¿Es más barata la calefacción eléctrica o de gas? Precios y opiniones

Qué tipo de calefacción es más barata para ahorrar en las facturas de gas natural y electricidad

La calefacción es uno de los equipamientos más costosos para un hogar. El mayor gasto de suministro se efectúa por este servicio en los meses de invierno, por lo que elegir la calefacción más barata es clave para ahorrar en los recibos. Hacemos una comparación entre la calefacción de gas y la calefacción eléctrica para saber cuándo conviene la utilización de una u otra.


¿Qué calefacción es más barata?

Elegir el sistema de calefacción más barato es imprescindible para que no se dispare el importe de las facturas de energía en los meses de invierno. La calefacción es un sistema básico para el confort en la vivienda, sobre todo en las zonas en las que las temperaturas son bajas constantemente.

En España, hay más de 10 millones de hogares con calefacción, que se dividen entre calefacción central, individual y con algún aparato autónomo, como las estufas de gas. Los sistemas de calefacción predominantes son cuatro:

  1. Calefacción eléctrica
  2. Calefacción de gas natural
  3. Calefacción por gasoil
  4. Calefacción por caldera de pellets

En total, un 47% del consumo energético en España se destina a calefacción.

A día de hoy, la calefacción eléctrica y la calefacción de gas son las más comunes en zonas urbanas y en nuevas construcciones. La elección de una u otra influye, sobre todo, en los sistemas de calefacción individual, ya que el coste del suministro repercutirá directamente en el propio usuario.

Un dato...El consumo energético de la calefacción en hogares unifamiliares dobla prácticamente el realizado en pisos dentro de un edificio. En las zonas continental y del atlántico norte (centro y norte de España), el consumo de calefacción es mucho mayor debido a las características del clima.

Encontrar la calefacción más barata depende de múltiples factores, pero, en general, la calefacción de gas será la más económica. El bajo coste del gas natural hace que esta sea una alternativa rentable para este tipo de equipamiento. Si, además se utiliza para cocina y agua caliente sanitaria, los beneficios de su utilización son muchos.

Calefacción eléctrica

La calefacción eléctrica es la que funciona mediante el suministro de energía eléctrica (provenga de fuentes renovables o no). La presencia de este tipo de calefacción en España se sitúa sobre todo en las zonas mediterráneas, donde, en principio, no es necesaria su utilización salvo en fechas concretas.

La opción de calefacción eléctrica tiene algunas ventajas:

  • Ventajas de la calefacción eléctrica
  • No necesita acumular ningún combustible en casa.
  • Los dispositivos de calor son completamente independientes.
  • No precisa de un gran trabajo ni una gran inversión en instalación.
  • Es un sistema cómodo que permite su encendido y apagado en el momento.

El equipamiento necesario para tener calefacción eléctrica es muy sencillo: con la colocación de radiadores eléctricos es más que necesario. No obstante, estos pueden ser de diferentes tipos según su material para potenciar su eficiencia. Además, son compatibles con válvulas termostáticas (que ya suelen venir incorporadas en los radiadores de nueva generación) para hacer posible su manejo y control de la temperatura, encendido y apagado.

Esta clases de calefacción también se puede utilizar a través de otros dispositivos, como el suelo radiante o las bombas de calor.

 ¿Cuánto cuesta la calefacción eléctrica?

El coste de la energía eléctrica es de los más altos del mercado. Además, a este hecho se suman las fluctuaciones en el precio de la electricidad, una energía más susceptible a este tipo de cambios por motivos medioambientales y de demanda.

Actualmente se pueden encontrar tarifas de luz bastante económicas, pero aún así no compensan el coste de la calefacción eléctrica. Veamos en una gráfica cuánto puede variar el coste anual asociado a la calefacción en una vivienda de la zona atlántica, suponiendo que consume 1.992 kWh de energía al año.

Coste de calefacción por electricidad y gas natural
Energía Coste
Electricidad 241€
Gas Natural 119,52€

Precios según PVPC medio y TUR del gas en 2017

Calefacción a gas

La calefacción a gas es la alternativa más rentable para los consumidores, tengan el tipo de calefacción que tengan. Y es que tanto para el consumo individual (sea en viviendas unifamiliares como en un piso) el bajo precio de esta energía hace posible el ahorro en las facturas incluso teniendo la calefacción conectada.

Para tener la calefacción de gas natural es preciso haber realizado una instalación de gas. Esta es la que va a permitir utilizar esta energía para calentar el hogar.

Los sistemas de calefacción a gas consisten en un circuito de agua que se conecta en dos puntos: una caldera que se encarga de calentarla y unos radiadores que se dedican a irradiar su calor y transformarlo en una temperatura óptima para la vivienda.

La calefacción de gas también cuenta con muchas ventajas frente a la calefacción eléctrica:

  • Ventajas de la calefacción de gas natural
  • Es un suministro limpio que no enrarece el ambiente.
  • Tiene uno de los costes más bajos del mercado.
  • El gas tiene un alto poder calorífico, por lo que hace falta menos cantidad de energía para obtener los mismos resultados.
  • No es necesario acumular combustible en la vivienda porque se trata de un gas canalizado.

Aún con todo, la calefacción sigue suponiendo una alta cantidad de consumo de la energía que sea, por lo que es imprescindible adoptar buenos hábitos de utilización para ahorrar en las facturas de gas natural en la medida de lo posible.

 

La calefacción de gas natural también puede consistir en un sistema de suelo radiante. Expertos en eficiencia energética aseguran que este sistema puede ser aún más eficiente que un sistema de radiadores, aunque esté bien dimensionado. Sin embargo, su instalación es costosa y algo complicada, por lo que se recomienda realizarla en el mismo momento de construcción de la vivienda.

