Termostato para calefacción: tipos, funcionamiento e instalación

Termostato para calefacción

Descubre cómo funciona un termostato y los tipos que existen ¿Cuál es el mejor?. También te contamos cómo cambiar un termostato y qué hacer si no funciona.


¿Qué es un termostato?

Un termostato es un dispositivo capaz de medir y controlar de forma automática o manual la temperatura ambiente de una estancia. Su función es regular los grados para alcanzar el confort deseado a la vez que asegura la eficiencia energética de la instalación.

Hace años solo contabamos con termostatos analógicos que permitían regular la temperatura de forma manual. Actualmente, existen cronotermostatos digitales que permiten programar la calefacción a la hora que se desee o sistemas que detectan si el usuario está llegando a casa para calentarla de forma automática.

Los termostatos tienen el mismo funcionamiento independientemente de la energía utilizada (gas natural, gasoil, propano, aerotermia o geotermia). El usuario debe verificar si el termostato que va a instalar es compatible con el equipo para el que va a trabajar.

¿Cómo funciona un termostato?

Existen dos tipos de termostatos según su funcionamiento: el termostato on-off y el termostato modulante.

Termostato On-off

El termostato on-off activa o desactiva la calefacción en función de la temperatura deseada. Esto lo hace mediante dos cables que están conectados a la propia caldera y que abren o cierran el circuito según la temperatura que capta el termostato.

Si el termostato detecta que la temperatura ambiente es inferior a la fijada por el usuario, activa la caldera proporcionando calefacción para que alcance esa temperatura. Cuando la temperatura ya es la deseada, apaga el sistema hasta que esta vuelva a bajar por debajo de lo fijado, entonces vuelve a activar de nuevo la combustión.

Termostato modulante

El termostato modulante envía de forma constante información de la temperatura ambiente a la caldera haciendo que esta ajuste o mudule la potencia en función de la temperatura fijada. Esto supone un ahorro energético considerable, ya que la caldera ajusta la potencia y no trabaja al máximo de su capacidad.

La diferencia entre el on-off y el modulante es que el primero apaga y enciende la caldera por completo, el segundo modula la potencia de esta para funcionar todo el tiempo de una forma mas lineal, sin los picos de 0 o 100 que produce el primero.

El termostato modulante no es compatible con todas las calderas, pues estas necesitan tener un tipo de conexión especial. Por lo que recomendamos que el usuario se informe si su caldera es compatible antes de comprar un termostato modulante.

Únicamente los termostatos digitales pueden ser modulantes, mientras que los analógicos y los digitales pueden ser del tipo on-off. A continuación mostramos los tipos de termostatos analógicos y digitales que existen y cuales son las ventajas y desventajas de cada uno de ellos.

Termostato analógico

Termostato analógico

En la mayoría de las ocasiones, los termostatos analógicos están siendo reemplazados por termostatos digitales, ya que los primeros tienen un margen de error de 1 a 2 ºC, mientras que los segundos de 0,2 a 0,5 ºC. Esto los hace bastante más eficientes energéticamente, ya que cada grado de temperatura que se aumenta equivale a un 7% de energía consumida.

Otro factor por el que la gente está cambiando sus termostatos analógicos es por la comodidad que proporcionan los cronotermostatos o termostatos programables, ya que se ajusta a la hora deseada y no hay que preocuparse.

El termostato analógico funciona con una placa bimetálica que detecta la temperatura ambiente y que activa o desactiva la calefacción en función de los grados que le indique el usuario en la rueda o dial.

  • ¿Cómo funciona un termostato analógico?
  • El usuario configura la temperatura con el dial
  • El dial está conectado a una placa bimetálica mediante un circuito
  • La placa bimetálica está compuesta de una placa de latón y otra de hierro. Cuando hace frío el latón está recto pero cuando se calienta se expande, curvandose para separarse de la placa de hierro.
  • La placa de latón actúa como interruptor de corriente para encender o apagar la caldera, ya que cuando está en contacto con el hierro fluye la corriente, pero cuando no están en contacto el circuito está abierto.

