Cómo reconocer al revisor de gas autorizado

las claves para reconocer al revisor del gas autorizado

Cuando empieza la temporada de otoño/invierno, muchos timadores se acercan a los domicilios particulares haciéndose pasar por revisores del gas. Por esta razón es importante saber reconocer a un revisor de gas autorizado, así como conocer el procedimiento por el que se llevan a cabo las inspecciones de gas pertinentes en cada caso.


las claves para reconocer al revisor del gas autorizado

Antes de conectar la calefacción después de todo el verano apagada, conviene llevar a cabo las comprobaciones necesarias para asegurar su correcto funcionamiento. Si, además, este año te toca pasar alguna de las dos revisiones obligatorias del gas, debes tener claros todos los aspectos que hay que tener en cuenta para evitar estafas y situaciones indeseadas.


¿Por qué un revisor de gas acude a mi domicilio?

El revisor de gas es la persona encargada de realizar las comprobaciones necesarias durante las inspecciones de la instalación de gas y de la caldera. Esta persona debe ser un técnico especializado y autorizado, enviado específicamente para tal cometido por una distribuidora de gas o una empresa instaladora de gas habilitada por el organismo competente.

Si un técnico de gas acude a tu domicilio siempre debe ser por dos razones:

  1. Si tienes una avería en la instalación de gas y has solicitado su reparación.
  2. Si hay que proceder a la revisión o inspección del gas y te han avisado previamente de que el técnico debe acudir a tu domicilio.

Es en este último caso cuando más incertidumbre y recelo suscita la visita del técnico del gas. En estas épocas del año suelen actuar los timadores que buscan engañar a los consumidores de gas.

La inspección del gas es obligatoria tanto por la propia seguridad del inmueble como por la de las personas que habitan o trabajan en él, así como la de sus vecinos. Por eso es responsabilidad del titular del suministro proceder a su realización cuando marca la normativa. Sin embargo, hay que tener en cuenta ciertos aspectos tanto por lo que respecta a la persona que realiza la revisión como por el propio procedimiento si no queremos sufrir situaciones indeseadas.

Saber cómo reconocer a un revisor de gas autorizado y conocer en qué consiste la revisión obligatoria del gas resultan clave para evitar cualquier operación sospechosa.

¿Qué revisiones debe pasar mi instalación de gas?

Todas las instalaciones de gas natural, butano y propano deben pasar una serie de revisiones e inspecciones obligatorias que aseguran su correcto funcionamiento.

Las revisiones obligatorias son:

 Inspección Periódica Obligatoria del Gas

La Inspección Obligatoria del Gas, como su nombre indica, es de obligada realización por parte del Ministerio de Industria. Esta revisión debe llevarse a cabo cada 5 años, 4 en el caso del País Vasco. El objetivo de esta inspección es comprobar el estado general de la instalación, su correcta conservación, la combustión higiénica de los aparatos y la correcta evacuación de los gases de la combustión. Para ello se comprueban los siguientes aspectos:

  • Correcta conexión de los aparatos al suministro de gas
  • Buen estado de las tuberías y la canalización del gas
  • Ausencia de fugas de gas
  • Correcta combustión del gas en todos los elementos de la instalación
  • Correcto funcionamiento de los conductos de evacuación
  • Condiciones de ventilación de los elementos, contadores y la propia habitación
  • Buen funcionamiento de los aparatos conectados al suministro

El resultado de la inspección es un informe que debe certificar si el estado de los equipos es favorable o desfavorable. Este certificado de la instalación de gas es obligatorio para hacer algunos trámites en el contrato de gas, como la contratación de nuevas tarifas o el cambio de comercializadora de gas.

Muchos de los servicios de mantenimiento de gas que ofrecen las comercializadoras incluyen la realización de esta inspección, así como revisiones anuales preventivas para asegurar el correcto funcionamiento de la instalación antes de poner en marcha la calefacción en la temporada de invierno.

 Revisión de la caldera

La revisión obligatoria de la caldera debe hacerse cada 2 años. En este caso, es el propio consumidor el que debe ponerse en contacto con una empresa autorizada para realizar las comprobaciones.

Esta inspección consiste en el análisis de estanqueidad de la caldera, así como del correcto funcionamiento tanto de la combustión del gas como de los conductos de evacuación de los productos derivados.