Calderas de gas

Caldera de gas

La caldera de gas es el elemento clave para la eficiencia y funcionamiento del sistema de calefacción por gas natural. La correcta elección de la caldera de gas es imprescindible para que la instalación de la calefacción sea lo más eficiente posible.

El Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios (RITE) indica que las calderas de gas que deben instalarse actualmente son las calderas de condensación. Estas potencian la actividad del combustible y la generación de calor gracias al aprovechamiento del vapor de agua emitido durante la combustión. De esta forma, se necesita menos cantidad de gas aún para conseguir el mismo resultado en calor.

Estas calderas deben ser instaladas por técnicos instaladores autorizados, y revisadas de forma obligatoria cada dos años, como el resto.

La calderas de condensación más utilizadas son las de tipo mural, que se colocan en la pared de la vivienda con ayuda de un soporte de alta fijación. En este caso, la estructura de la caldera incluye un depósito de desagüe encargado de recoger el agua procedente de la condensación, el cual también debe ser revisado durante la inspección.

Las calderas de condensación, además, son más seguras para el medio ambiente y para el usuario, ya que la combustión del gas se realiza en una cámara cerrada herméticamente, sin necesidad de expulsar gases dentro de la habitación ni de utilizar el oxígeno ambiente para funcionar.

Calderas de gasoil

Las calderas de gasoil aún son frecuentes en nuestro país. Este combustible se utiliza sobre todo para grandes demandas, como son calderas centrales en comunidades de propietarios. También se utiliza con más frecuencia en zonas rurales o superficies industriales o ganaderas.

En el ámbito doméstico, la utilización del gasóleo va dejando paso a la conexión por gas natural o, al menos, al butano o al propano. El gasóleo es un combustible altamente inflamable y dañino para el medio ambiente, por lo que una de las principales preocupaciones de los expertos es que todos estos hogares y otros puntos de suministro que lo utilicen se cambien a un tipo de energía más limpia.

Además, el precio del gasóleo como combustible también está sujeto a cambios constantes en función del precio del barril de petróleo, lo cual lo convierte en una alternativa energética con un coste irregular.

Para alcanzar la posibilidad de conexión de la mayor cantidad posible de puntos de suministro a una energía más limpia, como el gas natural, las propias distribuidoras de gas natural se encargan de expandir y potenciar la red de distribución del gas natural a todas las zonas de España.

En caso de que ya exista disponibilidad de suministro de gas en la zona en la que se encuentra la vivienda, el cambio de caldera de gasoil por una de gas es bastante sencillo. En función del tipo de instalación que exista, tendrá un coste más o menos bajo, pero siempre es recomendable solicitar distintos presupuestos a varios instaladores para comparar ofertas.

Calentadores de agua

Si el consumidor no necesita calefacción permanentemente, un calentador de agua puede ser la clave para tener agua caliente sanitaria por gas natural sin tener que costear el importe de una caldera de gas, muy por encima del precio del calentador.

Un calentador de agua es la alternativa perfecta para aquellas zonas en las que no es necesaria toda una instalación de calefacción, cuando con una estufa de gas o algún dispositivo portátil de este tipo es suficiente. Teniendo suministro de gas natural, es posible tener un calentador de agua de gas para el día a día y contar con una estufa de gas para conseguir una temperatura confortable en el hogar durante los meses más fríos.

Al igual que con cualquier otro elemento que funcione a gas, es fundamental que la instalación la realice un técnico autorizado que se asegure de que el aparato funciona correctamente y de que no existen fugas de gas.

Plan Renove de Calderas

El cambio de caldera a gas natural puede ser una gran inversión para un consumidor medio. Además, contando con que ahora es necesario colocar calderas de condensación, el importe de la operación puede ser más elevado aún.

El precio de la caldera de condensación gira en torno a los 1.000 €.

Ahorrar con el plan renove de calderas

Para fomentar el cambio a una energía más limpia, a pesar de su coste, múltiples Comunidades Autónomas ofrecen distintas ayudas para sufragar el cambio de una caldera por otra. Estas subvenciones se conocen como Planes Renove de Calderas y son gestionadas directamente por los organismos autónomos competentes.

A través de estos planes, la Comunidad Autónoma sufraga una parte del precio de compra e instalación de una caldera de condensación. Esto se realiza en colaboración con los fabricantes de las calderas, que también asumen una parte del coste de la renovación.

Dos marcas frecuentes que participan en estos programas son las calderas Wolf y las calderas Junkers. Además, los propios fabricantes pueden llegar a ofrecer sus propias ayudas y descuentos por la compra e instalación de nuevas calderas.

Con estas ayudas es posible disfrutar de una calefacción más barata desde un primer momento. Aún así, la inversión se amortiza en medio plazo gracias al ahorro que supone en las facturas del gas.

Opiniones sobre la calefacción eléctrica o de gas natural

En función de las necesidades de cada usuario pueden variar las opiniones sobre que tipo de calefacción es mejor sin embargo se pueden observar las siguientes:

  • De manera general al usar la calefacción electrica la factura suele ser mas elevada.
  • Los aparatos electricos consumen más y repercute en la factura directamente.
  • Usada de manera muy puntual la calefacción eléctrica no tiene porque subir en exceso la factura de luz.
  • Cambiar de calefacción eléctrica a gas natural suele suponer un coste ecónomico en ocasiones elevado pero a la larga compensa en las facturas.
91 198 12 18
Quiero instalar