¿Cómo purgar los radiadores de la calefacción?

Purgar radiadores de gas

Purgar los radiadores es una operación necesaria para asegurar el correcto funcionamiento del sistema de calefacción. Antes de que empiece la temporada de invierno es imprescindible realizar esta tarea de mantenimiento.


Un sistema de calefacción eficiente comienza con la preparación de todos sus elementos para que funcionen lo mejor posible. Purgar los radiadores es una tarea sencilla que se puede llevar a cabo por parte del usuario en unos minutos.


¿Qué es purgar los radiadores?

Purgar los radiadores consiste en extraer el aire que pueda haber dentro de las tuberías que que componen el circuito de agua caliente de la calefacción de gas. Este aire puede haberse formado por tres razones:

  1. Evaporación del agua dentro del circuito de calefacción
  2. Cierre del suministro de agua a los radiadores por obras en la instalación
  3. Espacio prolongado de tiempo durante el que los radiadores han estado apagados

La formación de bolsas de aire en el circuito de calefacción de gas es un fenómeno completamente normal, ya que el agua contiene oxígeno, que queda atrapado dentro de los radiadores cuando esta se evapora por el calor. Por esta razón, es necesario purgar todos los radiadores del inmueble, sea cual sea el tipo de radiador.

Todos los radiadores incluyen una válvula llamada 'purgador' que es el que permite hacer esta extracción del aire interior de los radiadores. Los radiadores pueden ser purgados por el propio usuario o por un técnico que se encargue de las revisiones del sistema de calefacción.

¿Por qué hay que purgar los radiadores?

Purgar los radiadores ayuda a mejorar el rendimiento del sistema de calefacción de gas. Las bolsas de aire que se acumulan en su interior impiden que el agua circule correctamente y el calor no se reparte uniformemente.

Además, este oxígeno atrapado en las tuberías puede volverse corrosivo y dañar su capa protectora. En caso de detectar óxido o picadas en los radiadores se debe llamar a un técnico experto que valore la posibilidad de cambiar los radiadores por otros nuevos.

Al purgar los radiadores conseguimos que la calefacción funcione correctamente, transmitiendo el calor necesario por toda la estancia. De esta forma también se consigue ahorrar en la factura del gas ya que calentará de forma más rápida y eficiente.

¿Cuándo deben purgarse los radiadores?

El mejor momento para purgar los radiadores es antes de que empiece la temporada de invierno. Esta operación debe realizarse antes de poner en marcha la calefacción por primera vez. De esta forma estarán preparados para funcionar perfectamente durante los meses siguientes.

Por otra parte, hay dos formas de detectar que los radiadores tienen aire en su interior, señal de que deben ser purgados:

  1. Si la parte alta de los radiadores está fría
  2. Si se escucha un ruido de gorgoteo al encender el sistema de calefacción

¿Cómo se purgan los radiadores de la calefacción?

Purgar los radiadores de un sistema de calefacción por gas es una tarea básica de mantenimiento de la instalación que cada usuario puede realizar por sí mismo sin problema. Esta tarea puede llevarse a cabo de forma automática o manual.

El purgador automático suele estar en los radiadores de aluminio. Éste expulsará el aire por sí solo, de forma que el usuario no tenga que preocuparse de hacer la purga de forma manual.En el caso de que los radiadores no tengan un purgador automático, será necesario llevar a cabo la purga manual.

Pasos para purgar los radiadores:

  1. Comprueba que la caldera de gas está encendida y en el modo 'calefacción de invierno'. En calefacciones individuales, conviene que desconectes la caldera unas horas antes de purgar para que el aire suba a la parte superior del radiador.
  2. Coloca un vaso u otro recipiente bajo el purgador del radiador para recoger el agua que pueda salir durante el purgado.
  3. Con ayuda de un destornillador plano (o una llave específica si el cierre de la válvula es diferente), gira el tornillo evacuador hacia la izquierda, en sentido contrario a las agujas del reloj, muy poco a poco. No lo abras demasiado o saldrá mucha cantidad de agua de golpe y no servirá de nada.
  4. Espera a que salga el aire de dentro del radiador. Oirás un pequeño silbido. Cuando el aire comience a agotarse, saldrá junto con un poco de agua.
  5. Cuando salga un chorrito de agua de forma continua, vuelve a cerrar la válvula del purgador.
  6. Al finalizar, comprueba que la presión de la caldera de gas está entre 1 y 1'5 bares.