Si durante la inspección se detectara alguna anomalía, el técnico debe proponer las soluciones al problema y hacer un presupuesto al cliente. En caso de que se trate de una caldera antigua, te recomendamos que estudies la posible sustitución directa por una caldera de condensación, mucho más eficiente.

Las calderas de condensación son más caras, pero hay numerosas subvenciones que ayudan a sufragar su compra e instalación, como los Planes Renove de Calderas. Además, algunas compañías de gas también ofertan descuentos y ventajas al hacer el cambio a la caldera de condensación con ellas. Con estas calderas es posible ahorrar en las facturas del gas significativamente, por lo que aunque la inversión se amortice a medio plazo, sale rentable.

La normativa fija el periodo obligatorio de revisión de la caldera como bianual, pero es recomendable hacer una revisión preventiva todos los años, de forma que pueda comprobarse el buen estado de la caldera, el contador asociado, etc.

¿Cuánto cuestan las revisiones del gas?

El precio de las revisiones del gas varían según sean de un tipo u otro.

La Inspección Periódica Obligatoria del Gas tienen un precio fijado por la Comunidad Autónoma en la que esté ubicado el punto de suministro. Además, este coste puede ser diferente si se trata de una instalación de gas natural o de gas licuado del petróleo (butano o propano).

Por otro lado, el precio diferenciará si es una inspección de una Instalación Receptora Individual (la de una vivienda unifamiliar) o de una Instalación Receptora Común (en comunidades de vecinos y edificios). El tipo de tarifa de acceso de gas también puede influir en el importe que haya que abonar por la revisión.

Precios de la revisión de gas por Comunidad Autónoma
  Instalación Receptora Individual Instalación Receptora Común
Comunidad Autónoma Gastos de Gestión* Coste de la inspección Coste de la inspección
Cataluña 15'49€ 35'52€ 56'69€
Valencia 15'49€ 38'03€ 11'34€
Madrid 15'49€ 35'67€ 10'44€
Andalucía 15'49€ 32'85€ 9'90€
Castilla La Mancha 15'49€ 31'70€ 8'47€
Castilla y León 15'49€ 29'31€ 9'14€
Galicia 15'49€ 41'62€ 93'14€
Navarra 15'49€ 42'24€ 9'99€
La Rioja 15'49€ 26'04€ 6'18€
País Vasco 15'49€ 36'98€ 6'90€
Aragón 15'49€ 42'59€ 9'56€
Asturias 15'49€ 37'08€ 9'28€
Extremadura 15'49€ 35'52€ 77'87€

*Los gastos de gestión deben ser abonados si la revisión se lleva a cabo con una empresa autorizada ajena a la distribuidora.

En el caso de la revisión obligatoria de la caldera, el precio lo marca la compañía que realice la inspección. El coste de esta operación suele rondar los 100€.

Concertar cita para la revisión del gas

La cita para realizar la revisión del gas debe ser concertada con antelación para que el usuario sepa qué día y a qué hora va a acudir el técnico autorizado a su domicilio. La citación puede realizarse de varias maneras:

  1. >
  2. Por notificación de la distribuidora: que se efectuará por correo postal. Una vez recibida, el usuario puede confirmar la habilitación de la compañía para hacer la revisión en el listado de empresas autorizadas por el Ministerio de Industria.
  3. Mediante un aviso en zona común en una comunidad: en ella la empresa informará de qué día se va a proceder a la visita del técnico para hacer la revisión.
  4. Directamente por teléfono: si el usuario prefiere realizar la revisión con una empresa autorizada ajena a la distribuidora, deberá ponerse en contacto directamente con dicha compañía.

Recuerda que, por defecto, la empresa que realizará la revisión será la distribuidora de gas de la zona. Habitualmente, estas avisan por correo postal con la suficiente antelación como para que tengas tiempo de comunicarles que prefieres contratar los servicios de otra compañía.

En cualquier caso, sea la empresa que sea la que va a realizar la revisión, debe comunicar al consumidor la fecha de inspección al menos cinco días antes. De esta forma, si el consumidor no puede estar en la vivienda el día indicado, puede ponerse en contacto con ella por teléfono para concertar una nueva cita si fuera posible.

¿Cómo saber si se trata de un revisor autorizado?

