Calefacción por suelo radiante: precio, tipos y opiniones

Suelo radiante

El suelo radiante es una alternativa cada vez más demandada tanto para el sistema de calefacción de la vivienda como para la refrigeración en verano. El precio del suelo radiante se estima por m2 por lo que hay que tener en cuenta el tamaño de la zona de la vivienda que se va a cubrir.


¿Qué es el suelo radiante?

El suelo radiante es un tipo de calefacción cuya canalización se integra, habitualmente, bajo el suelo de la vivienda. En ocasiones, este mismo sistema se utiliza en paredes y techos para mantener la temperatura de la vivienda con distintas fuentes de calor. El suelo radiante es una buena opción de calefacción porque distribuye el calor de forma homogénea. Como el calor proviene del suelo, éste no se pierde en la parte alta de la habitación, contribuyendo a mantener una temperatura agradable durante más tiempo.

El suelo radiante funciona gracias a un circuito de tuberías o cables que se instala oculto en suelo, paredes o techos. Por esta razón, se recomienda efectuar la instalación del suelo radiante durante la construcción de la propia vivienda, ya que la canalización del sistema se integra entre la solera y la superficie del suelo. En caso de que esta instalación quiera hacerse a posteriori, el precio de la obra se incrementará, ya que deberá levantarse el suelo existente y hacer las modificaciones necesarias para que quepa el circuito del suelo radiante.

Suelo radiante: precio

La instalación del suelo radiante no es compleja en su definición. Sin embargo, hay un aspecto que puede encarecer el precio de la obra, y es si la vivienda está en construcción o si es una vivienda ya terminada. La instalación del suelo radiante implica la colocación de una losa flotante de mortero como aislamiento térmico y acústico y acumulador de la temperatura y, la obra necesaria para hacerlo dependerá de cómo esté el suelo de la vivienda en ese momento.

Si hablamos de una vivienda de obra nueva, la instalación de esta losa se hará sobre el forjado del pavimento. En caso de que la instalación se haga en una vivienda ya construida, habrá que levantar el suelo para rebajar la solera o se colocará sobre el suelo, teniendo en cuenta la distancia con respecto a las puertas y el peso que puede soportar el forjado actual.

Precio suelo radiante
Tipo instalación Precio m2 Precio vivienda 100m2
Suelo radiante eléctrico 40-50 € 4.000 € a 5.000 €
Suelo radiante por agua 50-70 € 6.000 € a 8.000 €
Radiadores (tradicional) 290 €/radiador 3.500 € a 4.000 €

Los precios del suelo radiante por agua y el sistema tradicional incluyen la caldera.

El precio del suelo radiante también varia en función del sistema utilizado, así el suelo radiante eléctrico tiene un coste de 40-50 € el m2, mientras que el suelo radiante por agua de 50-70 € a lo que hay que añadir el coste de la caldera (1.000 € si es de condensación o bajo Nox), todo ello con instalación incluida.

El margen de precios citado depende de la empresa instaladora y de la potencia necesaria del suelo radiante eléctrico o de la caldera, pues dependiendo de la zona climática y de si se trata de una vivienda unifamiliar o de un piso, el inmueble necesitará más o menos potencia calorífica.

Instalar una calefacción radiante por agua en un piso de 100m2 supone un inversión de 6.000 € a 8.000 € (incluyendo la caldera) y si se trata de suelo radiante eléctrico de 4.000 € a 5.000 €. La instalacíón de suelo radiante es más cara que una instalación tradicional de gas natural por radiadores convencionales, la cual cuesta unos 3.500 € para 100m2 para un piso y unos 4.400 € para vivienda unifamiliar.

Nuestros asesores energéticos le ayudarán en todo el proceso de instalación

Presupuesto gratis 91 198 12 18

Tipos de suelo radiante

El suelo radiante puede clasificarse en diferentes tipos según su funcionamiento (agua o electricidad), su capacidad de climatización (calor y/o frío) o, según su posición en el inmueble (suelo, pared, techo o zócalo):

Suelo radiante eléctrico

El suelo radiante eléctrico es un sistema de calefacción centrado en un circuito eléctrico que transforma la energía eléctrica en calor mediante el uso de resistencias calefactoras. Este circuito puede ser de dos tipos:

 Folio radiante:

El folio radiante es una película flexible conductora de eléctricidad y a su vez resistiva, por lo que genera calor. Su instalación es sencilla pues no requiere de la utilización de cemento. La lámina se coloca encima del forjado usando, entre medias, un aislante térmico para proteger el forjado y, encima de la película, una capa antivapor para proteger el pavimento.

