Radiadores de Agua: precios, instalación y tipos

Radiadores de agua

Te mostramos todos los tipos de radiadores de agua y su funcionamiento para que puedas instales el más adecuado tanto para tu vivienda como para tu bolsillo.


Radiadores Radiadores

¿Quieres instalar o cambiar los radiadores para calefacción?

¿Qué son los radiadores de agua?

Los radiadores de agua son parte del equipamiento del sistema de calefacción que nos permite disfrutar de una temperatura agradable en épocas de frío. Para emitir calor al ambiente utilizan el agua proveniente de un generador de calor, ya sea una caldera o una bomba de calor como la usada en aerotermia.

Los radiadores de agua están conectados mediante un circuito de tuberías al generador de calor. Este produce el agua caliente y, con la ayuda de una bomba que impulsa el agua, llega a los radiadores de agua que ceden el calor mediante convección. Una vez cedido el calor, el agua vuelve al generador de calor para repetir el proceso.

La cantidad de calor que emiten los radiadores depende de 3 factores: la temperatura del agua que les llega, el material del radiador y el tamaño.

 Temperatura del agua: la caldera es quien calienta el agua en función de las necesidades térmicas del momento. Cuanto mayor sea la temperatura del agua más calor emiten los radiadores, pero también se produce un mayor consumo de energía.

Para proporcionar la temperatura adecuada, las calderas se ayudan de termostatos, que miden la temperatura ambiente y le indican a la caldera los grados a los que debe calentar el agua.

 Material del radiador de agua: esto influye en gran medida, ya que dependiendo del metal o mineral que esté hecho el radiador, su emisión de calor cambia completamente.

 Tamaño del radiador de agua: cuanto mayor es la superficie del radiador más cantidad de calor por convección se produce.

¿Cómo calcular cuántos elementos necesitan los radiadores de agua?

El número de elementos que requiere un radiador de agua depende de dos variables: el tamaño de la estancia a calefactar y la temperatura de la zona.

El volumen de la habitación influye en gran medida, ya que un lugar más grande tiene más aire y, por tanto, el radiador de agua ha de calentar más. Es por ello que en habitaciones grandes se utilizan radiadores de agua con más elementos.

La temperatura ambiente también es un factor determinante, pues cuanto mayor sea el salto térmico más cantidad de elementos necesita el radiador. El salto térmico es la diferencia entre la temperatura del radiador y la temperatura de la casa. Si un radiador funciona a 70 °C y la vivienda está a 20 °C, el salto térmico es de 50 °C.

Esta diferencia de temperatura se incrementa en zonas muy frías y en viviendas con un aislamiento térmico pobre, lo que hace que necesiten radiadores con más elementos. Lo más habitual es contactar con un instalador autorizado para que dimensione los radiadores según las necesidades de la vivienda.

Tipos de radiadores de agua

Según el material

Radiadores de agua de hierro fundido

 Radiadores de agua de hierro fundido: este tipo de radiadores es el que se instalaba hace décadas. Actualmente, solo se utilizan en algunos colegios (debido a su gran resistencia) o en viviendas donde quieren dar un toque retro (destacan los radiadores Baxi Roca de la serie Época).

Características de los radiadores de agua de hierro fundido:

  • Poseen una gran inercia térmica, es decir, una vez apagada la caldera siguen emitiendo calor durante un tiempo. Pero también tardan más en calentarse.
  • Gran resistencia a los golpes
  • Gran tolerancia a la corrosión
  • Muy pesados
  • Son bastante caros
radiadores de agua de aluminio

 Radiadores de agua de aluminio: son los más utilizados debido a su módico precio. Estos radiadores emiten el 80% del calor mediante convección y el 20% por radiación.

Características de los radiadores de agua de aluminio:

  • Poseen poca inercia térmica, por lo que no aguantan mucho tiempo el calor una vez apagada la calefacción, pero tienen la ventaja de que se calientan muy rápido.
  • Son muy económicos.
  • Poco peso, por lo que su instalación es más sencilla.
  • Buena tolerancia a la corrosión.
radiadores de agua de acero

 Radiadores de agua de acero: al contrario de lo que sucede con los de aluminio, los radiadores de acero emiten la mayoría del calor por radiación. Además, podemos encontrar 2 tipos: los convencionales y los de chapa de acero, siendo los últimos mucho más ligeros y más rápidos, pero con menor durabilidad.

