Se encuentra usted aquí

 

Instalación y tipos de calefacción para vivendas y negocios


El sistema de calefacción es un elemento fundamental en nuestro día a día, que además influirá en nuestra economía, por lo que es importante tomar una buena decisión acerca del tipo de calefacción que vamos a elegir.

¿Cuáles son los diferentes sistemas de calefacción que existen?

Hoy en día existen distintos sistemas de calefacción en función del combustible empleado y la forma de transformarlo en energía calorífica. Para poder tomar la mejor decisión, veamos los diferentes tipos de sistemas y sus ventajas e inconvenientes.

Calefacción de gas natural

La calefacción de gas natural es el sistema más cómodo, seguro y económico. Al tratarse de un circuito individual, el usuario puede elegir cuando quiere encender y apagar el sistema, así como la temperatura deseada.

El sistema de calefacción de gas natural permite evitar los cambios drásticos de temperatura y mantener una misma sensación en todas las estancias. El gas natural es, además, una de las energías más económicas y es respetuosa con el medio ambiente.

¿Cuánto cuesta instalar la calefacción de gas natural?

Para contar con un sistema de calefacción de gas natural es necesario instalar una caldera de gas y un sistema de radiadores para distribuir el calor por toda la vivienda. El coste de la instalación dependerá de varios factores:

  1. La Instalación Receptora Común (IRC). Instalación necesaria para que el edificio disponga de suministro de gas natural y, posteriormente, la Instalación Receptora Individual (IRI) necesaria para que llegue gas natural a cada vivienda.
  2. Alta de gas.Acción necesaria para activar el suministro de gas natural. El alta de gas tiene un coste asociado y es el mismo independientemente de la compañía con la que se contrate.
  3. Instalación de la caldera de gas. Elemento imprescindible para disfrutar de gas natural, hay diferentes tipos y el coste de la instalación dependerá de la necesidad de realizar obra en la vivienda.
  4. Instalación del sistema de radiadores. Para contar con calefacción en todas las estancias de la vivienda. La instalación de un sistema de radiadores oscila entre los 900€ y los 2.000€.

Calefacción de gasoil

La calefacción de gasoil funciona calentando el agua en un caldera, usando el gasoil como combustible. El gasoil es un hidrocarburo descendiente del petróleo y cuenta con un poder calorífico muy alto.

Para poder emplear este sistema debemos contar con un depósito de gasoil en la vivienda. Esto le convierte en un sistema más peligroso, además de ser una de las energías más contaminantes. Este tipo de suministros únicamente son posibles en viviendas unifamiliares ya que dentro de un piso no está permitido instalar un depósito de gasoil.

Calefacción eléctrica

La calefacción eléctrica es uno de los sistemas más empleados actualmente puesto que prácticamente no necesita instalación, es muy limpia y destaca por su comodidad.

Aunque dentro de la calefacción eléctrica existen varios tipos, el más básico y fácil consiste en repartir radiadores eléctricos por la vivienda. Sin embargo, el más empleado seguramente es el que utiliza acumuladores de calor para caldear la vivienda.

En contrapunto, este tipo de sistema de calefacción eléctrica supone un coste mucho más elevado para el consumidor al depender al 100% de electricidad.

Calefacción de gas propano

La calefacción de gas propano, junto con el gas butano, es uno de los sistemas más empleados, sobretodo en las zonas en las que aún no hay suministro de gas natural.

El gas propano destaca por su alto poder calorífico y por su económico precio en comparación con la electricidad o el gasoil. La calefacción de gas propano se puede suministrar de forma diferente:

  • Envasado. A través de bombonas de propano.
  • A granel. Un camión cisterna se encarga de abastecer un depósito instalado en la vivienda.
  • Canalizado. Red de canalización que abastece a las viviendas con gas propano desde un depósito central. Sistema que se emplea para las comunidades de propietarios.

Calefacción de gas butano

El sistema de calefacción de gas butano se distribuye a través de bombonas con este tipo de energía. El gas butano ofrece una alternativa mucho más económica que la electricidad o el gasoil para aquellas zonas en las que aún no hay red de distribución de gas natural.

La calefacción de gas butano ofrece diferentes opciones para calentar una vivienda pues cuenta con aparatos tanto fijos como portátiles.

Los mayores inconvenientes de este sistema de calefacción de gas butano consisten en que una vez que se termina la bombona, el usuario se queda sin suministro, teniendo que sustituir por una bombona nueva con mucha frecuencia, sin olvidar que se trata de una energía más peligrosa.

Calefacción a partir de biomasa

El modelo de calefacción a partir de biomasa es un alternativa ecológica y eficaz para calentar la vivienda.

Las calderas de biomasa se alimentan con residuos orgánicos, en especial de pellets, un material de gran poder calorífico fabricado a partir de serrín natural y virutas procedentes de los desperdicios de serrerías y carpinterías.