Además de las ventajas comentadas, los termostatos digitales tienen muchas más funcionalidades que explicaremos a continuación.

Termostato digital

Termostato digital

El termostato digital es el más utilizado hoy en día, esto se debe a que cuenta con una pantalla líquida que nos informa de la temperatura en todo momento gracias a un sensor de calor, por lo que es mucho más fiable que el termostato analógico. Además de la temperatura, existen modelos de termostato digital que proporcionan la humedad relativa de la estancia.

El termostato digital tiene una placa electrónica que contiene un sistema informático que es el que genera la imagen en la pantalla y permite que programemos el dispositivo.

Para que el termostato digital funcione, es necesaria una fuente de alimentación para esa placa electrónica, esta puede ser mediante pilas que van insertadas en el dispositivo o con una toma de corriente.

Existen diversos tipos de termostato digital según las necesidades del usuario y las funcionalidades del dispositivo:

Termostato programable

El termostato programable o cronotermostato es un tipo de termostato digital que permite al usuario establecer unos horarios fijos o variables a las que quiere que se encienda y apague la calefacción, así como escoger la temperatura deseada para esos intervalos de tiempo.

Una de las grandes ventajas del termostato programable o cronotermostato, es que al programar horarios fijos, como las horas en las que el usuario está fuera por trabajo, sale a realizar algún tipo de actividad o se va a dormir, no tiene que preocuparse de si ha dejado la calefacción encendida. Además, puede programar la calefacción para que se encienda un poco antes del volver a casa y que ya esté caliente al llegar.

Otra de las funcionalidades del termostato programable es que se pueden elegir temperaturas diferentes en zonas diferentes de la casa. Esto se conoce como zonificación y requiere un termostato para cada zona. El uso de un dispositivo para cada estancia del hogar supone un gran ahorro de energía.

Supongamos que tenemos un equipo de aerotermia. En las habitaciones tenemos instalado suelo radiante y en el resto de la vivienda hay radiadores. El sistema de zonificación requiere de equipos de bombeo hidráulico diferentes ya que el suelo radiante y los radiadores trabajan a diferente temperatura. El bombeo hidráulico para suelo radiante será mixto, e inyectará agua a temperatura ambiente para mezclarla y así bajarla a la temperatura requerida por el suelo radiante.

Nuestros asesores energéticos le ayudarán en todo el proceso de instalación

Presupuesto gratis 91 198 12 18

El hecho de programar las horas que está encendida la calefacción hace que se controle muy bien el consumo, ya que el usuario conoce gracias al termostato programable las horas que está en funcionamiento la calefacción.

Termostato inteligente

El termostato inteligente es un tipo de termostato programable que va un paso más allá, ya que incorpora un sistema de geolocalización o geofencing. Este permite conectar el dispositivo móvil al termostato de forma que puede localizar dónde se halla el usuario y encender o apagar la calefacción en función de la distancia que haya fijado.

El sistema funciona mediante una aplicación móvil que el usuario ha de descargar y que conecta el móvil con el termostato. A partir de ahí, el gps del móvil envía la señal de localización al termostato inteligente, y si este detecta que el usuario se encuentra a una distancia inferior a la fijada, por ejemplo 3 km, el termostato arranca la calefacción y el usuario ya llega a casa con la temperatura deseada.

Termostato inalámbrico

Hasta la llegada de los termostatos inalámbricos, estos se podían colocar únicamente en las paredes de los domicilios ya que necesitaban del cableado que se instala desde la caldera al propio dispositivo. Si el usuario quería cambiar de lugar el termostato debía pasar los cables por dentro de la pared hasta la nueva ubicación o usar canaletas por el exterior de la pared.