Características de los radiadores de agua de acero:

  • Tienen poca inercia térmica, sobre todo los construidos en chapa de acero.
  • Son algo más caros que los de aluminio.
  • Los convencionales son pesados, los de chapa de acero pesan bastante menos.
  • Gran tolerancia a la corrosión.

Según su disposición

 Radiadores de agua horizontales: son los radiadores de toda la vida. Se suelen colocar en la parte más baja de la pared para que se disperse mejor el calor. Su precio es menor que el de los radiadores verticales.

radiadores de agua verticales

 Radiadores de agua verticales: llevan unos años entre nosotros y son una solución en cuanto a diseño. Y como todo, tiene sus ventajas y desventajas:

  • Permiten aprovechar el espacio de otra forma.
  • Son bastante modernos y vistosos.
  • El aire caliente se precipita más rápido hacia el techo.
  • Reducen la transferencia de calor en torno a un 10%.
  • Su precio es mayor.
  • Los modelos pesados no se pueden colocar en paredes delgadas o fabricadas en yeso.

Según su temperatura

 Radiadores de agua de baja temperatura: funcionan a unos 40 °C y emiten casi el 100% del calor por convección. Existen dos tipos: los estáticos (disponen de tubos de cobre por donde circula el agua que hacen de intercambiadores de calor) y dinámicos (incorporan ventiladores en su interior que aumentan en x3 su eficiencia).

El uso de radiadores de baja temperatura puede suponer un ahorro de hasta un 40% ya que la caldera va a trabajar bastante menos porque no necesita calentar el agua a tanta temperatura. Para ello es necesario disponer de un caldera con un rango alto de modulación, es decir, que sus quemadores se puedan regular bastante. Una caldera que solo tiene 4 niveles de modulación consigue menor ahorro que una que tiene hasta 12 niveles, ya que esta última se puede adaptar mucho mejor a las necesidades reales.

 Radiadores de agua de alta temperatura: son los radiadores convencionales, los cuales suelen trabajar a una temperatura entre 65 y 75 °C. Esto implica que para que funcionen correctamente, la caldera debe enviarles el agua a esa temperatura.

Esto no quiere decir que no puedan funcionar a menor temperatura, pero pierden en gran medida su eficacia, por lo que habría que añadir más elementos a los radiadores para que aportasen el mismo calor. También existe la posibilidad de añadir un producto español llamado turbofan, que consiste en una plaqueta con ventiladores que se acopla en la base del ventilador y que aumenta su rendimiento.

Radiadores de agua planos y extraplanos

Los radiadores de agua planos destacan por ocupar menos espacio que los radiadores tradicionales. La mayoría suele incorporar un frontal liso para acumular el calor y que además les confiere un aspecto innovador.

La denominación de radiadores extraplanos se suele ajustar más a los radiadores eléctricos, los cuales funcionan mediante resistencias y un fluido caloportador. Estos pueden ser bastante más finos, pero consumen mucha más energía.

Radiadores Radiadores

¡Instalación de radiadores! Primeras marcas

¿Cómo instalar radiadores de agua para calefacción?

Los radiadores de agua deben ir conectados al generador de calor (caldera o bomba) mediante un circuito de tuberías. En función del tipo de circuito de calefacción podemos hablar de una instalación monotubo o una instalación bitubo.

 Instalación monotubo: los radiadores están conectados en serie mediante una única tubería. El problema de este sistema es que los últimos radiadores del circuito tardan más tiempo en calentarse.

radiadores de agua monotubo

 Instalación bitubo: cada radiador está conectado tanto a la tubería de ida como a la de retorno, de forma que el agua que ya no está caliente vuelve a la caldera y no pasa por el resto de radiadores. Gracias a esto, todos los radiadores se calientan a la vez y se reparte mejor el calor. Pero obviamente es más caro de instalar.

radiadores de agua bitubo

El precio de la instalación viene determinado por el precio de los radiadores de agua y por el coste de la mano de obra que aplica la empresa instaladora. Un precio aproximado para la instalación de un radiador de agua convencional es de unos 300 € (incluida su parte del circuito de calefacción).

¿Cuánto cuesta un radiador de agua?

El precio de los radiadores de agua depende de varios factores como el material de fabricación, el número de elementos, la altura de esos elementos, el diseño y de si se trata de radiadores de baja temperatura o no.