Folio radiante

El folio radiante se compone de dos láminas de poliéster unidas por un sellado térmico. Entre estas hojas, en los laterales, se sitúan las láminas de cobre que van a conducir la electricidad y, en perpendicular a estas, se establecen de forma paralela las tiras calefactoras de grafito. Su espesor es de apenas unos milímetros.

 Hilo radiante:

El hilo radiante es un cable calefactor que convierte la energía eléctrica en calor. Este se instala encima del forjado, sobre un aislante térmico. Pero a diferencia del folio radiente, requiere de una cobertura de cemento. El hilo radiante puede fijarse a unas plaquetas de metal o venir directamente acoplado en lo que se conoce como mallas radiantes.

Las malla radiante es una red de fibra de vidrio o polietileno sobre la que ya está colocado el hilo radiante, lo que facilita su instalación.

Hilo radiante

El hilo radiante se compone de dos conductores: un cable para la alimentación eléctrica y, otro para la conducción térmica. El cable de alimentación está recubierto por un material aislante al que se enrolla en espiral el cable térmico. El recubrimiento tiene unos huecos cada 1,2 o 3 metros para que los dos cables entren en contacto solo en esos lugares y las resistencias del conductor térmico consigan energía eléctrica y generen calor.

Cable suelo radiante eléctrico

Suelo radiante por agua

El suelo radiante por agua es un sistema de calefacción y refrigeración compuesto por tuberías de polietileno que se sitúan bajo el suelo y por las que circula el agua caliente para calefacción o fría para refrigeración. Es mucho más eficiente que el sistema de radiadores ya que ,además de distribuir de mejor forma el calor, solo necesita que el agua esté a una temperatura de 35-40 °C, mientras que los radiadores requieren agua a más de 70 °C. El suelo radiante por agua puede ser alimentado por diferentes sistemas:

 Gas natural

El suelo radiante puede acoplarse a una caldera de gas natural al igual que lo hace la calefacción tradicional de radiadores. La caldera calienta los tubos de agua mediante la combustión del gas, de forma que el agua ya caliente llega al colector que la distribuye por los diferentes circuitos de de tuberías del suelo radiante.

El suelo radiante mediante gas natural solo se utiliza para generar calefacción, pues la caldera no es capaz de proporcionar refrigeración. Aunque es mucho más barato que instalar aerotermia o geotermia, los cuales permiten calefacción y refrigeración.

 Aerotermia

El suelo radiante por aerotermia es un sistema que proporciona calefacción y refrigeración, este se debe a que la bomba aerotérmica puede invertir el procedimiento de generación de calor para generar frío en el verano. El sistema de aerotermia recoge a través de un fluido anticongelante la energía del aire.

 Geotermia

El suelo radiante alimentado por geotermia también genera calor y frío, pero la energía proviene de tuberías con refrigerante enterradas en el subsuelo. Ya que el subsuelo está más caliente que la temperatura ambiente en invierno y, al contrario en verano, se puede aprovechar esa diferencia detemperatura para climatizar una vivienda.

¿Suelo radiante eléctrico o por agua?

Son muchas las diferencias entre ambos sistemas y la instalación de uno u otro depende de las necesidades de cada vivienda. En viviendas donde el uso de la calefacción sea anecdótico es conveniente instalar suelo radiante eléctrico pues no requiere de una elevada inversión inicial. Si el uso de de la calefacción va a ser más habitual, recomendamos el suelo radiante por agua debido a su mayor eficiencia y ahorro energético, que a corto-medio plazo supone la amortización de la inversión inicial.

