Se encuentra usted aquí

 

Subvenciones calderas de gas natural

Renovar las calderas de gas natural

El cambio de calderas a gas natural es una realidad cada vez más necesaria para muchos consumidores. Estas calderas consumen mucho menos, permiten ahorrar en las facturas energéticas y reducen las emisiones de CO2 al medio ambiente. Por estas razones, múltiples organismos públicos y empresas instaladoras ofrecen determinadas subvenciones que ayudan a sufragar el coste de instalación de las nuevas calderas de gas natural.

La mayoría de las subvenciones para cambiar calderas de gas natural benefician la instalación de calderas de condensación, que son más eficientes en el consumo y gastan menos combustible. No obstante, depende del tipo de ayuda, pueden solicitarse para colocar otras clases de calderas siempre y cuando tenga una justificación técnica o de seguridad.


Subvenciones para cambiar la caldera a gas natural

El cambio de las calderas a gas natural es una opción cada vez más demandada por comunidades de propietarios y particulares. Y es que los beneficios de utilizar el gas natural para la calefacción y el agua caliente sanitaria son imbatibles.

Estos cambios pueden ser de dos tipos:

  1. En la instalación: si actualmente se utiliza otro tipo de suministro para alimentar la caldera, ya sea eléctrico, de gasoil o con cualquier otro gas, como el propano canalizado.
  2. En la caldera: si hay que hacer una renovación de la caldera para adaptarla a un nuevo suministro o para cambiarla por una más eficiente.

En este sentido, las instituciones públicas ofrecen subvenciones para sufragar el gasto de estos cambios. La Comunidad Europea es la principal promotora de las ayudas para la compra e instalación de calderas de gas natural.

Las principales ayudas son subvenciones para cambiar las calderas a gas natural. El objetivo es utilizar combustibles limpios y eficientes. De esta forma, se fomenta el control en el consumo de calefacción y las energías alternativas a los combustibles fósiles como el gasoil.

La mayor parte de las ayudas y subvenciones son de ámbito autonómico, por lo que cada Comunidad Autónoma fija las que cree convenientes. Muchas de ellas ya cuentan con sus propias subvenciones, dirigidas a diferentes actuaciones, renovaciones de equipamiento y tipos de suministro. Aquí dejamos una relación con las subvenciones de las Comunidades Autónomas para el cambio de calderas a gas natural que están vigentes.

Plan Renove de Calderas de la Comunidad de Madrid 2017

El Plan Renove de Calderas de la Comunidad de Madrid es de los más conocidos. Este programa de ayudas fomenta el cambio de las calderas que no utilizan gas natural como combustible por calderas de condensación que funcionen con gas natural. Esta subvención está dirigida a:

  • Comunidades de propietarios y edificios
  • Propiedades particulares de dos o más viviendas
  • Empresas con potencia térmica nominal mayor a 70kW
  • Edificios del sector terciario (establecimientos turísticos, hoteleros y de ocio) con potencia térmica nominal mayor a 70kW

La ayuda del Plan Renove de Calderas 2017 supone el incentivo de 150€, siempre y cuando el total de la inversión supere el 130% de la ayuda. Esto es, cuando el coste sea más de 195€. Esta subvención está prevista para la compra e instalación de calderas de condensación, aunque podrán acogerse a ella quienes tengan una justificación técnica para que el cambio se haga por otro tipo de caldera.

Es preciso que la caldera nueva sea una de las marcas adheridas al Plan Renove: ACV, Adisa, Aldingás Bongioanni, Aldingás Rendamax, Ariston, Baxi, Beretta, Biasi, Buderus, Chaffoteaux, De Dietrich, Ecodense, Ferroli, Hermann, Immergas, Junkers, Lamborghini, Manaut, Remeha, Riello, Saunier Duval, Schuster-Proaener, Sime, Vaillant, Viessmann, Wolf, Wolf-Rendamax e Ygnis.

Además, la instalación debe realizarla una de las empresas colaboradoras con el Plan Renove. De hecho, será la empresa instaladora la que realice y cumplimente la solicitud de ayuda, a nombre y por cuenta del titular de la instalación. En caso de ser una comunidad de propietarios, figurará como firmante titular de la solicitud el presidente de la comunidad, el secretario-administrador o la persona autorizada expresamente en el Acta de la Comunidad de Propietarios.

Plan Renove Calderas de la Comunidad de Aragón 2017

El Plan Renove Calderas de la Comunidad de Aragón está dirigido a la sustitución de calderas domésticas antiguas por otras más eficientes. Además, el plan recoge la posibilidad de subvencionar también la sustitución de electrodomésticos y aparatos de aire acondicionado.

De hecho, recientemente se ha hecho una transferencia de fondos destinados a la sustitución de aparatos de aire acondicionado hacia la división de electrodomésticos, ya que estas ayudas tienen mucha más demanda.

Cualquier particular puede acogerse al Plan Renove de calderas aragonés. Eso sí, el cambio debe conllevar la compra del aparato y su instalación. Dependiendo de cuál sea el tipo de caldera por el que se haga la modificación, el importe de la ayuda puede variar.

  • Calderas de condensación de gas natural o GLP's con potencia máxima inferior a 70kW y de baja emisión NOx = 350€.
  • Calderas de biomasa con potencia máxima inferior a 70kW que transfieren la energía térmica generada en la cámara y en circuito de humos para calefacción o suministro de agua caliente = 350€.

Una de las condiciones de la convocatoria de ayudas es que la instalación de la caldera se realice por parte de una de las empresas instaladoras colaboradoras con el Plan Renove.

El plazo para la presentación de solicitudes finalizaba el 25 de octubre de 2017.

Subvenciones de Gas Natural Distribución

Al igual que los organismos públicos, hay compañías que también fomentan el cambio de los sistemas de calefacción y las calderas por otros más eficientes. Una de ellas es Gas Natural Distribución.

Al igual que algunas compañías cuentan con soluciones integrales para la instalación del gas natural y las calderas, esta distribuidora de gas natural tiene su propio plan de subvenciones para comunidades de propietarios. Estas ayudas están dirigidas a la actualización de las salas de calderas de carbón y gasóleo, de forma que el suministro de estas pase a ser el gas natural.

La cuantía de la subvención varía en función del número de viviendas afectadas, la Comunidad Autónoma en la que se encuentren y el uso que se le dé a la instalación, es decir, si se utiliza para calefacción, agua caliente o ambas opciones.

Subvención para cambiar salas de calderas a gas natural
  Número de viviendas* Calefacción y ACS Calefacción ACS
Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Galicia, La Rioja y Navarra 30 9.000€ 6.000€ 2.100€
Andalucía y Comunidad Valenciana 30 6.000€ 4.200€ 2.100€

*El importe de la subvención varía por tramos a razón de 10 viviendas.

Hay que tener en cuenta que desde 2018 esta compañía se llama Nedgia, por lo que la solicitud de todas estas subvenciones a partir de ese momento hay que realizarlas con la nueva entidad. A las personas que ya disfrutaran de estas ayudas, el cambio de nombre no les afecta de ninguna forma.

¿Por qué es mejor instalar una caldera de gas natural?

Los beneficios de las calderas de gas natural empiezan por el coste del suministro. El precio del gas natural es variable, pero habitualmente se encuentra por debajo del resto de fuentes energéticas, muy alejado de los precios que suelen fijarse para la electricidad.

Si bien es cierto que el tipo de caldera influirá notablemente en el gasto que suponga tenerla encendida, teniendo el mismo consumo, la caldera de gas natural seguirá saliendo más barata.

El suministro de gas natural conlleva una ventaja con respecto a su distribución, y es que el servicio es continuo y sin cortes. Si la instalación funciona correctamente, podremos tener gas natural siempre que se abra el paso del gas. Además, la canalización del combustible y las sucesivas revisiones a las que debe someterse hacen que sea un suministro seguro para quienes habitan en la vivienda.

Desde el punto de vista del respeto al medio ambiente, el gas natural es una fuente de energía limpia y eficiente, ya que emite menos CO2 a la atmósfera que otros combustibles típicos para las calderas, como el gasóleo C o el gas propano. El gas natural tiene un alto poder calorífico por lo que para producir la misma cantidad de energía necesita menos cantidad de combustible.

¿Se ahorra cambiando la caldera a gas natural?

El cambio a la caldera de gas natural puede suponer un ahorro en la factura energética considerable mes a mes. Concretamente, se puede llegar a ahorrar hasta el 50% en comparación con una tarifa eléctrica no adecuada a los verdaderos hábitos de consumo del cliente.

La instalación del gas natural para suministrar energía a la caldera no es barata, pero merece la pena realizar la instalación para poder disfrutar de esta energía. Aunque en un principio sólo te interese para la calefacción, también podrás utilizarla para el agua caliente sanitaria e incluso para cocinar (horno y cocinilla).

Además, que la casa cuente con conexión de gas natural es un valor en alza en el mercado inmobiliario por las opciones que ofrece a futuros inquilinos o compradores. Así que si te planteas vender tu casa en un futuro, hacer la instalación de gas natural es una buena idea.

Teniendo en cuenta las subvenciones y ayudas para cambiar la caldera a gas natural que existen, definitivamente resulta mucho más rentable hacer esta inversión y amortizarla a medio plazo.

La caldera de condensación

Como habrás podido observar, la mayoría de subvenciones para el cambio de caldera a gas natural tienen como condición la instalación de una caldera de condensación, tanto los planes de ayuda vigentes como los que recientemente han finalizado. Este requisito tiene una explicación, y es que las calderas de condensación son las más eficientes.

Las calderas de condensación aprovechan los gases de la combustión para seguir generando energía, por lo que necesita quemar aún menos cantidad de combustible que una caldera tradicional para emitir la misma cantidad de calor. Estas calderas apenas emiten óxidos nitrosos, por lo que se catalogan dentro de las 'bajo NOx'.

La desventaja de estas calderas es que su precio es más alto que el del resto de tipos de caldera. Su innovación, durabilidad y altas prestaciones hacen que su coste sea más elevado. Pero, al igual que sucede con la instalación, es una inversión interesante a amortizar en el medio plazo gracias al ahorro en consumo de gas.