Dicho esto, es normal encontrarnos con un amplio abanico de precios, pudiendo comprar radiadores básicos de aluminio 3 elementos desde 20 € a radiadores de baja temperatura por más de 200 € la unidad.

El usuario que busca radiadores de agua con una eficiencia media y a un reducido coste debe optar por los radiadores de aluminio, ya que su proceso de fabricación es más sencillo que los de hierro fundido y los de acero.

Precio radiadores de agua de aluminio
Radiador Número de elementos Altura Potencia Precio
Cointra Orion Hp600 3E 3 58 cm 175 W 22 €
FONDITAL Wings 500 4 4 55 cm 207 W 32 €
EQUATION 50 5 5 55 cm 285 W 43 €
CICSA CB500 6 6 57 cm 424 W 48 €
Cointra Orión Hp700 7 7 56 481 W 62 €

Si queremos dar el salto a los radiadores de baja temperatura para que nuestra caldera trabaje a menos potencia y así ahorrar un dinero en las facturas debemos realizar una mayor inversión inicial. La marca más famosa es la de radiadores Ferroli.

Precio radiadores de agua de baja temperatura
Radiador Ventiladores Altura Potencia Precio
Ferroli Varese 500 No 55 cm 195 W 209 €
Ferroli Varese LP 500 HE 55 cm 498 W 265 €
Thermor Pareo 200 58 cm 1.100 W 419 €

Problemas más comunes con los radiadores de agua

Es lógico que con el paso de tiempo las cosas fallen o se desgasten, es por ello que hemos hecho una selección de los problemas o fallos más normales en los radiadores de agua y cómo solucionarlos:

Problemas más comunes de los radiadores de agua

El radiador pierde agua

Lo primero es localizar por dónde pierde agua. Lo más normal es que pierda agua por la llave, junta o tapón. Pero también puede suceder que el radiador gotee agua por cualquiera de sus elementos.

  • El radiador pierde agua por una tuerca suelta: únicamente hay que enroscarla para que deje de gotear.
  • El radiador pierde agua por el racor de unión: para repararlo es necesario cerrar la llave de entrada y la de salida del radiador (si no tienen cierre de salida +es necesario vaciar la instalación completa). Una vez aislado del circuito se puede vaciar por el purgador. Cuando ya está vacío se puede desinstalar y cambiar el racor. Luego hay que llenar el radiador y purgarlo.
  • El radiador pierde agua por la junta de estanqueidad: si es la junta la que no está en buen estado hay que cerrar el radiador de agua por ambos lados, vaciarlo y desinstalarlo para poder cambiar la junta. Después hay que llenarlo de agua y purgarlo.
  • El radiador pierde agua por la llave: Hay que vaciar la instalación y cambiar la llave. Esto último es complicado ya que va soldada a la tubería, por lo que es necesario contar con un soplete para quitar la llave antigua. Una vez quitada solo hay que sustituirla por la nueva.
  • El radiador pierde agua por el detentor: para su sustitución es necesario vaciar todo el circuito de calefacción.
  • El radiador pierde agua por un elemento: puede ser que el radiador tenga una fuga en un elemento provocada por la presión u oxidación. En este caso hay 3 posibles soluciones: utilizar una masilla especial que resiste altas temperaturas, cambiar el elemento averiado o sustituir el radiador completo.
  • El radiador pierde agua por el purgador: lo primero es cerciorarse de que no está abierto. Si es así hay que sustituirlo, para ello hay que cerrar la llave de entrada y el detentor de salida, vaciar el radiador y desenroscar el purgador para cambiarlo.

Hay ruido de agua en los radiadores

La causa más normal del ruido en los radiadores de agua es el aire acumulado. Se forman burbujas que con el paso del agua chocan contra esta produciendo ruidos. Para solucionar este problema solo hay que purgar los radiadores.

Otra posible causa menos común es un exceso de presión en la instalación debido a un aumento de temperatura o un fallo en el vaso de expansión de la caldera.

El radiador de agua no calienta

Cuando el radiador de agua no calienta hay que fijarse en varias cosas para determinar su origen, ya que puede tener diferentes causas.

  • El radiador tiene aire: en este caso es necesario purgar el radiador.
  • La válvula termostática no funciona bien: esta se puede quedar bloqueada por estar cerrada durante los meses de verano. Para arreglarlo hay que quitar la válvula,mover el pistón para que se desbloquee y volver a colocar la válvula.
  • La caldera no calienta el agua: puede que el error no esté en los radiadores, sino en el generador de calor. En este artículo os mostramos los motivos y soluciones de las averías más frecuentes en las calderas de gas.