Si bien es cierto que la instalación inicial de la caldera de biomasa será más elevada que otras energías, a posteriori proporcionan un importante ahorro económico en el gasto mensual.

Calefacción por bomba de calor

La calefacción por bomba de calor es una de las alternativas más empleadas de la calefacción eléctrica y de un sistema con elevada eficiencia energética. Esto se debe a que la bomba de calor tiene la capacidad de suministrar más energía útil, en forma de calor, de la que utiliza para su funcionamiento.

La calefacción por bomba de calor alcanza rápidamente la temperatura marcada por el termostato, pero el calor no se reparte homogéneamente por la vivienda y se dispersa de forma muy rápida.

Calefacción de suelo radiante

Dentro del sistema de calefacción eléctrica encontramos una de sus mejores alternativas: la calefacción de suelo radiante. Este sistema es uno de los métodos más novedosos para proporcionar calor en una vivienda. Su funcionamiento se basa en tubos o cables que distribuyen calor, instalados por debajo del suelo de la vivienda.

Este sistema requiere de una inversión inicial importante pues su instalación supone una obra completa en el suelo de la vivienda. Una vez instalado, la calefacción de suelo radiante es un sistema que permite distribuir el calor de forma homogénea y uniforme en todas las estancias.

Sistemas de calefacción para viviendas unifamiliares

Cada sistema de calefacción ofrece alternativas para una vivienda unifamiliar. Todos cuentan con ventajas e inconvenientes, pues lo que hay que buscar es el que mejor se adapte a cada usuario.

Si elegimos un sistema de calefacción por gas natural para una vivienda unifamiliar, debemos tener en cuenta:

  • Si la vivienda dispone de zona exterior o jardín entre el contador y la caldera de gas, en ocasiones será necesaria una reforma para soterrar parte de la instalación.
  • En función del tamaño de la viviendas será necesaria una recirculadora que ayude a distribuir el agua caliente por todas las estancias.

Calefacción central en comunidades de vecinos

La calefacción central es un sistema por el que una comunidad de vecinos dispone de un mismo suministro de calefacción por gas natural.

Este sistema cuenta con una instalación comunitaria para todo el bloque, es decir, no es necesario que cada vecino cuente con su caldera de gas. Este hecho implica un ahorro en el coste del mantenimiento de la caldera de gas, pues es asumido por todo el grupo de usuario.

El encendido y apagado de un sistema de calefacción central viene determinado por la comunidad de vecinos, lo que supone, en muchas ocasiones, un derroche energético.

Instalar calefacción en negocios

La elección del tipo de calefacción para un negocio es una decisión muy importante y que dependerá de varios factores.

Así, tendremos que tener en cuenta por un lado las características de los diferentes sistemas de calefacción unidas a las del propio negocio.

La calefacción eléctrica asegura la facilidad de la instalación, pues solo es necesario contar con radiadores, pero en contraposición, el precio de consumo será mucho más elevado.

Por otro lado, el sistema de calefacción por gas natural garantiza una distribución uniforme del calor así como una abastecimiento ilimitado.

¿Cuáles son los elementos necesarios para instalar calefacción?

La elección del tipo de sistema de calefacción va a determinar las necesidades propias de instalación de cada uno de ellos.

  1. Calefacción eléctrica
    • Instalación sencilla y económica.
    • Conectar radiadores a la corriente eléctrica.
    • Precio de consumo elevado.
  2. Calefacción gas natural
    • Necesidad de contar con la Instalación Receptora Común (IRC) e Instalación Receptora Individual (IRI).
    • Instalación caldera de gas natural y radiadores.
    • Mayor rendimiento y precio económico.
    • Suministro ilimitado.
  3. Calefacción de gasoil o calefacción por butano.
    • Instalación fácil, sencilla y sin costes elevados.
    • Uso limitado a la cantidad disponible de la bombona.

Instalar caldera de gas

Para disfrutar del sistema de calefacción por gas natural debemos contar con una caldera de gas natural. La instalación de la caldera de gas debe realizarse por parte de un instalador profesional autorizado.

Para ello, podemos contactar con la distribuidora de gas de la zona o con una empresa instaladora especializada.

Además del propio aparato en sí, será necesario conectarlo a la red de distribución y para ello debemos contar con el Certificado de Instalación de gas que registra que la instalación se ha realizado de forma correcta.

¿Cuánto cuesta instalar una caldera de gas natural?

El coste que supondrá está instalación dependerá de la empresa o instalador que vaya a realizar la instalación, pero siempre es recomendable solicitar presupuestos previos para conseguir el mejor precio.

