¿Qué calefacción de bajo consumo elegir? ¿Eléctrica o a gas?

Actualizado a
min. lectura
Calefacción de bajo consumo

Los sistemas de calefacción de bajo consumo permiten disfrutar de una temperatura agradable en invierno con un gasto reducido, gracias a que su tecnología permite que generen más energía de la que consumen.

Calefacción de bajo consumo: ¿Qué es?

En un momento en el que el precio de la energía ha aumentado de manera exponencial como consecuencia de los enfrentamientos bélicos y la inflación, ahorrar en calefacción se ha convertido en una necesidad para gran número de hogares. La calefacción de bajo consumo es la solución.

Cuando hablamos de sistemas de bajo consumo nos referimos a un tipo de calefacción que, por su alta eficiencia, puede calentar una vivienda con un gasto mucho menor del que tendríamos habitualmente.

  • Características de los sistemas de calefacción de bajo consumo:
  • Van equipados con generadores de calefacción (calderas o bombas de calor) cuya eficiencia supera el 100%. Para comprobarlo, puedes consultar su etiqueta de eficiencia energética, que clasifica los dispositivos más eficientes dentro de la categoría A (A, A+, A++ o A+++).
  • Los generadores de calefacción producen más energía de la que consumen, lo que repercute de forma positiva en su rendimiento.
  • Permiten a los usuarios programar la calefacción en función de sus necesidades, evitando las pérdidas de calor.
  • Las calderas cuentan con un termostato que provoca el apagado automático cuando se alcanza la temperatura de confort.
  • En el caso de las bombas de calor, en lugar de apagarse cuando llegan a la temperatura deseada, reducen la potencia a la que trabajan. Esto evita que la calefacción se apague y el ambiente se enfríe. Además, también impide que tenga que encenderse de nuevo para alcanzar la temperatura de confort, lo que repercute de manera positiva en el consumo, porque el arranque del sistema es lo que más energía requiere.
  • Los emisores de calor (suelo radiante, radiadores, calefactores, fancoils o aires acondicionados) se encuentran situados en la parte baja de las estancias, lo que reduce la estratificación del aire: un fenómeno que hace que el aire caliente, al pesar menos, suba hasta la parte superior de las habitaciones.
  • Los emisores de calefacción tienen una inercia térmica alta, de forma que pueden retener el calor durante un largo periodo de tiempo.

calefaccion

Convierte tu vivienda en un hogar

Instalando calefacción inviertes en tu bienestar y el de los tuyos

calefaccion

Convierte tu vivienda en un hogar

Instalando calefacción inviertes en tu bienestar y el de los tuyos

Tipos de calefacción de bajo consumo

No hay un solo tipo de calefacción de bajo consumo, de hecho, la variedad es tan amplia que podemos diferenciar entre calefacción de gas, de biomasa y calefacción eléctrica de bajo consumo.

Calefacción eléctrica de bajo consumo

Si bien la electricidad es una energía cara, que puede llegar a doblar el precio de otras fuentes de energía, como el gas natural, algunos sistemas consiguen generar grandes cantidades de energía térmica utilizando una parte muy pequeña de electricidad. Este es el caso de la aerotermia y la geotermia.

Por otra parte, hay otros tipos de sistemas de calefacción eléctrica de bajo consumo que logran reducir las pérdidas de calor porque, en lugar de calentar por convección (transmitiendo el calor al aire), utilizan la radiación para transmitir el calor directamente a los cuerpos en forma de ondas electromagnéticas. Este es el caso de la calefacción por infrarrojos.

Sistemas de calefacción aerotérmicos

Este sistema de calefacción utiliza la electricidad para poner en funcionamiento el compresor de una bomba de calor que se encarga de absorber la energía calorífica del exterior para aumentar la temperatura del interior.

¿Por qué la aerotermia es una calefacción de bajo consumo?

Los sistemas aerotérmicos consumen poca electricidad debido a que extraen la mayor parte de la energía del aire, de forma completamente gratuita. Para conseguirlo, utilizan un motor que funciona conectado a la corriente. Los sistemas más eficientes utilizan menos electricidad para generar más calor.

La eficiencia de la bomba de aerotermia se mide con el COP, un coeficiente que mide cuántos kilovatios de calor puede generar por cada kilovatio de luz que consume. Las bombas de clase A+++ producen más de 5 kilovatios de energía térmica por cada kilovatio de electricidad que utilizan, de forma que su eficiencia supera el 500%.

Además, si se combina con el emisor térmico adecuado, los sistemas aerotérmicos pueden proporcionar, además de calefacción de bajo consumo, refrigeración en verano. Para que el equipo trabaje menos y lograr un gasto mínimo, los expertos recomiendan instalarlo junto con suelo radiante o radiadores de baja temperatura, porque funcionan con agua a 35ºC.

Comparativa entre un sistema tradicional y un sistema de calefacción de bajo consumo

Sistema

Consumo anual

Gasto anual

Caldera de gas estanca + radiadores

28.769 kWh

2.014 €

Aerotermia (COP 4) + radiadores de baja temperatura

8.170 kWh

1.634 €

Caldera de gas estanca + suelo radiante

28.769 kWh

2.014 €

Aerotermia (COP 4) + suelo radiante

7.254 kWh

1.450 €

Datos de consumo obtenidos de un estudio de Saunier Duval

aerotermia

Las facturas se las lleva el viento

La aerotermia utiliza la energía del aire y reduce el consumo hasta un 80%

aerotermia

Las facturas se las lleva el viento

La aerotermia utiliza la energía del aire y reduce el consumo hasta un 80%

Sistemas de calefacción geotérmicos

La calefacción por geotermia también se considera de bajo consumo, debido a que se alimenta principalmente de la energía calorífica contenida en el subsuelo, cuya temperatura aumenta, a partir de los 10 metros de profundidad, unos 3ºC por cada 100 metros.

