóleo A: utilizado para los vehículos de automoción, ya que permite reducir el consumo y las emisiones contaminantes, así como proteger el motor y evitar que se solidifique a bajas temperaturas.
  • Gasóleo B: empleado para maquinaria agrícola o embarcaciones, ya que contiene más parafina que el gasóleo A y su mezcla de aditivos es más pobre. También es usado para calefacción. El precio del gasóleo B es menor pues cuenta con menos impuestos que el de tipo A.
  • Gasóleo C: es concebido para generar calor, por lo que es el gasoil que generalmente se utiliza para calefacción. Contiene más azufre y cetano que los otros tipos de gasóleo por lo que su uso está prohibido en cualquier tipo de vehiculo. Es el gasoil más barato y cuenta con aditivos específicos para las calderas.

A pesar de que el gasóleo C es el tipo de gasoil más utilizado en el ámbito doméstico por su bajo precio, el gasóleo B también es vendido para calefacción. Por ejemplo, Carrefour ofrece gasóleo B y C para calefacción, descontado un 3% de lo gastado en gasoil en en el precio de la compra en el supermercado.

Instalación de calefacción de gasoil

La instalación de la calefacción de gasoil debe realizarla, al igual que las de gas natural, una empresa autorizada que tenga la certificación del RITE (Reglamento de Instalaciones Técnicas en Edificios). De este modo, podemos asegurarnos que la instalación contará con todas las medidas de seguridad y eficiencia necesarias.

Al realizar la instalación o cambiar tu caldera de gasóleo, deberás tener en cuenta los aspectos referentes al consumo, como la potencia de la caldera, de los radiadores y el aislamiento de la vivienda.

Precio de una instalación de calefacción gasoil
Tipo de instalación Precio
Instalación de calefacción de gasoil en vivienda 2.500 €
Instalar caldera de gasoil en comunidad de vecinos 7.500 €
Instalación caldera de gasóleo atmosférica 4.500 €
Instalar caldera de gasoil estanca 2.500 €
Instalar caldera de gasóleo de condensación 2.600 €

Precios aproximados. El precio final depende de las características del edificio y de la empresa instaladora.

La instalación de calefacción de gasoil requiere de una caldera específica para este combustible, un depósito de gasóleo, un circuito de tuberías y radiadores. La gran diferencia del gasoil con respecto al gas natural es que para este sistema de calefacción se necesita un depósito requiriendo que la distribuidora se desplace para abastecerlo. En cambio, el gas natural tiene un sistema de canalización que permite disponer del combustible de forma continua.

El sistema de calefacción de gasoil funciona inyectando el combustible desde desde el depósito hasta la caldera, una vez en esta se quema calentando el agua que circula por el sistema. Gracias a una bomba que incorpora la caldera, el agua se distribuye mediante cañerías por todos los radiadores del hogar volviendo de nuevo a la caldera y formando así un circuito cerrado.

Nuestros asesores energéticos le ayudarán en todo el proceso de instalación

Presupuesto gratis 91 198 12 18

La instalación de la calefacción de gasoil requiere una obra que será más o menos tediosa en función de las características del edificio o vivienda, pudiendo llevar varios días de trabajo. En caso de que solo sea necesario renovar la caldera, su montaje podrá realizarse en un día.

Depósitos de gasoil

Para poder usar una caldera de gasoil es necesario tener un depósito de gasóleo en la vivienda. La capacidad y el tipo de depósito viene marcado por el Reglamento de Instalaciones petroliferas.

Los depósitos de gasoil de pared simple suelen tener una capacidad de entre 500 y 3.000 litros. Según la cantidad de combustible que pueden almacenar necesitan de un sistema distinto de recogida en caso de fuga. Así, se disponen los siguientes sistemas de seguridad según la capacidad del tanque:

  • Depósitos de gasoil con menos de 1.000 litros: deben disponer de una bandeja de recogida que suponga el 10% de la capacidad del depósito de gasoil.
  • Depósitos de gasoil con más de 1.000 litros: tienen que contar con un cubeto que pueda almacenar el 100% del carburante.