Ante las revisiones de la instalación de gas, una de las principales dudas de los consumidores es cómo reconocer a un revisor de gas autorizado. Y es que cuando se acerca la temporada de invierno, con las operaciones de mantenimiento que ello supone, muchos pícaros aprovechan el momento para engañar a más de uno haciéndose pasar por instaladores de gas.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que un revisor autorizado nunca se presentará en casa sin previo aviso. Si no hemos concertado nosotros la cita directamente con la compañía, la distribuidora de gas de la zona deberá haber indicado la fecha y la hora de la visita del técnico.

Por lo tanto, si alguien se presenta en casa con la excusa de pasar una revisión sin habérnoslo comunicado previamente, ya deberíamos sospechar. En tal caso, si no estás seguro del todo, no le dejes acceder a tu domicilio y llama a la compañía para corroborar la información.

En cualquier caso, hay 3 aspectos que te pueden ayudar a reconocer a un revisor de gas autorizado.

  • >
  • Claves para reconocer al revisor del gas
  • Lleva cosida la insignia de la empresa en el uniforme
  • Tiene la tarjeta de acreditación de la compañía, con su DNI y su número de revisor autorizado
  • Viene el día y a la hora pactada con el departamento de atención al cliente

De estas tres claves, la más importante es la identificación. Cuando el técnico acuda a tu vivienda, antes de empezar pídele su DNI y su número de técnico autorizado. Con estos datos puedes confirmar su identidad con la compañía o a través del listado de técnicos autorizados del Ministerio de Industria.

Si finalmente el técnico procede a realizar la revisión del gas o de la caldera, comprueba que traiga consigo las hojas de reclamación pertinentes, por si hay algún problema durante el procedimiento. En el caso de las instalaciones de gas butano, también debe tener el documento del seguro de responsabilidad civil obligatorio, con el que deben contar todas las empresas instaladoras de gas autorizadas.

NO PAGUES NADA EN EL MOMENTO Todas las inspecciones de gas deben abonarse a través de la factura que te envía la comercializadora. Tanto si realizas las revisiones con tu distribuidora local como con una empresa instaladora independiente, el coste de la operación debe estar incluido en el recibo del gas siguiente a la inspección. Si el técnico te pide que abones una parte del importe en el momento, niégate en rotundo. Si insiste, toma nota de sus credenciales y comunícaselo a la compañía.

Recuerda que toda inspección autorizada debe finalizar con la entrega de un certificado por parte del técnico. Éste es el objetivo de la revisión, saber si la instalación está en buen estado. Para ello, ha de emitirse un certificado que puede resultar favorable o desfavorable.

Si todo está bien, el técnico emitirá firmado y sellado el certificado favorable. Sin embargo, si encuentra algún fallo, deberá indicar en un certificado desfavorable el tipo de avería y si es grave o no. De ello dependerá el tiempo que tienes para subsanarlo, bien sea a través de la propia distribuidora o con cualquier otra compañía autorizada.

¿Qué hacer si me han intentado estafar?

En la mayoría de las ocasiones, los falsos técnicos del gas acuden a domicilios en los que saben que hay personas solas o mayores, que en ocasiones creen a ciegas en lo que les dicen. En estos casos, es muy probable que consigan su objetivo y salgan de la vivienda con algunos euros en el bolsillo (a veces tras cobrar facturas por cientos de euros).

Para evitar esta situación, la primera norma es la de no dejar acceder a la vivienda a ningún técnico que no haya concertado antes la cita. Si aún así, consigue entrar en casa, la mejor forma de evitar que siga adelante con su fechoría es solicitarle su número de DNI y su acreditación. Probablemente, como no la tiene, se apresure a marcharse.

En caso de que se haya salido con la suya y se haya ganado la confianza del consumidor, lo primero que debemos hacer si detectamos que puede tratarse de una estafa es comunicarnos tanto con la distribuidora de la zona como con la policía. A ambos deberemos comunicarle el supuesto nombre de la empresa a la que pertenecía el técnico.

Estos timadores a veces incluso llevan uniforme y documentos falsificados de grandes compañías, por lo que también debe ser un dato a comentar con la distribuidora para que tome precauciones por sí misma.

A partir de ese momento, la policía se encargará de poner sobre aviso al resto de vecinos y se encargará de proceder tal y como refleje la ley.

Actualizado a
91 198 12 18
Quiero que me llamen