Se encuentra usted aquí

 

Calderas de gas para calefacción y cocina: Instalación, tipos y precio

calderas de gas

La caldera de gas forma parte del equipamiento básico de una instalación de gas, ya que permite obtener agua caliente para consumo y calefacción. Existen distintos tipos de caldera de gas, y es importante tenerlo en cuenta para saber cómo va a ser la instalación de la caldera y su precio.


¿Qué es una caldera de gas?

Una caldera de gas es el aparato que permite disfrutar de agua caliente en el inmueble, vivienda o local. La caldera de gas permite ahorrar en el recibo de energía porque es uno de los aparatos de calor que más consume. Al utilizar el gas, que tiene un alto poder calorífico, la caldera se vuelve mucho más eficiente.

De forma esencial, una caldera de gas puede generar:

  1. Agua caliente sanitaria, que son las calderas simples.
  2. Agua caliente sanitaria y agua caliente para el circuito de calefacción, que son las calderas mixtas; a día de hoy, las más comunes para quienes no tienen calefacción central en un edificio.

¿Qué suministro es más barato para la caldera?

La caldera es uno de los aparatos que más energía consume para su correcto funcionamiento. Además, dependiendo del tipo de caldera que sea y de la función que cumpla, el consumo de la caldera se verá incrementado.

En este sentido, la caldera más barata es la caldera de gas natural. Este suministro es el que disfruta de un precio más barato en el mercado. Y, a diferencia del resto de gases, se trata de un suministro continuo y más eficiente para el medio ambiente. Eso sí, para disfrutar de una caldera de gas natural es necesario haber realizado previamente la obra de instalación del gas.

En cualquier caso, la instalación de gas natural se recomienda en situaciones concretas como:

  • Una vivienda habitual en la que se utiliza el gas a diario.
  • Cuando se utiliza el gas natural también para calefacción.

¿Por qué esta diferenciación? Porque el suministro de gas natural conlleva el abono de un término fijo del gas que se ha de pagar siempre, exista o no consumo de energía en la vivienda. Esto implica que para segundas residencias o viviendas estacionales no sea conveniente la instalación de gas natural, pues habrá que abonar facturas por el suministro incluso cuando no se haga uso de él.

No obstante, las ventajas del gas natural no están relacionadas únicamente con el ahorro económico, sino que permite:

  • Tener un suministro de gas continuo.
  • Que el suministro sea más seguro, ya que el gas está canalizado y supervisado por las distribuidoras.
  • Emitir menos CO2 al medio ambiente, ya que es un gas menos contaminante.
  • Disfrutar de una energía limpia, que no enrarece el ambiente y no genera olor.

Tipos de calderas de gas

Las calderas mixtas y simples son los tipos básicos de caldera de gas. Sin embargo, existen otras clasificaciones en función de diferentes factores. El más importante es el de la evacuación de humos, que permite clasificar las calderas de gas según su grado de eficiencia, limpieza y seguridad con el medio ambiente.

  • Tipos de calderas de gas según la evacuación de humos
  • Atmosféricas: estas calderas utilizan el oxígeno presente en la estancia para combustionar el gas. Desde el año 2010 está prohibida la instalación de estas calderas porque la escasa seguridad para el usuario, sobre todo cuando están colocadas en habitaciones en las que se pasa mucho tiempo, como un salón o un dormitorio. Además, son muy poco eficientes, gastan mucho gas y perjudican el medio ambiente por el tipo de combustión abierta.
  • Tiro forzado: estas calderas son como las atmosféricas pero cuentan con un ventilador acoplado que permite evacuar los gases con más precisión.
  • Estancas: estas calderas realizan la combustión del gas dentro de una cámara cerrada herméticamente, y evacúa los gases con ayuda de un ventilador y de un conducto específico para ello.
  • De bajo NOx: estas calderas forma mucha menos cantidad de óxidos nitrosos (NOx) durante la combustión del gas, ya sea bajando la temperatura a la que combustiona el gas o a través del aprovechamiento por condensación.
  • Condensación: las calderas de condensación son un tipo de calderas de bajo NOx que aprovecha el calor y el vapor de agua que surge durante la combustión del gas para seguir trabajando. Estas calderas necesitan la instalación de un tubo de desagüe por donde se pueda evacuar el agua de condensación.

