Se encuentra usted aquí

 

¿Para qué se utiliza el gas natural?

Usos del gas natural title=

El gas natural es actualmente la energía más económica, por precio es algo menos de la mitad de lo que cuesta un kWh de luz por ejemplo, y los usos del gas natural en el hogar son más de los que se conocen de entrada.

Vamos a hacer un repaso por las principales aplicaciones del gas natural, que pasa por ser no solo la energía más barata sino también la más limpia de las llamadas no renovables.

¿Qué es el gas natural?

El gas natural es una energía de origen natural que se extrae del subsuelo y tiene una composición formada por diferentes gases de los cuales el mayoritario es el gas metano (60 - 98%) seguido de otros gases más pesados como el etano y el propano.

Debido a sus propiedades el gas natural es la tercera fuente de energía después del petróleo y el carbón.

Composición del gas natural
Componente Fórmula Porcentaje
Metano CH4 60-98%
Etano C2H6 1-20%
Propano C3H8 0.5-12%
Butano C4H10 0.2-5%
Pentano C5H12 0.2-3%
Dióxido de carbono CO2 0-8%
Nitrógeno N2 0-5%
Ácido sulfhídrico H2S 0-5%

¿Cuáles son las principales ventajas y desventajas del gas natural?

Cómo el gas natural es un combustible fósil tiene varios inconvenientes pero también aporta diferentes beneficios para el usuario. Que te mostramos en la siguiente lista:

  • Ventajas del gas natural
  • Al tener un poder calorífico elevado libera más energía.
  • Es la energía más barata.
  • No se almacena y por tanto el gas natural es más seguro al no estar acumulado.
  • En su proceso de combustión no produce hollín.
  • Permite tener un suministro constante de gas.

Las principales desventajas del gas natural serían la emisión de gases de efecto invernadero como el CO2 y que es una energía limitada en cuanto a que las reservas de gas natural son limitadas. Afortunadamente produce menos gases de efecto invernadero en comparación con el petróleo o el carbón.

¿Cuáles son los principales usos del gas natural?

Debido a su alto poder calorífico y su seguridad el gas natural tiene diversas usos en el hogar, el comercio, la industria o el transporte. Ofreciendo por tanto una amplia variedad de aplicaciones con un alto rendimiento.

Te contamos por tanto cuáles son los usos mas relevantes del gas natural en el hogar.

Calefacción de gas natural

Es uno de los usos más comunes del gas natural, va sustituyendo poco a poco a otras fuentes similares como el gas propano o el butano y deja atrás a otros medios como la electricidad o el gasoil, generalmente más cara la primera y más sucia la segunda.

Usado principalmente en zonas donde el invierno es frío, la gran ventaja que ofrece aquí el gas natural es su bajo precio. Al tener un consumo alto para poder calentar la casa es fundamental encontrar una forma de bajar el coste todo lo posible para que la factura no sea después impagable.

El gas natural está compuesto principalmente de metano y es más ligero que el aire, así que en caso de escape de gas el olor característico llegaría rápidamente a la altura de la cabeza y sería fácilmente detectable. Al contrario de lo que ocurre con el butano o el propano, que son más pesados que el aire y hasta que llega a la altura de la nariz ya se ha alcanzado un nivel verdaderamente peligroso, además de que estos son inodoros y hay que añadirle sulfatos para que huelan a algo.

Los sulfatos son los principales causantes de la lluvia ácida

Otra gran ventaja de la calefacción de gas natural es la posibilidad de regular de forma individual cada radiador, para que en cada habitación uno pueda escoger su temperatura ideal.