Muchas empresas instaladoras incluyen el coste de la instalación en el precio final de la caldera, pero sino, deberemos contar con un coste extra que supondrá la instalación. Cuando solicitamos presupuestos para la instalación de la caldera de gas tendremos que tener en cuenta varios condicionantes previos:

  • Es necesario contar tanto con la IRC y la IRI. En caso contrario, será necesario realizarlas por lo que aumentarán los costes.
  • Si la instalación de la caldera de gas se va a realizar en una vivienda unifamiliar la estructura particular de este tipo de vivienda, con espacios exteriores, pueden aumentar los costes de la instalación.

Instalar un termostato a la caldera

En casi todas las calderas de calefacción existe la posibilidad de instalar un termostato, un dispositivo de control para la caldera que proporcionará muchas ventajas.

Los termostatos cuentan con un panel de control desde donde manejar el encendido y apagado de la caldera, así como establecer la temperatura de la misma.

Esto permitirá un uso más responsable y controlado de la energía lo que supondrá un importante ahorro económico.

Para instalar un termostato inalámbrico, es necesario un receptor en la caldera y un emisor que se encontrará en la estancia desde donde deseamos controlar la caldera.

¿Cómo instalar radiadores de agua para calefacción?

El sistema más habitual en viviendas es a través de radiadores de agua para la calefacción. Así, los radiadores de agua tienen un sencillo funcionamiento: mediante un generador, el agua caliente circula por el interior de los radiadores, recorriendo un circuito cerrado.

El radiador más común es el de aluminio porque es de los más económicos. Existen radiadores de otros materiales como cobre o hierro, que aumentan su rendimiento pero tienen un coste mucho más elevado. Existen dos tipos de instalaciones:

  • Bitubo o instalación en paralelo. El radiador tiene la entrada de agua caliente en la parte superior y la salida de agua fría en la parte inferior, de esta manera, se asegura que el agua caliente atraviesa todo el radiador.
  • Monotubo o instalación en serie. La entrada de agua caliente y la salida de agua fría se encuentran en la misma llave. Hay que asegurarse que el agua caliente recorre todo el radiador, de lo contrario no se calentará la totalidad del radiador y perderá efecto.

¿Cuánto cuesta instalar radiadores para la calefacción?

Los radiadores de agua para la calefacción son muy habituales para sistemas de calefacción en viviendas. Permiten distribuir el calor de forma uniforme colando varios radiadores en las diferentes estancias.

A la hora de instalar este tipo de calefacción tenemos que tener muy presente sus importantes ventajas:

  • Efecto casi inmediato porque se calientan muy rápido.
  • Son duraderos.
  • Numerosos diseños y materiales para adaptarlos a la estética más personal de la vivienda.

El coste medio de instalar un sistema de radiadores varía entre 900€ y 1.300€ en función de los materiales y las características propias de cada instalación.

Tipos de radiadores para la calefacción

Existen diferentes modelos de radiadores para la calefacción en función de los materiales empleados o el diseño específico de cada uno. Los tipos de radiadores más habituales son los siguientes:

Tipo de radiador Características Capacidad de respuesta
Radiadores de panel de acero Formados por paneles de chapa, muy económicos. Su parte frontal puede ser lisa o acanalada. Velocidad de respuesta muy rápida.
Radiadores de aluminio Son de los más empleados pues cuentan también con una rápida respuesta. Ligeros, su parte frontal puede ser abierta o cerrada y tienen muy buena resistencia a la corrosión. Velocidad de respuesta muy alta.
Radiadores de hierro fundido Estética vintage o clásica, con un coste bastante elevado. Velocidad de respuesta es media.
Radiadores de diseño Actualmente no paran de surgir nuevos modelos de radiadores con multitud de diseños basándose en tubos de acero soldados. Velocidad de respuesta bastante alta.
Radiadores toalleros Formados por tubos de acero con un diseño vertical pensado para utilizar en el baño. Velocidad de respuesta alta.

Ventajas y desventajas de los diferentes tipos de calefacción

Los diferentes sistemas de calefacción cuentan con numerosas ventajas y desventajas en función de las necesidades o características propias de cada instalación y cada usuario. Analizando cada sistema de calefacción estas son sus principales características:

Tipo de calefacción Ventajas Desventajas
Calefacción eléctrica
  • Instalación económica
  • Poco mantenimiento
  • Energía limpia y segura
  • Alto consumo para alcanzar temperatura
  • Elevado coste de electricidad
Calefacción de gas natural
  • Suministro ilimitado.
  • Distribución del calor uniforme.
  • Coste más económico del consumo.
  • Sistema seguro.
  • Coste de la instalación
  • Mayor necesidad de mantenimiento
Calefacción de gasoil o butano
  • Instalación sencilla.
  • Precio económico.
  • Suministro finito en función de depósito o bombona.
  • Sistema poco seguro.
  • Necesidad de un amplio espacio para instalar el depósito.
Calefacción energías renovables
  • Coste de la energía.
  • Sistema muy seguro.
  • Cero emisiones contaminantes.
  • Coste de la instalación.