¿Cómo funciona la calefacción geotérmica de bajo consumo? Para obtener calor por medio de la geotermia se introducen bajo el terreno una serie de tuberías por cuyo interior circula un gas refrigerante que absorbe la energía calorífica de la tierra. El refrigerante caliente se mueve por acción del compresor (propulsado por electricidad) y llega hasta la bomba de calor, que aumenta la temperatura del gas gracias a un condensador. Después este gas calienta las tuberías por las que circula el agua que viaja hasta los emisores de calefacción.

A día de hoy se considera uno de los sistemas más eficientes, pues genera 6 kilovatios de calor por cada kilovatio de energía que consume. Es decir, si situamos el consumo energético de una vivienda grande en los 30.000 kWh, el coste sería el siguiente:

  • Con un sistema eléctrico tradicional: 30.000 kWh x 0,2 €/kWh = 6.000 €/año
  • Con calefacción por geotermia: 30.000 kWh x (0,2 €/kWh ÷ 6) = 30.000 kWh x 0,03 = 900 €/año

Infrarrojos

Al igual que los sistemas eléctricos mencionados anteriormente, la calefacción por infrarrojos supone un ahorro considerable en el consumo. Sin embargo, su eficiencia no radica en generar más de lo que gasta, sino en aprovecharlo mejor.

A diferencia de los radiadores tradicionales, los dispositivos que funcionan por infrarrojos emiten el calor en forma de ondas electromagnéticas que, lejos de calentar el aire, transmiten su calor directamente a los cuerpos de la estancia. Así evitan las pérdidas de calor y logran la misma temperatura de confort que un emisor tradicional, pero trabajando a una potencia mucho menor.

¿Cuál es la mejor calefacción eléctrica de bajo consumo?

Para seleccionar el mejor sistema no solo hay que tener en cuenta el precio de la energía, sino también el coste de la instalación y la facilidad con la que se puede llevar a cabo la obra. Con la geotermia el coste de las facturas es mucho menor, sin embargo, el precio de su instalación es tan elevado que puede tardar más de 15 años en amortizarse. Además, es necesario contar con un terreno donde poder enterrar las tuberías. Por eso, para la mayor parte de los consumidores la aerotermia se posiciona como la mejor calefacción eléctrica de bajo consumo.

¿Qué calefacción consume menos?

La geotermia es la calefacción que menos consume: debido a que extrae calor de la tierra, cuya temperatura se mantiene estable, la bomba de calor suelo-agua necesita trabajar mucho menos que una bomba de calor de aerotermia, que absorbe el calor del aire, cuya temperatura varía. Por eso, la geotermia consume hasta un 60% menos que la aerotermia.

Calefacción de gas de bajo consumo

Calefacción de bajo consumo

Tradicionalmente, se ha considerado la calefacción de gas un sistema menos eficiente que el eléctrico, debido a las pérdidas de calor provocadas por la expulsión de humos. Sin embargo, el avance tecnológico ha permitido que las calderas consigan una eficiencia superior al 100%, adelantando así a los sistemas eléctricos tradicionales.

Una caldera de gas es un dispositivo que genera calor mediante la quema de combustible. Las calderas de condensación de gas se diferencian de los aparatos tradicionales porque pueden generar más calor con un consumo menor, debido a que aprovechan el humo generado durante la combustión del gas para calentar las tuberías por las que circula el agua que llevan a los emisores.

Esto tiene multitud de ventajas:

  • Su rendimiento pasa del 80% al 110%.
  • El consumo de gas se reduce a medida que aumenta la eficiencia: tan solo el 80% del calor generado proviene de la quema de combustible; el 20% restante procede del aprovechamiento del humo.
  • Un mismo modelo puede utilizarse con varios tipos de gas: butano, gas propano o gas natural. El gas natural es una de las energías más baratas y puede reducir notablemente el coste de las facturas.

gas-natural

Convierte tu casa en un hogar con gas natural

Instalamos el gas en tu vivienda para que disfrutes de calefacción y agua caliente

gas-natural

Convierte tu casa en un hogar con gas natural

Instalamos el gas en tu vivienda para que disfrutes de calefacción y agua caliente

Calefacción de bajo consumo por biomasa

Las calderas de biomasa son una opción excelente para los usuarios que desean ahorrar en su consumo energético, puesto que funcionan con combustibles muy baratos: pellets, leña, huesos de aceituna o cáscaras de frutos secos.

Las más comunes son las estufas de pellets, que pueden ser de varios tipos: estufas de pellets canalizables o calderas de pellets, por ejemplo. Pero ¿Por qué se les considera un tipo de calefacción de bajo consumo?

Consumo de una estufa de pellets

Consumo de pellets

Precio del pellet

Consumo de electricidad

Precio de la electricidad

Precio total por una hora de consumo

Precio total por un mes de consumo

1 kg/hora

0,53 €/kg

0,1 kWh

0,2 €/kWh

0,55 €/hora

198 €*

*Consumo estimado para un uso de la calefacción de 12 horas/día

Teniendo en cuenta que un usuario medio utiliza la calefacción durante un tiempo aproximado de 6 meses al año, el gasto anual en calefacción rondaría los 1.190 €, lo que supone un ahorro considerable en el consumo energético del hogar.