Y listo, ya están los radiadores purgados.

Consejo del experto

Si tu casa es de una sola planta, comienza purgando los radiadores más cercanos a la caldera, de forma que vayas siguiendo el curso del agua por el sistema de calefacción. Si, por el contrario, tienes una vivienda de varios pisos, comienza siempre por las plantas superiores. Lo habitual es que la mayor parte del aire se concentre en estos radiadores.

Purgar radiadores de calefacción central

La purga de radiadores debe realizarse en todas las instalaciones de calefacción a gas, independientemente de cómo sean. Por ello, aunque la vivienda esté ubicada en un edificio con calefacción central, también es imprescindible realizar esta tarea de mantenimiento para asegurar un calor homogéneo y eficiente durante el invierno.

Lo más importante en este caso es poner sobre aviso al responsable de la instalación de que se va a purgar los radiadores. Él deberá indicarles si ya se ha procedido al llenado de agua de la calefacción. Si el sistema de calefacción ya está cargado con agua, entonces los vecinos podrán proceder a purgar sus radiadores.

El responsable de la instalación será el encargado de comprobar que, una vez purgados, la presión de la caldera central tiene la presión correcta para funcionar con seguridad.

Radiadores fríosRecuerda comprobar siempre que los radiadores están fríos antes de purgarlos, ya que podrías quemarte con el agua caliente cuando salga.

Mantenimiento de la caldera de gas

Aparte de la purga de los radiadores, el mantenimiento de la caldera de gas es imprescindible para el correcto funcionamiento del sistema de calefacción. En este caso, el mantenimiento de la caldera se realiza a través de inspecciones periódicas que, en caso de ser desfavorables, implicarán la realización de mejoras en la instalación.

La revisión de las calderas de gas debe hacerse cada 24 meses. En este caso, el consumidor puede hacer la revisión con la empresa que crea conveniente.

Sin embargo, la Inspección Obligatoria del Gas que ordena la Consejería de Industria de cada Comunidad Autónoma debe realizarse cada 5 años por la empresa distribuidora de gas, que cobrará el importe de la revisión en la factura del gas correspondiente.

Servicios de mantenimiento de las compañías de gas

Las comercializadoras de gas natural suelen poner a disposición de sus clientes servicios de mantenimiento que incluyen determinadas revisiones y seguros en caso de reparación.

Normalmente, estos servicios añadidos conllevan un coste, y pueden ser de obligado cumplimiento para la contratación de determinadas tarifas de gas. Sin embargo, también existen ofertas promocionales de estos servicios a coste 0 durante un periodo determinado de tiempo.

Servicios de mantenimiento de gas
  Logo EDP Logo Endesa Logo Repsol Logo Naturgy Logo Iberdrola
Servicio de mantenimiento Funciona Plus OkGas Tu Asistente Gas Servigas Complet con calefacción Plan Gas Hogar
Precio 6.50 €/mes 7.32 €/mes 7.95 €/mes 8.17 €/mes 8.84 €/mes
Descuento 50% durante el primer año 20% de descuento durante 24 meses   15% de descuento el primer año (ya incluido)  
Asistencia de reparación urgente En 3h En 3h En 3h En 3h En 24h
Mano de obra gratis Durante 3h Durante 3h Ilimitada Durante 3h Durante 3h
Materiales     Incluídos hasta 300€   Incluídos hasta 50€
Reparaciones ilimitadas         No, máximo 2 averías al año

Precios sin IVA y con descuentos aplicados.

Ten en cuenta que estos servicios de mantenimiento suelen suscribir una permanencia de un año. Revisa siempre las condiciones de contratación de este tipo de servicios extra para que no te pillen desprevenido más adelante.

Actualizado a
91 198 12 18
Quiero que me llamen