¿Suelo radiante eléctrico o por agua?
Suelo radiante eléctrico Suelo radiante por agua
 Inversión inicial reducida  Inversión inicial elevada (necesita caldera o bomba)
 Temperatura de 25-30 °C  Temperatura de 35-40 °C
 Inmediatez  Tarda un poco en calentar el agua
 Control independiente de cada estancia  Menos control porque está unificado
 No necesita manenimiento  Necesita mantenimiento de la caldera
 Menos eficiente  Más eficiente
 Precio electricidad 0,10 €/kWh  Precio gas natural 0,05 €/kWh
 Solo genera calor  Puede generar calor y frío
 Solo uso eléctrico  Se puede combinar con geotermia y aerotermia

Suelo radiante refrescante

Mientras que la calefacción por suelo radiante se basa en la generación de calor en el subsuelo y es apta para cualquier sistema de suelo radiante (eléctrico o agua) y para cualquier fuente de energía (gas natural, geotermia y aerotermia), el suelo radiante refrescante consiste en la generación de refrigeración a través de los tubos situados en el suelo y no es apto para todos los sistemas.

El suelo radiante refrescante solo es aplicable al suelo radiante por agua mediante aerotemia o geotermia. Los otros sistemas por agua (gas natural, propano y butano) se basan en la combustión, por lo que es imposible que produzcan refrigeración. El suelo radiante eléctrico no puede generar frío ya que su funcionamiento se basa en resistencias eléctricas, cuya única funcionalidad es calentarse con el paso de la eléctricidad.

En el caso de la geotermia, si que puede generar frío y lo hace de la siguiente manera: el líquido que recorre los tubos del suelo radiante llega a la bomba geotérmica para ceder el calor al líquido refrigerante que viene frío del subsuelo y así retornar al suelo radiante con menor temperatura y enfriar la estancia. El líquido del subsuelo subsuelo está frío en comparación al del suelo radiante ya que la temperatura ambiente en verano en España es alta y el subsuelo se encuentra a una temperatura de unos 15 °C.

Techo radiante

El techo radiante es el sistema de calefacción y refrigeración en el que los tubos de polietileno van instalados en el techo. La gran ventaja sobre el suelo radiante es su facilidad de instalación, ya que existen modelos que forman un falso techo. También presenta ventajas sobre la pared radiante ya que es mejor quitar algo de altura a la estancia que extraérselo en superficie.

La instalación del techo radiante tiene otra ventaja frente al suelo radiante, y es que en la instalación del segundo se tiene que escoger entre una variedad limitada de pavimentos, mientras que si se instala la calefacción en el techo, se puede elegir el suelo que se quiera.

La desventaja del techo radiante es que la zona superior de la estancia es la más caliente, por lo que no es tan eficiente como el suelo radiante.

Pared radiante

La pared o muro radiante se basa en la colocación de las tuberías de calefacción en las paredes del inmueble. Para ello es necesario colocar un aislante térmico de polietileno extruido donde van a ir colocados los tubos y, encima de estos, una capa de yeso y pladur (solo en modo calor) o mortero (para sistemas de calor y frío).

La instalación la pared radiante hace las estancias un poco más pequeñas, pero es una instalación más sencilla que la del suelo radiante. Además, realiza una función de barrera térmica frente al exterior.

Zócalo radiante

Existe una modalidad llamada zócalo radiante. Este sistema se basa en unos rodapiés de aleación de aluminio con huecos para las tuberías. Su instalación es mucho más sencilla que la de los otros tipos de calefacción radiante y, si además ya contamos con un zócalo o rodapiés en el inmueble, podemos sustituirlo por el zócalo radiante.

Este sistema no produce humedad en las paredes ni condensación de agua en verano, por lo que es utilizado en algunos museos donde se quiere conservar las propiedades de la pared y así cuidar en mayor medida las obras de arte.

Instalación suelo radiante

La instalación depende del tipo de suelo que vayamos a poner: eléctrico con folio radiante, eléctrico con hilo radiante o suelo radiante por agua. El primero no requiere de la aplicación de cemento, mientras los otros dos sí. La instalación de suelo radiante se compone de los siguientes pasos:

 Definir un esquema para el suelo radiante: antes de comenzar la instalación propiamente dicha hay que estudiar cual va a ser la distribución del suelo radiante a los largo de la casa pues esto afectara en la elección del colector en el suelo radiante por agua.