Con la aparición de los termostatos inalámbricos se pudo modificar la ubicación de una forma mucho más sencilla ya que se conecta un receptor de radiofrecuencia en la caldera que hace innecesario el uso de cables. Esto permite a su vez, separar el termostato de la pared y ponerlo, por ejemplo, en la mesa de centro del comedor.

El termostato inalámbrico es una buena solución para aquellas viviendas donde no tienen hecha la instalación de los cables desde la caldera a la pared donde se situaría el termostato o para aquellos que quieren cambiar de lugar el dispositivo.

El sistema de radiofrecuencia suele tener un alcance de unos 30 m, aunque existen dispositivos de un rango de distancia mayor.

Termostato wifi

El termostato wifi llegó hace pocos años al mercado y es la opción más avanzada ya que permite gestionar la calefacción a distancia desde el móvil o tablet.

El hecho de que el usuario pueda controlar la calefacción por internet le permite tener la tranquilidad de que estando fuera del hogar puede saber si la calefacción está encendida o no, y apagarla en caso de que se le haya olvidado hacerlo.

El termostato wifi es muy útil para segundas viviendas ya que si decides ir a tu casa de la sierra puedes activar la calefacción antes de llegar para que al llegar ya esté a la temperatura deseada.

Válvula termostática

Válvula termostática

Además de los termostatos que se encargan de regular la temperatura actuando sobre la caldera existen termostatos individuales que trabajan sobre cada radiador. Estos, al igual que los anteriores, también pueden ser mecánicos o digitales.

El funcionamiento del termostato para radiador o válvula termostática se basa en la regulación de la válvula que deja pasar el agua al radiador. Los termostatos mecánicos para radiador tienen un cabezal con una numeración equivalente a la temperatura, los digitales cuentan con un sensor que miden los grados y, por lo tanto, son bastante más fiables.

Cuando la temperatura que el usuario ha fijado en el termostato es superior a la temperatura ambiente abre el paso de agua para calentar más la estancia. Si la habitación está más caliente que la temperatura programada, cierra la válvula para que pase menos agua caliente.

El termostato digital para radiador, dependiendo del modelo, puede ser programable y accesible desde el móvil. Además, supone un ahorro de entorno al 10% ya que permite ajustar la temperatura de forma muy precisa en cada estancia del hogar.

Termostato para calentador eléctrico

El termostato para calentador eléctrico no es como los dispositivos vistos hasta ahora que regulaban la temperatura ambiente. Este aparato tiene la misión de mantener el agua del depósito del calentador o termo eléctrico a la temperatura deseada.

Existen diferentes tipos de termostato para calentador eléctrico y todos ellos se basan en cortar la corriente de la resistencia cuando la temperatura es la adecuada. La resistencia es un elemento que se calienta con el paso de electricidad.

  • Tipos de termostato para calentador eléctrico
  • Termostato de varilla: el dispositivo se acopla al depósito quedando la varilla dentro de este. La varilla se dilata con el calor del agua.
  • Termostato de bulbo: dispone de un bulbo de metal con líquido reactivo al calor unido al dial de regulación mediante un capilar (hilo de metal flexible).
  • Termostato electrónico: dispone de una placa electrónica con un termistor, es una resistencia más sensible a los cambios de temperatura que una resistencia común.

Termostato para suelo radiante

Existen dos tipos de termostatos al igual que existen dos modalidades de suelo radiante: por agua y eléctrico. Cabe mencionar que siempre es mejor instalar suelo radiante por agua ya que consume mucha menos energía y reparte mejor el calor.

Para el suelo radiante por agua se utiliza un termostato como los vistos anteriormente para cualquier caldera de gas o sistema de aerotermia.

Nuestros asesores energéticos le ayudarán en todo el proceso de instalación

Presupuesto gratis 91 198 12 18

Para el suelo radiante eléctrico se usa un termostato con una sonda incrustada debajo del suelo para medir la temperatura de este, ya que no puede superar por ley los 29 ºC. El termostato también incorpora un sensor de ambiente para regular la temperatura de la estancia.

