Chimeneas de gas: precios, instalación y mantenimiento

chimeneas de gas

Las chimeneas de gas son una alternativa cada vez más demandada en los hogares para tener un calor confortable, olvidándonos de la limpieza que precisan las chimeneas tradicionales de leña y con un precio del suministro mucho más económico que el de la electricidad.


¿Qué es una chimenea de gas?

Las chimeneas de gas son una fantástica alternativa a las chimeneas tradicionales de leña, ya que evitan tener que almacenar los troncos además de no generar residuos. Las chimeneas de gas utilizan gas natural, butano o propano para generar calor mediante su combustión.

Las chimeneas de gas proporcionan un fuego real evitando los esfuerzos que supone una de leña. También existen chimeneas eléctricas con una pantalla que simula los troncos y las llamas, pero la electricidad es bastante más cara que el gas y, es por ello, que priman las chimeneas de gas natural.

En cuestión de diseño, las chimeneas de gas asemejan prácticamente a la perfección las tradicionales chimeneas de leña o carbón. De hecho, incluso se pueden añadir troncos y leños decorativos de cerámica que acompañen a la llama propia del gas.

Instalación de una chimenea de gas

La instalación de una chimenea de gas debe cumplir 3 requisitos:

  1. Suministro de gas: la chimenea de gas precisa tener suministro de algún tipo de gas que pueda ser utilizado en la combustión. Si se trata de gas natural, será necesario instalar gas natural en la vivienda.
  2. Conexión de electricidad: las chimeneas de gas necesitan una toma de electricidad para que el sistema de encendido y apagado pueda funcionar.
  3. Salida de humos: para evacuar los productos de la combustión, la chimenea de gas necesita una salida de humos que, eso sí, no tiene que estar en el techo necesariamente.

Recuerda que las chimeneas de gas necesitan tubos de salida de tipo coaxial por el combustible que utilizan. Por lo tanto, no son compatibles con los tubos simples de estufas o insert de leña. Si ahora tienes una estufa de leña y quieres cambiar a una de gas, deberás encargar al técnico la adaptación de la instalación para que sea compatible.

¿Se puede instalar una chimenea de gas en un piso?

Sí, ya que se permite la evacuación por fachada al igual que sucede con las calderas de gas. No sucede lo mismo con las estufas de pellets o las chimeneas de leña, que necesitan realizar la evacuación de humos por cubierta o tejado.

Al poder expulsar los humos por la facahda es recomendable instalar la chimenea en una estancia que de al exterior. Aunque existen edificios que disponen de Shunt (hueco vertical entre viviendas que se usa para la ventilación ene edificios y al que están conectadas las casas) que facilitan su instalación en otras zonas.

Nuestros asesores energéticos le ayudarán en todo el proceso de instalación

Presupuesto gratis 91 198 12 18

Tipos de chimeneas de gas

Las chimeneas de gas pueden ser de diferentes tipos atendiendo a distintos criterios. En principio, las hay que funcionan con gas natural y con gas propano. Por otro lado, pueden tener distintas formas de proceder a la combustión del gas. Y finalmente, pueden tener diferentes aspectos según su diseño.

Según el combustible:

 Chimeneas de gas natural: son las más comunes ya que es el combustible más económico, tiene un suministro continuo y no necesita almacenamiento. Todas las ventajas del gas natural hacen que sea la mejor opción.

 Chimeneas de gas butano: Se recomeinda para consumos menores ya que este combustible solo se suministra mediante bombonas de butano, cuya capacidad es de 12 kg.

 Chimeneas de gas propano: tienen mayor aceptación que las de butano ya que existen varias formas de suministrar el propano: mediante bombonas de 35 kg o contando con un depósito de propano en el inmueble. Esto hace que sea poco factible en pisos pero si en viviendas unifamiliares.

Según la combustión:

 Chimeneas de gas estancas: disponen de una cámara de combustión sellada. El oxígeno necesario para la combustión lo recoge del exterior mediante un tubo de evacuación coaxial. Este tubo es es en realidad un tubo interior por donde entra el aire para la combustión y otro experior por donde se expulsa el humo. Las chimeneas de gas estancas son más seguras y recomendables.

 Chimeneas de gas atmosféricas: utilizan el aire de la habitación para quemar el gas y expulsa el humo de la combustión a través de un tubo de evacuación. Consumen el oxígeno de la estancia en la que se encuentran, por lo que no se recomiendan en dormitorios ni en habitaciones pequeñas como el baño.

Según el diseño:

Existen diferentes tipos de calderas de gas en función de las paredes que dejan a la vista, ya que ello hace que su emplazamiento dentro del hogar este condicionado:

Chimenea de gas frontal
Chimenea de gas frontal
Chimenea de gas tunel
Chimenea de gas tunel
Chimenea de gas frontal + lateral
Chimenea de gas frontal + lateral
Chimenea de gas de 3 caras
Chimenea de gas de 3 caras
Chimenea de gas de 4 caras
Chimenea de gas de 4 caras

Según su ubicación:

 Chimeneas de gas para interiores: se ubican dentro de la vivienda y necesitan una salida de humos.

 Chimeneas de gas para exteriores: disponibles para su iubicación en jardines y terrazas.

Ventajas e inconvenientes de la chimenea de gas

Las chimeneas de gas tienen bastantes ventajas en comparación con otras que utilizan distintos combustibles para funcionar. Sin embargo, como todo, es cierto que también implican algunos inconvenientes. A continuación detallamos cuáles son las ventajas e inconvenientes de las chimeneas de ga:.

