Bomba de calor por absorción a gas | Eficiencia y ventajas

Actualizado a
min. lectura

Las bombas de calor por absorción a gas extraen la energía calorífica del aire sin necesidad de consumir electricidad, lo que reduce su consumo energético en un 40% y hace que sean un sistema perfecto para la industria y el sector terciario.

Bomba de calor por absorción a gas: ¿Qué es?

Una bomba de calor por absorción a gas es un tipo de sistema de calefacción y refrigeración que transmite el calor del aire de un lugar a otro gracias a una serie de componentes propulsados por gas natural o GLP.

¿Cómo funciona la bomba de calor por absorción a gas?

Una bomba de calor o equipo de aerotermia a gas funciona gracias a un ciclo termodinámico, al igual que las bombas de calor eléctricas. Este proceso obtiene energía gracias al intercambio de calor entre dos espacios a diferentes temperaturas.

Sin embargo, las bombas de calor "de toda la vida" funcionan mediante el ciclo de compresión; las bombas de calor de gas funcionan por un ciclo termodinámico de absorción: en este proceso el líquido refrigerante se evapora gracias al calor del exterior y se mezcla con una sustancia absorbente, después se utiliza el calor del gas para aumentar su temperatura y se transmite el calor a la estancia.

Estos equipos se han comenzado a utilizar en grandes edificios de viviendas, en la industria y en el sector turístico. Destacan por tener una eficiencia de más del 150%.

¿Por qué es importante invertir en sistemas de climatización eficientes?

Los sistemas de climatización eficientes son aquellos que generan más energía de la que consumen. Para el usuario, la principal ventaja es el ahorro económico: si el rendimiento de nuestro sistema de calefacción o ACS es mayor, entonces consumimos más calor por menos dinero.

Además, la normativa de la Unión Europea en materia de eficiencia energética es cada vez más estricta en su promoción del ahorro energético, motivo por el que prohíbe la instalación de calderas de gas a partir del 2026 y obliga a instalar bombas de calor en su lugar.

Principales ventajas de las bombas de calor de gas

Bomba de calor por absorción a gas

  Eficiencia energética

Este sistema es capaz de proporcionar una gran cantidad de calor con un consumo de gas relativamente bajo, pues evita las pérdidas de calor propias de otros sistemas.

Así, mientras una caldera de gas de condensación tiene un rendimiento máximo del 109%, la bomba de calor por absorción a gas alcanza el 150% de rendimiento y reduce el consumo energético total en un 40%. Esto se debe a que extrae el calor de tres fuentes:

  • La quema del gas natural o el GLP.
  • El humo de la combustión.
  • La temperatura del aire.

  Alto rendimiento en aplicaciones de alta temperatura

Las bombas de calor por absorción a gas son capaces de generar calor a temperaturas más elevadas que las bombas de calor convencionales, que tan solo impulsan el agua hasta los 40ºC. Esto las hace adecuadas para aplicaciones que requieren temperaturas más altas, como los sistemas de calefacción central y los procesos industriales.

  Respeto por el medioambiente

En lugar de usar refrigerantes sintéticos que contribuyen al debilitamiento de la capa de ozono y el calentamiento global, utilizan amoniaco como refrigerante.

Además, el gas natural es la energía menos contaminante dentro de los combustibles fósiles, y su poder contaminante es menor que el de la electricidad.

  Energía barata

El precio del gas natural, el propano y el butano es mucho menor que el de la electricidad, lo que reduce notablemente el importe de las facturas. Además, su capacidad para captar la energía térmica del aire hace que buena parte de la energía sea completamente gratuita, lo que las hace más eficientes que las calderas de gas convencionales.

  Elevada clasificación energética

Estos sistemas tienen una clasificación energética A+++, que revaloriza el valor de las edificaciones donde se instalan.

¿En qué se diferencia de las bombas de calor eléctricas?

  1. La principal diferencia radica en la energía utilizada: la electricidad tiene un precio aproximado de 0,2 €/kWh, mientras que el gas natural está en 0,07 €/kWh.
  2. El proceso por el que se obtiene el calor también es diferente: la bomba de calor eléctrica utiliza un compresor eléctrico para aumentar la temperatura del gas refrigerante, mientras que los equipos por absorción a gas utilizan el calor de la combustión del gas para evaporar el refrigerante y que este ceda el calor.
  3. A diferencia de lo que sucede con los equipos convencionales, las bombas de calor por absorción a gas no exigen al usuario aumentar la potencia eléctrica contratada.
  4. Las bombas de calor por absorción a gas solo se fabrican con potencias por encima de los 15 kW, por lo que no son aptas para instalaciones domésticas.
  5. Las bombas de calor por absorción a gas son más eficientes en climas fríos, porque la eficiencia de los equipos eléctricos disminuye en temperaturas extremas.
  6. Las bombas de calor eléctricas pueden ser 100% renovables si se combinan con paneles solares; el uso del gas natural tiene un impacto negativo en el medioambiente.
  7. Los equipos de gas requieren más mantenimiento y, por norma general, tienen una vida útil menor que las bombas de calor eléctricas.
  8. Las bombas por absorción utilizan amoniaco y agua a modo de refrigerante y absorbente. Estos dos productos son totalmente inofensivos a nivel medioambiental, a diferencia de los refrigerantes utilizados en la aerotermia.

¿Cómo funciona una bomba de calor de gas?

1

La bomba de calor capta calor del aire y somete el amoniaco, que actúa como refrigerante, a la evaporación, transformándolo en vapor.

2

El absorbente, que suele ser agua, absorbe el vapor del refrigerante.

3

En el generador de calor, el gas se prende generando calor y aumenta la temperatura de la mezcla. Al calentarse, el refrigerante se separa del absorbente.

4

Mediante el proceso de compresión se aumenta la presión y la temperatura del vapor de refrigerante, que pasa al condensador.

5

El condensador actúa como un intercambiador de calor que libera el calor del refrigerante a la estancia, calentado esta y enfriando el amoniaco, que vuelve a estado líquido.

6

El refrigerante en estado líquido se expande en la válvula de expansión y vuelve a la temperatura inicial para que el proceso comience de nuevo.

Partes de la bomba de calor por absorción a gas

 Evaporador: es la parte del sistema que absorbe el calor del aire y lo transmite al refrigerante, logrando que este se evapore.

 Compresor: generador de calor que se encarga de aumentar la presión y la temperatura del refrigerante en estado gaseoso.

 Condensador: es el componente donde el vapor de refrigerante, que ha sido previamente comprimido, se enfría y pasa de nuevo a estado líquido. Funciona como un intercambiador de calor que permite que, mientras el refrigerante se condensa, se libere calor al entorno.

 Válvula de expansión: la función de esta pieza es descomprimir el refrigerante para que vuelva a enfriarse del todo y así prepararlo para que el proceso vuelva a comenzar en el evaporador.

Usos de las bombas de calor por absorción a gas

Las bombas de calor por absorción a gas se utilizan en aquellas instalaciones que requieren de temperaturas muy elevadas. Se utilizan, principalmente para:

  • Calefacción central.
  • Procesos industriales.
  • Agua caliente sanitaria.

¿Por qué no se instalan bombas de calor por absorción en instalaciones domésticas? Porque son sistemas de instalación compleja y cara, mucho más difíciles de instalar y mantener que las bombas de calor convencionales. Además, destacan por su capacidad para generar calor a muy alta temperatura, algo totalmente innecesario en una vivienda.