Termostato para calentador y estufa eléctrica

Las estufas y calentadores eléctricos suelen llevar instalado un termostato para regular la temperatura. Los más antiguos y más económicos están compuestos por un dial que permite 3 o 4 intensidades de calor. En cambio, los más modernos disponen de termostatos individuales incorporados que permiten disponer de un control mucho mayor sobre la temperatura.

Termostato de enchufe

Si el usuario dispone de un aparato calefactor eléctrico sin termostato digital y quiere regular en mayor medida la temperatura puede adquirir un termostato de enchufe. En lugar de conectar el calefactor al enchufe, se conecta al termostato, que hace de conexión entre el enchufe y el calefactor.

El termostato de enchufe tiene un sensor de temperatura que conecta o desconecta el calefactor en función de la temperatura que haya fijado. Además, existen modelos inalámbricos y programables.

¿Dónde colocar el termostato de la calefacción?

Existen dos tipos de termostatos según su ubicación: de pared o inalámbricos.

Los termostatos de pared van enchufados a la caldera mediante unos cables ocultos en la pared, de forma que es una instalación fija. Si se quiere cambiar de lugar habría que mover los cables por la pared hasta el nuevo punto deseado o utilizar canaletas para ocultar dichos cables.

Los termostatos inalámbricos se componen de dos partes: el termostato en sí y un receptor. El receptor se instala cerca de la caldera y se conecta a esta. El termostato o emisor envía las señales por radiofrecuencia al receptor, de forma que se evita la utilización de cables. Esto permite colocar el termostato en cualquier ubicación de la casa.

No obstante, siempre hay que recordar unas recomendaciones para que su funcionamiento sea el óptimo:

  • No colocar el termostato cerca de una fuente de frío o de calor, ya que la temperatura no sería la real de la estancia.
  • Situarlo a una altura adecuada para que mida bien la temperatura (que no esté cerca del suelo ni del techo).
  • Que los rayos del sol no incidan directamente sobre el termostato ya que produciría un aumento en la temperatura del sensor.
  • Seguir las recomendaciones del fabricante.

¿Cómo programar el termostato de la calefacción?

Cada termostato tiene una interfaz diferente para poder programar la calefacción, pero todos cuentan con unas funciones muy similares, debiendo programarse de una manera eficiente para conseguir ahorrar en calefacción.

Lo primero que hay que tener en cuenta son las horas en las que no se está en el hogar ya que mantener la calefacción encendida durante ese periodo supone un derroche energético. Pero también es un error volver a casa y encender la calefacción al máximo para que se caliente de forma rápida.

Lo ideal sería programar el termostato de la calefacción para que esta se apague antes de salir de casa y así aprovechar la inercia de los radiadores, pues estos siguen calientes durante un tiempo después de haber apagado la calefacción.

También es importante programar un encendido de la calefacción un poco antes de volver a la vivienda ya que así se consigue la temperatura de forma gradual y no forzamos la calefacción.

Existen diferentes temperaturas recomendables para programar el termostato de la calefacción, ya que nuestra situación durante el día cambia. Así podemos encontrar la siguientes recomendaciones de temperatura:

  • Temperatura de confort: 20 °C - 21
  • Temperatura durmiendo: 15 °C - 17 °C
  • Temperatura para bebés: 22 °C - 24 °C

Cada grado de temperatura que se aumenta supone un 7% de consumo energético.

¿Cómo instalar un termostato?

Para instalar un termostato lo primero que se ha de tener en cuenta es el tipo de dispositivo, ya que no se instala de la misma forma un termostato fijo que uno inalámbrico, ni uno analógico y uno digital.

