Consumo de una bomba de calor: Máximo ahorro y eficiencia

Actualizado a
min. lectura

Una bomba de calor tiene un consumo medio de 275 kWh al mes, lo que se traduce en un gasto mensual de 46 €. Gracias a este ahorro, los usuarios pueden ahorrar hasta un 75% en su consumo.

¿Qué es una bomba de calor y cómo funciona?

Una bomba de calor es un sistema de climatización que reduce el consumo energético al aprovechar la energía térmica del aire de la calle para calentar o enfriar espacios interiores.

Su funcionamiento se basa en lo siguiente:

1

En modo calefacción, la bomba de calor toma el calor del aire de la calle, incluso si en el exterior hace frío, y transmite su temperatura al refrigerante.

2

El refrigerante, que circula a través de un circuito cerrado, pasa por el compresor, que utiliza la electricidad para aumentar su presión y su temperatura.

3

Después, el refrigerante cede su calor a las estancias y pasa por la válvula de expansión, que reduce su temperatura para que el ciclo pueda volver a comenzar.

4

En modo refrigeración el ciclo se invierte: el evaporador toma el calor de la casa y lo libera en la calle, reduciendo la temperatura del interior.

¿Por qué se ahorra con una bomba de calor?

El ahorro de una bomba de calor viene dado por su eficiencia. Su capacidad para generar más energía de la que consumen hacen que las bombas de calor consuman hasta un 50% menos de energía. Esto se debe a que no generan calor ni frío, sino que simplemente transfieren el calor existente. Además, eliminan la necesidad de contar con dos sistemas separados, lo que permite ahorrar espacio y dinero a largo plazo.

Por ese motivo, el consumo de una bomba de calor es mucho menor que la calefacción de gas o la calefacción eléctrica.

Consumo de una bomba de calor frente a otros sistemas

Bomba de calor

Calefacción de gas

Calefacción eléctrica

Rendimiento mínimo del 300%

Rendimiento máximo del 110%

Rendimiento del 100%

3/4 partes de su energía provienen del aire

La totalidad de su energía proviene de combustibles fósiles

La totalidad de su energía proviene de la electricidad

Un 75% de su consumo proviene de energías renovables

Energía contaminante

Energía contaminante

Solo pagas 1/4 parte de la energía que generas

Pagas el 100% de la energía que generas

Pagas el 100% de la energía que generas

Puede producir hasta 6 kW de calor por cada kW de electricidad que consume

Solo genera la energía que consume

Solo genera la energía que consume

Puede producir hasta 9 kW de frío por cada kW de electricidad que consume

No produce energía frigorífica

No produce energía frigorífica

aerotermia aerotermia

Instala una bomba de calor ahora y ahorra durante todo el año

aerotermia aerotermia

Instala una bomba de calor ahora y ahorra durante todo el año

Consumo de una bomba de calor en modo calefacción

El consumo de energía de una bomba de calor en modo de calefacción varía según su eficiencia y capacidad. De media, una bomba de calor consume 250 vatios por cada kWh de calor generado, lo que la hace altamente eficiente en comparación con sistemas eléctricos de calefacción.

¿De qué depende el consumo de una bomba de calor en modo calor?

El consumo de una bomba de calor en modo calefacción depende directamente del SCOP, que mide su eficiencia para generar calor.

El SCOP se expresa con un valor superior a 2,5, que aumenta a medida que lo hace la eficiencia. Las bombas de calor con un gasto menor tienen un SCOP superior a 5,1.

Lo más común es encontrar bombas de calor con un SCOP de 4, aunque es posible encontrar modelos más eficientes. Así, el consumo de una bomba de calor en modo calor es 1 kWh de electricidad por cada 4 kWh de calor generados.

¿Cuánto consume una bomba de calor en modo aire acondicionado

En modo de aire acondicionado, una bomba de calor consume aproximadamente 0,2 kW de electricidad por cada kilovatio de energía frigorífica generado. Por norma general, las bombas de calor para aerotermia son mucho más eficientes que el aire acondicionado.

¿Qué determina el consumo de una bomba de calor en modo frío?

El consumo de una bomba de calor en modo refrigeración viene determinado por el SEER, una métrica que mide la eficiencia del sistema para generar frío.

El SEER se expresa con un valor superior a 3,1, aunque en los equipos más eficientes puede llegar a ser superior a 8,5.

De media, las bombas de calor estándar tienen un SEER de 5,6. Así, una bomba de calor consume en modo frío 1 kWh de electricidad por cada 5,6 kWh de energía frigorífica generados.

Consumo anual de una bomba de calor

Concepto

Valor

Demanda anual de calefacción

10.456,60 kWh

Consumo anual de calefacción

2.137,70 kWh

Precio de la energía eléctrica

0,17 €/kWh

Gasto anual en calefacción

363,40 €

Demanda anual de aire acondicionado

6.535,37 kWh

Consumo anual en refrigeración

1.167,03 kWh

Precio de la energía eléctrica

0,17 €/kWh

Gasto anual en refrigeración

198,40 €

* Datos de Saunier Duval

aerotermia aerotermia

Instala una bomba de calor ahora y ahorra durante todo el año

aerotermia aerotermia

Instala una bomba de calor ahora y ahorra durante todo el año

Consumo de una bomba de calor: preguntas frecuentes

¿Cuál es el consumo de una bomba de calor vs el del gas natural?

Una bomba de calor puede consumir hasta seis veces menos que el gas natural, aunque el gas natural es una energía mucho más barata que la electricidad. Aun así, una bomba de calor consume un 45% menos que la calefacción de gas natural.

¿Cuál es el consumo de una bomba de calor frente a un sistema eléctrico?

Una bomba de calor consume un 75% menos que la calefacción eléctrica.

¿Cuánto gasta una bomba de calor en un hogar promedio?

El consumo puede variar según el tamaño de la vivienda, el clima y la eficiencia de la bomba de calor, pero, de media, puede oscilar entre 1.500 y 8.000 kWh al año.

¿Cómo puedo calcular el consumo de mi bomba de calor?

Puedes calcular cuánto gasta una bomba de calor multiplicando su potencia nominal en kWh por el número de horas que está en funcionamiento.

¿Existen medidas para reducir el consumo de una bomba de calor?

Sí, es importante que la vivienda esté correctamente aislada para que no pierda calor. También es recomendable realizar un mantenimiento frecuente del equipo, para asegurar que este funciona correctamente y optimizar el consumo energético.