Al purgar radiadores no sale aire ni agua

Si esto sucede, lo más probable es que el circuito de calefacción no tenga la presión suficiente. Para comprobarlo hay que dirigirse a la caldera y ver si el manómetro se halla en torno a 1,5 bar. Una posible causa es que la propia caldera tenga aire, por lo que habría que purgar la caldera mediante su purgador.

La caldera calienta el agua pero no los radiadores

Esto puede deberse a un fallo en la válvula de 3 vías de la caldera (se ha bloqueado y solo dirige el agua hacia los grifos pero no hacia la calefacción), a una avería en la bomba del circuito de calefacción o a un problema con el termostato.

Se calientan los radiadores al abrir el agua caliente

Si al abrir un grifo de agua caliente se calientan los radiadores de agua se debe a un fallo en la válvula de 3 vías. Esta se ha podido quedar bloqueada en posición calefacción, su motor puede estar averiado o el circuito electrónico que la acciona le envía una señal errónea.

¿Cómo cerrar un radiador que pierde agua?

Existen tres opciones para cerrar un radiador de agua que tiene una fuga. La primera y más adecuada es cerrarlo mediante su llave o válvula de entrada, situada en una de las esquinas del radiador.

Si la llave no funciona debemos cerrar la llave de llenado de la caldera, impidiendo que el agua llegue al circuito de calefacción. Y si no consigues realizar ninguna de las anteriores puedes cerrar la llave general de paso de agua de la vivienda.

¿Cómo sacar agua de un radiador de calefacción?

En ocasiones nos vemos obligados a vaciar un radiador para sustituir cualquiera de sus piezas. Para sacar el agua de su interior hay que cerrar la llave de entrada y el detentor de salida y girar el tornillo del purgador hacia la izquierda. Antes de hacer esto es conveniente poner un cubo de agua debajo para que no se encharque el suelo.

¿Por qué se consume el agua del radiador?

Cuando el agua de un radiador se consume rápido lo más normal es que se estén alcanzando temperaturas demasiado altas que hacen que el agua comience a evaporarse.

¿Cómo llenar los radiadores de agua?

Para llenar los radiadores de agua solo es necesario comprobar que las llaves de los radiadores están abiertas y abrir la llave de llenado del circuito de la caldera.

Mantenimiento de los radiadores de agua

Los radiadores de agua son aparatos que no requieren apenas mantenimiento. Pero es conveniente realizar una serie de operaciones o comprobaciones de forma periódica para que rindan de forma eficiente:

  • Purgado de radiadores: siempre conviene que antes de comenzar la temporada de invierno comprobemos que los radiadores no tienen aire, ya que esto provoca que calienten menos de lo debido. Si los radiadores de agua tienen aire, la caldera ha de subir más la temperatura del agua para conseguir los grados de confort en la estancia, gastando más energía.
  • Revisión de pérdidas: si los radiadores gotean agua desciende la presión del agua y se pierde eficiencia. Además, puede provocar humedades en el suelo.
  • Control de presión: es importante controlar la presión del circuito. Si esta ha caído podemos llenar el circuito mediante la llave de llenado. En cambio, si la presión es alta, podemos encontrarnos ante fallos en la caldera.

¿Radiadores de agua o suelo radiante?

Cuando un usuario decide instalar un sistema de calefacción o cambiar el actual es normal que dude entre la instalación de radiadores de agua o poner un suelo radiante. A continuación, mostramos las ventajas y desventajas de cada sistema:

Ventajas y desventajas del suelo radiante

  • Requiere una alta inversión inicial.
  • Se instala bajo el suelo, por lo que hay que levantarlo. Esto no es problema si ya se había planteado una reforma o es una construcción nueva.
  • El calor es uniforme ya que se reparte igualmente por toda la estancia.
  • Se puede andar descalzo ya que el suelo está caliente.
  • No ocupan espacio.

Ventajas y desventajas de los radiadores de agua

  • El coste es menor.
  • la instalación es más sencilla.
  • El calor no es tan homogéneo.
  • Ocupan espacio que se podría destinar a la colocación de muebles.
  • Los radiadores convencionales son menos eficientes que el suelo radiante, por lo que se gasta más energía.
Actualizado a