  • Ventajas de las chimeneas de gas
  • Fácil instalación: se pueden instalar en lugares donde una de leña sería imposible por falta de salida de humos tradicional.
  • Calor inmediato: no hay que esperar a que prenda la llama como ocurre con las de leña. Las chimeneas de gas rinden al 100% desde el principio.
  • Regulación: permiten regular la instensidad de la llama y con ello la termperatura ambiente.
  • No es necesario un almacén: ya que el gas natural viene directo de la red de distribución. Mientras que la leña necesita de un espacio donde poder guardarla.
  • Limpieza: es mucho más sencilla pues no genera brasas ni hollín.
  • Comodidad: se pueden encender con un mando a distancia.
  • Calor: aunque dan menos calor que las chimeneas de leá, si son superiores a las eléctricas.
  • Decoración: tienen un aspecto mucho más moderno que las chimeneas de leña.

Desventajas de las chimeneas de gas:

  • Precio de la chimenea: mientras una chimenea de leña cuesta unos 500 €, las chimeneas de gas valen unos 3.000 € (6 veces más).
  • Precio del combustible: el gas natural es más caro que la leña, por lo que al final se paga más. Pero no hay que almacenarlo.
  • No conservan el calor residual: las chimeneas de leña se mantenienen un rato calientes debido a las brasas, mientras que las de gas pierden su temperatura en el momento en el que se apagan.
  • Instalación de gas: es necesario realizar una acometida de gas y una instalación en la vivienda.

Chimeneas de gas: precios

Las chimeneas de gas tienen un precio que no es precisamente asequible, pero son un elemento decorativo sin igual. Su coste varía, sobretodo, en función de su potencia ya que de esta dependen los metros cuadrados que pueden calentar. Ásí, encontramos los siguientes modelos para según qué tamaño de estancia:

Precios de las chimeneas de gas
Chimenea Precio Tipo Tamaño cristal Potencia Rendimiento
HERGOM MG 46/40 2.289 € Frontal 46x40 cm 5,5 kW 86,3 %
Bosh RELAXED L SMART 3.778 € Frontal 98x43 cm 6,2 kW 86 %
HERGOM MG 63/45 3.889 € Dos caras 63x45 cm 6,5 kW 87,5 %
Bosh Marin GS1000 4.256 € Tunel 100x45 cm 9 kW 91 %
Bosh TRIPLE L SMART 4.521 € 3 caras 100x40 cm 8,2 kW 90 %
Wanders DANTA 1100 6.078 € 4 caras 115x37 cm 11,7 kW 93 %

¿Cuánto consume una chimenea de gas?

El consumo de una chimenea de gas ronda los 0,9 y 1 m3/h. Teniendo en cuenta que el poder calorífico superior (PCS) del gas natural es de 11,70 kWh, podemos saber que gastan en torno a 10-12 kWh.

Si tenemos encenddida la calefacción durante 8 horas durante los 30 días del mes, podemos hacer un cálculo aproximado del consumo mensual: 30 días * 8 horas * 11 kWh * 0,05 €/kWh = 132 €.

Obviamente, este coste va a depender de la potencia a la que pongamos la chimenea, ya que suelen ser modelos modulantes, es decir, con distintos niveles de regulación de la llama.

Rendimiento de las chimeneas de gas

El rendimiento de las chimeneas de gas suele estar en torno al 86-95 %. Por lo que cumplen perfectamente con los requisitos de eficiencia de la normativa eropea de 2015 (ErP) que exige un rendimiento estacional superior al 86% para aparatos de calor de hasta 70 kW de potencia.

Si bien su rendimiento es muy bueno, aún le queda un camino para alcanzar a las calderas de condensación, cuya eficiencia se dispara hasta el 109%. Esto supone hasta un 23% de más rendimiento.

¡No te pierdas nuestra comparativa!

Conoce los precios y características de las mejores calderas de condensación

¿Cómo funciona una chimenea de gas?

La chimeneas de gas tienen un funcionamiento bastante secillo, pues es bastante parecido al de los fogones de la cocina. La cámara de la chimenea cuenta con unos quemadores hasta los que llega el gas y es por donde sale la llama, pero para que esta salga, hay que accionarlos.

El usuario, mediante un mando a distancia, acciona una bujía que provoca una chispa y hace que comience la combustión. Este control remoto permite programar el día y la hora a la que queremos que se encienda, además de poder regular la intensidad de la llama. Para ello, la chimenea cuenta con una unidad de control electrónica.

Además, la chimeneas de gas cuentan con sensores de medición de los niveles de dióxido de carbono y oxigeno para, en caso de fluctuaciones muy grandes, apagar el equipo. Además, cuenta con un sensor que detecta si la llama piloto se apaga, cortando el gas.

Mantenimiento de una chimenea de gas

A diferencia de las chimeneas tradicionales de leña, las chimeneas de gas apenas precisan mantenimiento. No obstante, hay ciertos hábitos que conviene llevar a la práctica para que funcionen siempre en su máximo rendimiento.

  • Dos veces al año, limpia el compartimento de control y el quemador con la ayuda de un cepillo, al igual que harías con los hornillos de la cocina. La clave está en que no haya ningún residuo que pueda obstruir la correcta salida del gas.
  • Una vez al año, realiza una revisión de la instalación de la chimenea y comprueba los conductos de entrada y salida del gas. Lo bueno de las chimeneas de gas es que no precisan de una limpieza de las evacuación de humos como sucede con las de leña, que se llenan de hollín.
  • También es aconsejable limpiar el polvo que se acumula en el vidrio. Para ello no hay que utilizar productos inflamables. Además, es aconsejable esperar a que se sequen para poder usar la chimenea.
  • Sustituir las partes cerámicas expuestas al fuego cuando estas se deterioran.

Además, la chimenea de gas es un elemento más de la instalación de gas y, por tanto, debe ser objeto de la Inspección periódica obligatoria de gas, que ha de hacerse cada 5 años.

Actualizado a
91 198 12 18
Quiero que me llamen