Los depósitos de gasoil de pared doble cuentan con un depósito interno y uno externo que tiene la misma capacidad para retener el combustible en caso de fuga. Este tipo de depósito de gaosil no necesita cubeto o bandeja porque ya dispone de sistema de almacenado de emergencia, de forma que se puede instalar directamente en el suelo.

En edificios de vecinos se limita a 400 litros la capacidad de los depósitos de gasoil, siempre que estos sean para uso exclusivo de calefacción y/o ACS. Esta capacidad puede ampliarse a 800 litros siempre que los depósitos de gasoil cuenten con un cubeto que pueda almacenar el 100% de la capacidad del tanque.

Los depósitos de gasoil deben ser inscritos en el registro de establecimientos industriales de la comunidad autónoma. Necesitando documentación diferente en función de la capacidad del depósito de gasoil:

  • Más de 5.000 litros (exterior del edificio): proyecto técnico y certificado de obra.
  • Más de 3.000 litros (interior del edificio): proyecto técnico y certificado de obra.
  • Entre 1.000 y 5.000 litros (exterior del edificio): memoria resumida y croquis.
  • Entre 1.000 y 3.000 litros (exterior del edificio): memoria resumida y croquis.
  • Menos de 1.000 litros: no necesitan ser inscritoss.

Si se decide enterrar el depósito de gasoil, este deberá contar con un sistema de detección de fugas como un cubeto con tubo buzo o un doble pared con detección de fugas. Si por el contrario, se instala el depósito de gasoil en la superficie, deberá contar con un sistema antigolpes.

La distancia mínima entre el depósito de gasoil y la caldera debe ser de 1 metro o en su defecto 0,5 metros con un muro de separación entre ambos.

Alternativas a la calefacción de gasoil

La energía principal para generar agua caliente y calefacción en España es el gas natural, aunque su red de distribución no está disponible en todo el territorio. Este es el principal motivo por el que muchas viviendas necesitan utilizar otro suministro como el gasoil, la energía eléctrica o el gas propano, aunque su precio sea más elevado.

 Calefacción con gas natural

Si la red de distribución de gas natural está disponible en tu zona, podrás realizar un cambio de caldera de gasoil a una de gas natural para ahorrar en tus facturas. El único obstáculo para esto es la inversión para una nueva instalación. Por ello, algunas comunidades autónomas ofrecen el Plan Renove de calderas, una subvención que ofrece descuentos en el cambio a una caldera de condensación con gas natural, retirando así las instalaciones de gasoil, un combustible más contaminante.

Además, el precio del gasoil es más elevado que el del gas natural y se tiene que pagar antes del consumo para poderlo almacenar, mientras que el gas natural se paga una vez consumido mediante la factura bismestral de gas natural.

 Calefacción con gas propano

Otra opción a tener en cuenta es el gas propano: presenta características muy similares a las del gas natural, por lo que es una de las alternativas más populares.

El propano es más eficiente que el gasoil y aunque su precio también ha ido en aumento no ha sido de forma tan drástica, por lo que continúa siendo una opción más económica en todos sus tipos de distribución: envasado, a granel o de forma canalizada.

 Calefacción eléctrica

Por su parte, utilizar calefacción eléctrica es una opción muy cómoda ya que permite un servicio ininterrumpido y apenas requiere instalación. Sin embargo, hay que tener en cuenta que es el suministro de energía más cara del mercado.

 Aerotermia

La Aerotermia es capaz de generar agua caliente, calefacción y refrigeración en un inmueble. Para su funcionamiento utiliza un pequeño porcentaje de electricidad y, principalmente, la energía del aire para convertirla en climatización, lo que la convierte en la fuente de energía más eficiente de todas.

Actualizado a
91 198 12 18
Quiero que me llamen