 Instalación del colector de suelo radiante: en el suelo radiante por agua es el equipo que distribuye el líquido a los diferentes circuitos colocados dentro de la vivienda. Si se trata de una instalación de suelo radiante eléctrico este colector no es necesario.

 Instalación del termostato: si se trata de un suelo radiante eléctrico es necesario utilizar un termostato. A este dispositivo van conectados el cable de alimentación del suelo eléctrico y el cable de la sonda que sirve para medir la temperatura y que se ha de colocar junto al suelo eléctrico.

 Aplicación de la capa aislante: el suelo radiante se coloca encima del forjado (el suelo de hormigón de la vivienda). Para proteger este forjado hay que utilizar una capa de aislante térmico de polietileno entre este y el suelo radiante. Si existiese algún hueco en el aislante, se crearía un puente térmico, haciendo el calor bajase al forjado en lugar de subir al pavimento.

 Disposición de la banda perimetral: es una tira de 10-20 cm de ancho de polietileno extruido que se coloca en la base de las paredes de todo el perímetro. Esta banda absorbe las dilataciones del mortero o cemento que se coloca para cubrir las tuberías o cables. Además, funciona como aislamiento para impedir puentes termicos en la pared.

 Colocación del suelo radiante:

  • Folio radiante: estos se han de pegar con cinta adhesiva a la capa aislante, por lo que su instalación es muy fácil.
  • Hilo radiante: los cables se pueden colocar mediante plaquetas de metal o con mallas sobre la capa aislante.
  • Tuberías de agua: existen varios sistemas, uno de ellos es utilizar grapas especiales para adjuntarlo a la capa aislante. Otro más novedoso es la utilización de planchas moldeadas, son placas que ya incorporan el aislamiento térmico y unos pivotes o tetones que hacen de guías para las tuberías.

 Aplicación del mortero: es un cemento con alta conductividad térmica que se emplea sobre las tuberías o cables y que permite una rápida transmisión del calor en la estancia.

 Colocación del pavimento elegido: exiten diversos tipos de pavimento para suelo radiante, teniendo cada uno de ellos unas particularidades que los hacen más o menos ideóneos según nuestras necesidades. Según la normativa vigente la temperatura del pavimento no puede superar los 29 °C.

  • Tipos de pavimento para suelo radiante
  • Suelo radiante con tarima
  • Suelo radiante con madera
  • Suelo radiante con parquet
  • Suelo laminado apto para suelo radiante

 Recorte del sobrante de la banda perimetral: una vez colocado el pavimento es necesario recortar con un cutter las partes sobrantes de la banda perimetral.

Solicita un presupuesto 100% personalizado para tu vivienda o negocio

Presupuesto gratis

Suelo radiante: ventajas e inconvenientes

Ventajas del suelo radiante

 Eficiencia

El suelo radiante por agua cuenta con una gran eficiencia energética ya que opera con agua a baja temperatura (30-45 °C), mientras que los radiadores convencionales necesitan un flujo de agua de 70 °C o más. Esto supone un ahorro energético del 15 al 20% ya que al requerir una temperatura inferior se necesita una combustión menor.

 Combinación con aerotermia y geotermia

Debido a que usa agua a baja temperatura se convierte en la calefacción perfecta para combinarla con los sistemas de energía renovable Aerotermia o Geotermia. Estos sistemas absorben la temperatura del aire o del subsuelo y la amplifican llegando a temperaturas medias perfectas para la calefacción por suelo radiante.

 Refrigeración

El suelo radiante es capaz de generar frío si se aplica en sistemas de geotermia o aerotermia y estos cuentan con una bomba de calor inverter. Esta revierte el proceso de generación de calor para climatizar el inmueble en verano.

 Confort

Los radiadores tradicionales funcionan de manera que el aire cercano al aparato se calienta, sube hacia el techo y cuando se enfria baja por el otro lado de la estancia para volver al radiador y seguir el ciclo circular. Esto hace que sea un sistema ineficaz ya que el calor se acumula cerca del radiador y en la parte más cercana al techo.