Además de esta clasificación, también se pueden diferenciar distintos tipos de caldera según los dos siguientes factores:

 La llama piloto: las calderas de gas pueden tener o no llamar piloto, que indica si el gas está llegando correctamente hasta el aparato. Las calderas más antiguas tienen este tipo de indicador, que permanece mostrando una pequeña llama si el suministro de gas está funcionando correctamente. Obviamente esto tenía repercusión en el consumo de gas de la caldera, por lo que las modernas ya sustituyen la llama piloto por un piloto de luz.

 La acumulación: las calderas con microacumulación incluyen un pequeño depósito que mantiene una cantidad de agua caliente para que esté disponible en el momento en que se abre el grifo a demanda. De esta forma, no hay que esperar a que el agua salga caliente, con el consiguiente despilfarro que eso supone.

Calderas de condensación

Las calderas de condensación son las calderas más eficientes energéticamente. Estas aprovechan al máximo las propiedades caloríficas tanto del propio gas como del proceso de combustión, ya que utilizan los gases resultantes y el vapor de agua para continuar generando calor.

Las calderas de condensación sirven tanto para la calefacción como para el agua caliente sanitaria. De esta forma, la caldera puede trabajar a menor temperatura, reduciendo el consumo de gas. Esto las convierte en el equipamiento perfecto para obtener todos los beneficios del agua caliente en la vivienda.

Además, las calderas de gas de condensación se pueden conectar con diferentes sistemas de calefacción, desde la calefacción tradicional por radiadores de agua caliente hasta el suelo radiante.

En cuanto a su eficiencia con el medio ambiente, las calderas de condensación son menos perjudiciales, ya que emiten menos CO2 y menos óxido de nitrógeno.

El precio medio de una caldera de condensación puede variar entre 600€ y 2000€ aunque puede variar más en función de la marca y el modelo

Calderas estancas

Las calderas estancas tienen un rendimiento de entre el 90%-95% teniendo por tanto un rendimiento menor que las de condensación. La camara de combustión se encuentra totalmente sellada por lo que el aire requerido para la combustión se obtiene mediante un tubo conectado al exterior. Puede ser concéntrico al de la salida de gases o estar aparte.

Para aspirar o eliminar gases necesitan un ventilador lo que hace que estas calderas sean más seguras y limpias pues se evitan las fugas de gases tóxicos y queda libre de ser afectada por fenómenos atmosféricos.

Las calderas estancas no aprovechan el calor generado y por tanto suelen tener un consumo energético medio

Por supuesto las calderas estancas sirven perfectamente para un uso doméstico como el agua caliente sanitaria o la calefacción

Calderas atmosféricas

Las calderas atmosfericas tienen un rendimiento de entre el 70%-80% siendo inferior al rendimiento de las calderas estancas y de condensación.

El nombre de este tipo de caldera es debido a que el oxígeno necesario para llevar a cabo la combustión es tomado del lugar en el que se encuentra es decir en el caso de una vivienda lo tomaría de la habitación en la que está situada.

Como la cámara de combustión está abierta es muy fácil que se preduzcan fallos en estas calderas. Además pueden ser peligrosas pues generan gases tipo CO2 y NOx en el lugar en el que se encuentran.

Desde la entrada en vigor del nuevo Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) ya no se pueden instalar calderas de tipo atmosférico y para incentivar el cambio a las calderas de condensación las comunidades autónomas realizan con cierta periodicidad planes renove de calderas.

Instalación de la caldera

La instalación de la caldera de gas debe realizarla un técnico instalador autorizado, ya que junto con su colocación debe llevarse a cabo la conexión con el suministro.

Para instalar la caldera de gas se puede contactar con:

  • La distribuidora de gas de la zona, si la caldera es por gas natural.
  • El proveedor de gas con el que se ha contratado el suministro, si es GLP, propano o butano.
  • Una empresa instaladora independiente, que se ha de encargar de todas las obras necesarias para dejar la caldera colocada correctamente.

En cualquier caso, con la colocación y conexión de la caldera siempre se ha de emitir un certificado de instalación de la caldera que refleje que la instalación se ha hecho correctamente, conforme a la normativa vigente sobre equipos térmicos y caloríficos (el RITE).