Agua caliente sanitaria (ACS) con gas natural

Agua caliente sanitaria

El agua caliente es el uso del gas natural por excelencia. Imprescindible además porque calentar el agua es básico para usar la ducha o la lavadora. Las calderas de agua caliente están muy extendidas y usando este combustible tendremos dos formas de distribuirla por la casa:

  • Con calentador instantáneo: La caldera calienta de forma instantánea un caudal de X litros de agua, que será el total que se pueda usar a la vez. Si se supera ese caudal el agua saldrá fría en algunos puntos, claro. Es práctica y más económica en consumos no muy grandes
  • Con acumuladores: El agua caliente se almacena en un calentador y se va distribuyendo a medida que se usa. Siempre que haya agua dentro nunca saldrá fría fuera, pero hay que mantenerla con agua. Es ideal para pymes y casas con bastante consumo

Al igual que la calefacción (aunque con mucha más importancia por la necesidad de todas las casas de disponer de agua caliente), el consumo es mucho más económico que usando electricidad, gasoil o algún GLP (butano o propano). En cualquier caso siempre es conveniente aprovechar la capacidad de escoger la tarifa más conveniente para nosotros y acudir a un comparador de tarifas de gas y luz para que nos ayuden a escogerla.

Cocinas con gas natural

Es el tercero de los usos más frecuentes para el gas natural. Cocinar con gas natural facilita la regulación del fogón a la potencia exacta que necesitamos, en lugar de andar intentando adivinar en qué numero de la vitrocerámica eléctrica hay que poner la olla para que se considere “fuego lento”, por ejemplo. Es, en comparación, el que menos afecta al consumo medio de gas natural en una vivienda

Cocina de gas natural

El calor además se proporciona de forma inmediata, no hay que esperar a que las resistencias alcancen la temperatura máxima. Y viceversa: una vez se apaga el fuego, apagado queda. No hay que esperar un rato hasta que se enfrían las resistencias, como ocurre con las cocinas eléctricas.

Hay que señalar que además de las clásicas cocinas de fogón de llama azul que todos conocemos, el gas natural puede emplearse también en los hornos. ¿Por qué es más conveniente tener un horno a gas? No solo porque se gasta aproximadamente la mitad de dinero en el mismo uso que si es eléctrico, sino además porque en la combustión del gas natural se expulsa vapor de agua, lo que ayuda a que los alimentos queden más jugosos.

Equipamiento de gas de gama blanca

La conocida como línea blanca de gasodomésticos (por diferenciar de los que funcionan con electricidad) nos referimos a elementos como la lavadora, el lavavajillas y la secadora.

Al referirnos a los dos primeros, el gas natural se usa de forma indirecta calentando el agua en la caldera que posteriormente se empleará para limpiar. Las ventajas respecto a otras alternativas son varias:

  • Reducción del tiempo de lavado en un 30%.
  • Reducción del consumo de electricidad, ya que no se usa para calentar agua.
  • Incremento de la vida del aparato por menor utilización de las resistencias.

Para las secadoras, que lo que hacen es generar calor para secar la ropa, se emplea el gas produciendo calor por quemadores de gas natural. Este aparato tiene como ventaja que gasta la mitad de dinero que una secadora eléctrica y que se puede simultanear con otros aparatos.

Climatización con gas natural

Es complicado asociar el gas natural y la emisión de calor a aparatos que den aire frío, pero es simple falta de costumbre. En Japón y Estados Unidos es prácticamente un sistema clásico por lo consolidado que está. Hay dos sistemas de generación de frío por gas:

  1. Absorción: Empleado sobre todo en viviendas unifamiliares y pequeños negocios. El frío se genera mediante una reacción de intercambio de calor entre dos soluciones. El gas se usa aquí para calentar las soluciones.
  2. Compresión: El gas se emplea para hacer funcionar un compresor. El intercambio de calor se efectúa por compresión y descomposición del líquido refrigerante.

Otros aspectos del gas natural

Hay más aparatos que pueden hacerse funcionar por gas natural, y puede resultar interesante conocer algunas de estas opciones.

Barbacoa de gas natural

Chimeneas a gas

Estufas de infrarrojos

Barbacoas de jardín