El suelo radiante soluciona este problema ya que el calor asciende de forma uniforme por toda la estancia, concentrando el calor a baja y media altura.

 Estética y espacio

El hecho de que no haya radiadores implica que ese espacio antes ocupado quede libre, lo que supone una mejoria estética ya que no supone un obstáculo en el diseño de interiores.

 Barrera térmica

Cuando colocamos una pared radiante, esta proporciona una barrera térmica con el exterior, impidiendo así que el frío del exterior se incruste en la pared e influya en la temperatura interna.

Inconvenientes del suelo radiante

 Inversión elevada

Si bien es cierto que el suelo radiante por agua tiene un precio superior a la instalación de radiadores coinvencionales, también es verdad que debido a su alta eficiencia el periodo de amortización es bajo, por lo que es rentable.

 Instalación compleja en edificios ya construidos

La instalación de sulo radiante es simple cuando se trata de edificios de nueva construcción o que están sufriendo una reforma integral. En edificios ya construidos el proceso es laborioso ya que se ha de levantar todo el suelo, lo que implica también un aumento del coste.

 Lentitud

Uno de los grandes inconvenientes del suelo radiante es su inercia, esta hace que el tiempo que tarda la estancia en alcanzar un punto de temperatura óptimo sea elevado ya que han de calentarse las tuberías y transmitir el calor a través del suelo.

Eso hace que tengamos que conectar la caldera antes de llegar a casa a través de un termostato programable si queremos llegar casa y no esperar mucho tiempo para que se caliente. Lo mismo sucede al irse a dormir, es conveniente apagarla un rato antes ya que esta sigue caliente durante un tiempo.

 Condensación

La refrigeración por suelo radiante no es recomendable en zonas de alta humedad ya que se puede producir condensación. Para regular esto se pueden instalar controladores de punto de rocio para cuando se detecte condensación se modifique la temperatura.

 Efectos negativos a la salud

Algunos estudios apuntan a que el suelo radiante eléctrico tiene un posible efecto nocivo para la salud debido al campo electromagnético que genera el circuito.

¿Suelo radiante o radiadores?

Cuando se realiza una obra nueva o una reforma, muchas propietarios se encuentran ante la duda de realizar una instalación de suelo radiante en lugar de los tradicionales radiadores. Estás son las características de uno y otro sistema:

El suelo radiante requiere de una mayor inversión inicial que la instalaciónd de radiadores debido a la complejidad de la instalación ya que necesita elementos como colector, válvulas, tuberías soterradas, mortero, aislantes, etc.

El suelo radiante es más eficiente que el sistema de radiadores debido a que usa agua a baja temperatura y, por tanto, necesita menos quema de combustible. Esto hace que en poco tiempo se amortice la elevada inversión inicial.

Los radiadores emiten un calor circular calentando el aire cercano para que este ascienda al techo y cuando se enfríe baje al suelo por el otro lado para volver cerca del radiador y volver a hacer el ciclo. El suelo radiante proporciona calor de forma uniforme al estar instalado de forma homogenea en toda la estancia.

El suelo radiante sirve para generar frío cuando se combina con geotermia o eaerotermia. En cambio, los radiadores convencionales solo pueden ser usados para sistemas de calefacción.

Los radiadores ocupan espacio mientras que el suelo radiante queda oculto. Esto hace que el suelo radiante sea mejor para opciones de decoración y de espacio.

Suelo radiante: Opiniones

Las siguientes opiniones sobre el suelo radiante han sido extraídas de foros de acceso público:

El suelo radiante es mucho mejor, ya no por el ahorro que también, sino porque es una calefacción más cómoda ya que cumple con el concepto pies calientes cabeza fría que es lo que se busca a la hora de buscar una calefacción. Quiero el suelo radiante por confort. En mi antiguo piso la calefacción era por A/A en modo calor y antes viví en otra casa con radiadores y se nota la diferencia. Tenía una caldera estanca (no era de condensación), con radiadores normales. Seguramente que una de condensación con suelo radiante o radiadores de baja temperatura mejoraría algo la factura, pero no creo que llegase ni de broma al ahorro que me ha supuesto la bomba de calor.

Actualizado a
91 198 12 18
Quiero que me llamen