Se encuentra usted aquí

Instalación Receptora Individual de Gas IRI

Qué es la IRI

La Instalación Receptora Individual es la instalación de gas necesaria para que cada vivienda pueda acceder al suministro de gas que necesita. La IRI debe hacerla un instalador autorizado y debe cumplir los requisitos de seguridad necesarios para que se emita el certificado de la instalación individual de gas.


¿Qué es la IRI?

La IRI es la Instalación Receptora Individual de gas. Esta es la instalación necesaria para conectar la vivienda al suministro de gas necesario, sea de gas natural, butano o propano.

La instalación individual se realiza dentro de la propia vivienda, y consiste en colocar el circuito de tuberías suficiente y necesario para cubrir la demanda energética de la vivienda. Esto implica tanto el tendido de la infraestructura como la colocación de cada uno de los puntos de servicio que se requieren para conectar el equipamiento: cocina, caldera para agua caliente sanitaria, calefacción...

Por lo general, se habla de IRI cuando hace falta hacer una instalación de gas natural en un inmueble, sea una vivienda o un local comercial. El término IRI alude a que la instalación receptora se conecta directamente con la red de distribución de gas.

Acometida de gas naturalLa acometida de gas natural es necesaria para poder conectarse a la red de la distribuidora de gas. Este es el elemento que permite conectar la instalación con el suministro de gas, y debe realizarse directamente por la distribuidora. En función de si ya existe acometida de gas o no, la obra será más costosa y larga en el tiempo, ya que este es un proceso paralelo a la instalación individual de gas.

¿Cuándo se necesita la Instalación Receptora Individual?

La Instalación Receptora Individual es necesaria siempre que se quiera conectar el suministro de gas. Dependiendo del tipo de inmueble, se puede realizar en dos situaciones: al hacer la instalación de gas en un piso y al hacer la instalación de gas en una vivienda unifamiliar.

 Instalación de gas natural en una vivienda unifamiliar

Para poner el gas natural en una vivienda unifamiliar es necesario hacer exclusivamente la Instalación Receptora Individual. Para los técnicos, este tipo de inmueble se reconoce bajo las siglas SH.

Por lo general, en las viviendas unifamiliares que no tienen hecha la instalación de gas, la acometida de gas no está realizada, ya que su construcción depende de la distribuidora. En estos casos, el proceso para hacer la instalación de gas deberá contemplar el precio y el tiempo necesario para llevar a cabo la acometida.

La obra de acometida supone:

  1. Pedir permisos a las autoridades locales para hacer la obra.
  2. Romper la vía pública para canalizar el conducto general del gas.
  3. Cortar el gas durante un lapso de tiempo determinado para trabajar con seguridad.
  4. Reponer el pavimento y los elementos de mobiliario público que se ha tenido que retirar para su construcción.

Una vez efectuada la obra de la acometida, se puede proceder a hacer la instalación individual de la vivienda. La IRI parte del punto mismo donde finaliza la acometida, que va hasta las lindes de la propiedad. Tratándose de una casa baja con patio, por ejemplo, la acometida atravesará la acera hasta el muro o pared que guarde la vivienda de la calle.

En el punto en el que se encuentran, se colocará un armario que protegerá la conexión entre ambas. Además, en su interior se colocará el contador de gas encargado de registrar el consumo de combustible efectuado por la vivienda.

En cuanto a la instalación individual de gas, esta se llevará a cabo recorriendo todos los puntos de calor necesarios en la vivienda. Además, deberá incluir las tomas necesarias para conectar los aparatos de gas requeridos.

 Instalación de gas natural en un piso

Si la instalación de gas se quiere realizar en un piso, es necesario hacer dos procesos:

  1. Una Instalación Receptora Común, IRC, que debe recorrer todo el edificio y conectarse con la acometida de gas.
  2. Una IRI en cada una de las viviendas que tenga interés en conectarse al suministro.

Antes de hacer la instalación de gas en un piso es necesario comprobar si ya existe IRC. En caso afirmativo, se puede proceder a realizar la obra individual.

En caso de que no se haya realizado anteriormente la IRC, será necesario el apoyo de al menos un tercio de los vecinos con derecho a voto para cometer el proyecto.

La mayor parte de los edificios de construcción reciente cuenta con acometida de gas. Esta obra la realiza la distribuidora para permitir que, en un futuro, los vecinos puedan conectarse al suministro de gas.

La instalación receptora individual en un piso se efectúa como en una vivienda unifamiliar: se coloca un tendido de tuberías que recorre la vivienda para transportar el gas hasta los puntos en los que vaya a ser necesario. Esta se conecta a la IRC y se coloca una llave de paso para abrir y cerrar la canalización del gas. Además, se instala el contador de gas individual fuera de la vivienda, en su repisa correspondiente, y se deja sin conectar a la instalación de gas hasta que el técnico de la distribuidora le da el visto bueno y procede a dar de alta el suministro.