Este certificado es imprescindible para que conste que el suministro de gas puede ser utilizado por el equipamiento con plenas condiciones de seguridad. Este mismo certificado es necesario que se renueve con cada revisión obligatoria de la caldera, que se debe hacer cada dos años.

Presupuesto de instalación de caldera

El precio por instalar la caldera de gas depende de la empresa que realice el trabajo. En este sentido, cada proveedor o instalador puede fijar el coste que crea conveniente por la mano de obra y por los elementos necesarios para llevar a cabo el proyecto. Por esta razón, siempre es recomendable solicitar un presupuesto de instalación de la caldera antes de apalabrar o firmar la contratación con una empresa en concreto.

A la hora de comparar los diferentes presupuestos para instalación de caldera, es imprescindible tener en cuenta los conceptos que incluye. Así, hay que tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Instalación de la caldera en el habitáculo designado para ello.
  • Desmontaje y retirada de la caldear antigua, si la hubiera.
  • Adecuación de las tomas de calefacción y agua a la nueva caldera.
  • Tubo de extracción de humos.
  • Kit de salda vertical.
  • Tubo de desagüe.
  • Codo de conexión en PVC.

Además, es interesante para el usuario que el presupuesto de instalación de la caldera incluya el precio del certificado de la caldera de gas, de forma que no haya que realizar más trámites una vez colocado el aparato.

Este presupuesto debe llevar aplicados los impuestos correspondientes que, en este caso, es el IVA del 21%.

En total, el presupuesto de instalación de la caldera de gas puede rondar los 1.300 o 1.400€.

Aparte, habrá que contemplar el precio de compra de la caldera, que puede estar vinculado al mismo instalador o no.

Precio de la caldera de gas

El precio de la caldera de gas depende de varios factores:

  • La marca
  • El tipo de caldera
  • Los litros de acumulación
  • El suministro de gas con el que puede funcionar

Así, las calderas más baratas no son siempre las más adecuadas. Por ejemplo, las calderas de condensación tienen un coste bastante elevado, pero la inversión compensa a medio plazo, gracias al ahorro en consumo de gas que suponen.

El precio de una caldera de condensación puede oscilar entre los 1.200€ y los 1.500€.

En el presupuesto de instalación debe sumarse este importe si la compra de la caldera se realiza con la misma empresa. Esto puede suponer interesantes ventajas ante la realización del conjunto de la obra, ya que puede suponer una rebaja en algunos conceptos del proyecto, ya sea por la mano de obra o por la inclusión de piezas clave como los tubos de conexión.

Subvenciones para calderas

Debido al gran impacto medioambiental que tienen las emisiones de las calderas de gas, existen diferentes subvenciones y ayudas para su instalación.

Tanto las empresas instaladoras como las distribuidoras y los organismos institucionales, ofrecen ayudas en forma de reducciones tanto en el precio de la instalación como en la propia compra del aparato.

Los más conocidos son los Planes Renove de calderas, como el Plan Renove de Calderas de la Comunidad de Madrid.

Estas ayudas incluyen desde la instalación del gas natural en la vivienda hasta la compra y colocación de calderas de gas natural, pasando por el cambio de calderas de gasoil por gas natural.

¿Cuáles son las mejores marcas de calderas?

Uno de los principales dilemas a la hora de cambiar la caldera es que marca elegir por ello se han seleccionado las siguientes marcas de calderas con información sobre el servicio técnico de cada una, teléfonos de contacto y una pequeña descripción

Mejores marcas de calderas 2018
Marca caldera Precio min (aprox) Precio max (aprox) Teléfono asistencia
Saunier Duval
Saunier Duval 897,85€ 6.875,00€ 902 122 202
Junkers
Junkers 809,78€ 5.250,00€ 902 100 724
Fagor
Fagor 1.190,00€ 1.290,00€ 902 105 010
Vaillant
Vaillant 963,48€ 3.900,00€ 902 434 244
Ferroli
Ferroli 646,00€ 6.650,00€ 902 197 397
Baxiroca
Baxiroca 633,38€ 3.761,00€ 902 898 989
Viessmann
Viessmann 867,39€ 4.590,00€ 902 399 299
Cointra
Cointra 715,00€ 1.159,00€ 902 402 010
Beretta
Beretta 630,21€ 3.050,00€ 900 103 171

Le hacemos un estudio gratuito de su factura y le ayudamos a ahorrar