Diferencias al instalar un termostato analógico y uno digital

La principal diferencia en la instalación de un termostato analógico y uno digital es en la fuente de alimentación, ya que el primero no requiere de esta pues es la propia reacción de los metales al calor es la que activa o desactiva el funcionamiento de la caldera. En cambio, el termostato digital necesita de electricidad para que su electrónica funcione.

Instalar termostato fijo

El termostato fijo o de pared siempre incorpora 2 bornes para conectar los cables de control de la caldera y uno extra para termostatos digitales que necesitan conexión a la corriente eléctrica. Este último borne no es necesario en termostatos analógicos ni en digitales a pilas.

Instalar termostato inalámbrico

El termostato inalámbrico consta de dos aparatos: el termostato propiamente dicho y la unidad de conexión a la caldera.

La unidad de conexión a la caldera se sitúa cerca de la caldera y se puede fijar con tornillos a la pared. Este dispositivo tiene una toma de tierra, una toma de conexión eléctrica y dos tomas que han de conectarse a la caldera y que son las encargadas de su control.

La unidad principal, que es la encargada de enviar la señal a la unidad de conexión, suele funcionar con pilas y puede instalarse tanto en una pared atornillándola a la misma como en cualquier mesa de la casa.

Instalar termostato para suelo radiante eléctrico

Este tipo de termostato se debe instalar cuando se está poniendo el suelo radiante, ya que es necesario insertar una sonda en el entramado de láminas o mallas calefactoras que se sitúan debajo del suelo.

El termostato se coloca en la pared, a este se conecta el cable de alimentación, los cables de la malla y la sonda de medición. Para que los cables queden ocultos se suele usar una canaleta desde el suelo hasta el termostato.

¿Cómo cambiar el termostato?

Si el usuario dispone de un termostato analógico y desea cambiarlo por uno digital puede optar por dos soluciones:

  • Cambiarlo por un termostato digital de pared: lo único que debe hacer el usuario es desconectar los cables de la caldera del termostato y quitar el dispositivo de la pared. A la hora de conectar el nuevo aparato tiene que fijarse en el manual de instrucciones en qué bornes van los cables de la caldera y conectarlo correctamente.
  • Cambiarlo por un termostato inalámbrico: se desconectan los cables de la caldera y se extrae el termostato. Se conecta la parte receptora del termostato inalámbrico a los cables de la caldera, pero no en la pared donde estaba el analógico (el hueco de esa pared ya se puede tapar), sino cerca de la caldera. Ya que el aparato emisor, que va a pilas, emite la señal por radiofrecuencia.

Fallos con el termostato

Aunque es inusual, los termostatos para calefacción pueden dar problemas como cualquier dispositivo electrónico. Es importante reconocer el problema para poder solventarlo de forma eficaz, ya sea a través de la garantía de producto o de cualquier seguro contratado para calefacción o climatización.

Preguntas más frecuentes sobre fallos en termostatos

Si el termostato no se enciende, lo primero que hay que hacer es comprobar su conexión eléctrica. Si va a pilas pueden haberse agotado, si funciona con una toma de corriente ha de verificar que el cable está bien conectado al borne.

Esto puede deberse a un fallo en la configuración de la caldera. un problema en la válvula de la caldera o un problema de conexión eléctrica entre la caldera y el termostato.

Si la caldera no responde al termostato hay que comprobar que los cables de conexión están correctamente colocados. Otro fallo puede darse en los dispositivos inalámbricos, que no están enviando o recibiendo bien la señal.

Para verificar si el termostato tiene un error, desconecta el dispositivo y con la caldera encendida, junta los 2 cables que llegaban al termostato para que hagan contacto. Si se enciende la calefacción es que funciona bien la caldera y el fallo está en el termostato.

Los termostatos a pilas incorporan un cajón completamente accesible, ya sea de pared o inalámbrico, y solo es necesario quitar la tapa para cambiarlas. La posición de este cajón puede consultarse en el manual del termostato.

Actualizado a
91 198 12 18
Quiero que me llamen