Presupuesto de instalación individual de gas

El precio de la instalación individual de gas depende tanto de la obra que sea necesario realizar para conectar el gas como de la empresa que la realice.

En este sentido es fundamental solicitar diferentes presupuestos para instalación receptora de gas a varias empresas. De esta forma es posible comparar la oferta de cada una y elegir la que mejor se ajuste a las necesidades del cliente.

El presupuesto de la instalación individual de gas se ve afectado por:

 La construcción de acometida
 Si es necesario hacer la IRC
 El tamaño de la IRI necesaria

Así, además, afectarán otros conceptos que aluden al tipo de equipamiento y, cómo no, a la mano de obra facilitada por el instalador. En definitiva, los conceptos que deben aparecer en el presupuesto de la IRI son:

  • Metros de obra a cubrir
  • Mano de obra
  • Armario exterior
  • Elementos de la instalación: tubos flexibles, codos, mangueras...
  • Equipamiento a colocar, si lo hay (caldera, radiadores, etc.)
  • Certificado de la instalación del gas

En total, la Instalación Receptora Individual de gas puede tener un coste de unos 1.500 €, sin contar el precio del equipamiento a instalar.

¿Quién hace la IRI?

La Instalación Receptora Individual debe ser realizada por una empresa instaladora autorizada. Esta puede ser la propia distribuidora de gas de la zona, que también se encarga de ofrecer la realización de estos trabajos al consumidor final.

Los técnicos que realicen la instalación deben estar autorizados por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, sea cual sea la empresa para la que trabajen. Estos deben ir correctamente identificados con el número de técnico autorizado de la compañía. Por lo general, suelen portar una pequeña acreditación que incluye el nombre de la empresa y una fotografía suya.

Cuando se encarga a una empresa la realización de la IRI, esta debe llevar a cabo el procedimiento con las siguientes fases:

  1. Reconocimiento de las necesidades del consumidor
  2. Elaboración del proyecto
  3. Diseño de la instalación
  4. Entrega del presupuesto
  5. Confirmación con el cliente
  6. Ejecución de la obra
  7. Revisión de la instalación y emisión del certificado de instalación de gas

Certificado de la instalación individual de gas

Certificado de instalación receptora individual

El certificado de la instalación individual de gas es el comprobante de la revisión que ha de pasar la instalación tanto cuando se realiza la obra como tras cada revisión.

En este certificado debe constar que la Instalación Receptora Individual cumple con todas las medidas de seguridad y funcionamiento recogidas en el RITE, el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios.

Este certificado debe emitirlo un técnico autorizado, habitualmente el mismo que hace la instalación o la inspección. Como trabaja para una empresa, en el certificado debe aparecer identificado tanto el instalador como la compañía.

La información que incluye el certificado, además, refleja los valores recogidos en la revisión que se ha realizado, desde la presión del gas detectada dentro de la instalación hasta un croquis del circuito y la señalización de los equipos conectados.

El certificado de gas es necesario para hacer todos los trámites relativos al suministro: cambiar de compañía de gas, contratar una nueva tarifa, efectuar modificaciones, etc. Si no se tuviera tener el certificado en vigor, podría llegarse suspender el suministro por parte de la distribuidora por motivos de seguridad.

Mantenimiento de la IRI

Todas las instalaciones de gas necesitan llevar un correcto mantenimiento para asegurar que funcionan con toda seguridad. En una instalación individual es necesario realizar dos tareas de mantenimiento obligatorias:

  1. La Inspección Obligatoria del Gas, que ha de realizarse cada cinco años -cuatro en el caso del País Vasco.
  2. La revisión obligatoria de la caldera, que debe pasarse cada dos años. La recomendación es realizar una revisión preventiva anual.

En cada una de ellas se comprueba que los sistemas de gas están en perfecto estado. En el caso de la Inspección Obligatoria del Gas, las comprobaciones que se realizan son las siguientes:

  1. Estanqueidad de la instalación
  2. Ausencia de fugas de gas
  3. Correcta combustión del gas en los equipos
  4. Limpieza de los aparatos y de la instalación
  5. Correcta expulsión de los gases de combustión
  6. Funcionamiento de las llaves de paso del gas
  7. Conexión de la instalación individual con el resto de elementos, incluidos IRC y acometida
  8. Funcionamiento de los equipos de medida y del contador de gas

Al finalizar la revisión es necesario que el técnico emita un nuevo certificado de instalación de gas, que debe mantenerse en vigor. Además, si la revisión se realiza con una empresa instaladora independiente, esta deberá comunicar a la distribuidora que se ha efectuado correctamente.

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar