Cambio de butano a gas natural

Cambio de butano a gas natural

El gas natural es uno de los suministros más económicos frente a otras energías como el gas butano, gas propano o gasoil. Aquel cliente que disponga de una instalación de butano podrá cambiarla a gas natural siempre que la red pase por su zona.


Nuestros asesores energéticos le ayudarán en todo el proceso de instalación

Presupuesto gratis 91 198 12 18

Gas natural vs butano

Algunos consumidores no pudieron instalar gas natural en su día porque no estaba disponible en su zona. Sin embargo, la red de distribución se ha ido expandiendo hasta llegar a nuevos puntos. Si necesita más información sobre el cambio o la instalación de gas natural puede llamar al 91 198 12 18

Existen grandes diferencias entre el gas natural y el gas butano que hacen que la mayoría de los usuarios prefieran instalar gas natural, siempre y cuando la red de distribución llegue a su zona. Las razones para cambiar de butano a gas natural dependen de las necesidades que necesiten cubrir los consumidores interesados. Cada uno de estos suministros tiene las siguientes ventajas y desventajas:

Gas natural o butano: distribución y almacenaje
Combustible Canalización Almacenamiento
Gas natural No
Gas butano No

Una de las grandes ventajas del gas natural frente al butano es la comodidad que ofrece al usuario, ya que al ser un servicio canalizado, el cliente solo tiene que abrir la llave para disponer del combustible, no teniendo que preocuparse, como en el caso del butano, por comprar las bombonas. Además, el hecho de que no haya que comprar los envases, significa que no hay que disponer en la vivienda de un lugar para almacenarlos.

Otro factor a tener en cuenta es la calefacción, puesto que es lo que más gas consume en una vivienda, por encima del agua caliente sanitaria (ACS) y cocina. El gasto energético de la calefacción solo es viable siempre que se use gas natural, pero poco factible con gas butano, ya que habría que contar con numerosas bombonas para poder alimentar una calefacción de radiadores. El uso para calefacción del gas butano se limita a estufas móviles.

Gas natural o butano: precio
Combustible Precio Pago
Gas natural 0,04 a 0,06 €/kWh Después del consumo
Gas butano 0,09 €/kWh Antes del consumo

El precio del gas natural es sin duda uno de sus mayores atractivos, costando prácticamente la mitad que el butano. Esto se debe a que la extracción del gas natural es más sencilla que la de los glp (butano y propano). En su precio también influye la red de distribución, que abarata su coste en contraposición al envasado que encarece el precio del butano.

El gas natural se puede adquirir a través del mercado regulado o del mercado libre. Para contratar el gas natural en el mercado regulado, el usuario debe dirigirse a una comercializadora de referencia y solicitar la Tarifa de Último Recurso TUR. Esta tiene unos precios que regula el Ministerio de Industria y que varían cada 3 meses. Si por el contrario, el usuario decide contratar el gas natural en el mercado libre, debe saber que el precio es fijado por la propia comercializadora de gas.

Las bombonas de butano pueden ser reguladas o liberalizadas. El precio de las bombonas de butano reguladas de 12,5 Kg suele estar en unos 12 € mientras que las bombonas liberalizadas ligeras en 15 €.

Gas natural o butano: resistencia al frío
Combustible Punto de ebullición
Gas natural -163 °C
Gas butano -1 °C

Otro de los puntos a favor del gas natural es su bajo punto de ebullición (-163 °C) lo que permite que el gas natural sea perfecto en zonas de mucho frío. Por el contrario, la temperatura en la que el gas butano no pasa de líquido a gas se sitúa en -1 °C. Incluso con una temperatura de 4 o 5 °C el butano ya empieza a presentar problemas de vaporización.

La alta temperatura de ebullición del butano supone un problema en lugares fríos, ya que el butano puede no vaporizarse cuando aún queda combustible en la bombona, dejando sin suministro la vivienda. También supone una pérdida de dinero puesto que habría que devolver la bombona a medio usar.

Gas natural o butano: emisiones
Combustible Emisiones
Gas natural 204 grCO2/kWh
Gas butano 238 grCO2/kWh

El gas natural es el combustible menos contaminante, siendo un 12,5% menos contaminante que el propano, un 14,3% que el butano y un 25% que el gasóleo. Además, el gas natural no contiene azufre como el resto de combustibles.

Gas natural vs butano: densidad
Combustible Densidad Peso molecular
Gas natural 0,61 18,2 g/mol
Aire 1 28,9 g/mol
Gas butano 2,1 58,12 g/mol

El gas natural es un 40% más liviano que el aire, esto hace que en caso de fuga el gas natural se escape reduciendo el riesgo de explosión. Sin embargo, el gas butano tiene un peso dos veces superior al del aire y, es por ello, que se acumula en la parte baja de la estancia, siendo así un gas menos seguro.

Debido a esta diferencia de peso, los detectores de gas natural se colocan en la parte superior del inmueble, a unos 30 cm del techo, mientras que si se trata de gas butano, el detector se ha de colocar en la parte baja.

Cómo cambiar la instalación de butano a gas natural

Los usuarios que no quieran seguir dependiendo de la utilización de botellas de butano y que busquen la comodidad y seguridad del suministro de gas natural pueden solicitar la instalación de gas natural en su vivienda a una empresa autorizada por el Ministerio de Industria.

Recomendamos que los clientes que quieran efectuar ese cambio se pongan en contacto con varias empresas instaladoras, ya que no se trata de un precio fijo y existen grandes diferencias entre los presupuestos de unas empresas y otras.

Una vez aprobado el presupuesto, el instalador autorizado se hace cargo de todas las obras, salvo de la realización de la acometida de gas natural, la cual debe ser realizada por la distribuidora. Ninguna empresa autorizada gestiona con la distribuidora la ejecución de la acometida, salvo la empresa Onestgas, la cual se encarga de todo ofreciendo al cliente mayor comodidad.

Nuestros asesores energéticos le ayudarán en todo el proceso de instalación

Presupuesto gratis 91 198 12 18

Ya finalizada la instalación, presentará los certificados necesarios al usuario y a la distribuidora. Por su parte, la distribuidora debe comprobar que dicha instalación está correcta para concederle un código CUPS, indispensable para que el usuario contrate el gas natural.

Cambiar de butano a gas natural: precio

No existe un precio fijo por cambiar la instalación de butano a gas natural dado que depende de muchos factores como son la complejidad de la instalación, el tipo de inmueble, la potencia y tipo de la caldera o el número de equipos. Todas las empresas instaladoras tienen la obligación de facilitar un presupuesto previo y el cliente tendrá que decidir si contratar una empresa u otra.

A veces, este cambio de una instalación de gas butano por gas natural se encuentra subvencionado por la compañía distribuidora o la comunidad autónoma donde resida el usuario. El Plan Renove de calderas es una ayuda que, en ocasiones, conceden las comunidades autónomas para cambiar una caldera de butano, propano, gasoil o carbón por una menos contaminante, como la caldera de condensación de gas natural.

¿Cómo transformar una cocina de butano a gas natural?

Una de las preguntas más comunes cuando un usuario quiere realizar un cambio de instalación de butano a gas natural es si necesita cambiar la cocina o la que ya tiene le puede servir. Hemos de decir que no existen grandes diferencias entre la placa de butano y la de gas natural, de forma que se pueden usar siempre y cuando se cambien los inyectores.

Para sustituir los inyectores, también conocidos como chiclés, hay que desmontar los quemadores de la placa y, con una llave hexagonal, cambiar uno a uno los chiclés de gas butano por los de gas natural. La equivalencia de inyectores de gas natural y gas butano es de 1,35, es decir, los chiclés de gas natural tienen un diámetro un 35% más grande que los de butano.

Lo mismo sucede a la hora de adaptar el calentador de butano a gas natural. Hay usuarios que compraron un calentador de gas butano y poco después llegó el gas natural a su zona y, para no desaprovechar la inversión realizada en el calentador, contactan con una empresa autorizada para que instale un kit de transformación y el calentador pueda usarse con suministro de gas natural.

¿Cómo dar de alta el gas natural?

Para dar de alta el gas natural, es aconsejable acudir a un comparador de tarifas de gas en el que, introduciendo unos sencillos datos sobre la vivienda se le mostrarán las tarifas de gas natural más económicas del mercado, adaptadas a su forma de consumo y a las necesidades del domicilio. Una vez escogida la tarifa, tiene que ponerse en contacto con la comercializadora correspondiente y aportar los siguientes datos para agilizar el trámite:

  1. Datos del titular de la cuenta (nombre, apellidos y DNI).
  2. Dirección de la vivienda.
  3. Código Universal del Punto de Suministro (CUPS).
  4. Certificado de instalación

El cliente dispondrá de gas natural en un plazo de 5 a 7 días hábiles desde el momento que inicie los trámites con la comercializadora. Siempre que no se necesite ningún documento adicional. Para poder tener suministro en su inmueble tiene que pagar un coste por dar de alta el gas natural en el mismo.

Actualizado a
91 198 12 18
Quiero que me llamen