Se encuentra usted aquí

 

Cambiar las calderas de gas natural

Tener una forma de calentar el agua es fundamental, así que las calderas deben estar siempre en buen estado

Las calderas de gas natural deben ceñirse a ciertas normativas, las que van quedando obsoletas deben ser cambiadas para que se ajusten a los requisitos y así cumplir con la normativa.


Información sobre las calderas

Las calderas son el elemento fundamental para calentar el agua en una casa. Pueden funcionar casi con cualquier combustible, aunque a las que funcionan con electricidad se las conoce más como calentadores o termos eléctricos, aunque la función es la misma.

Caldera de gas natural

Lo más habitual es asociar "caldera" con algún tipo de gas, ya sea butano, propano o gas natural. El problema de estos artilugios es que quedan obsoletos: las normativas cambian y hay que adaptarlas en las consecuentes revisiones. O si se está muy al tanto de cómo funciona el mercado y la industria pues cambiarla cuando llegue la nueva normativa.

Hoy por hoy el gas natural es la energía más económica, limpia y segura, así que es también interesante tener en cuenta que las instalaciones se pueden modificar para adaptarlas a esta energía. Cambiar de un combustible a otro puede hacerse de dos formas, dependiendo de si ya tenemos una instalación de gas o si calentamos el agua con gasoil o electricidad.

  • Si hay instalación previa: Tan solo hay que cambiar unas piezas (los quemadores) y unir la instalación al suministro general o común, dependiendo de si es una casa independiente o una vivienda que conforma una comunidad de vecinos.
  • Si no hay instalación previa: Hay que realizar la canalización completa y unirla, igual que la anterior, al suministro general o al común.

Calderas fuera de normativa

Estas calderas han sido sacadas del mercado y ya no pueden ser compradas. Paulatinamente se están cambiando por otras que se adapten a las condiciones de emisión de gases o de extracción de humos. Si tu caldera es una de estas, más tarde o más temprano deberás cambiarla.

Calderas atmosféricas

No se fabrican y están fuera de la normativa por la alta emisión de gases de efecto invernadero. Suele tener conectada la salida de gases a la chimenea de la comunidad, aunque en ocasiones da directamente a la calle. La cámara de combustión está abierta para coger oxígeno de la propia habitación donde se encuentra colocada.

Esta peculiaridad hace que necesite una rejilla de ventilación para que el aire pueda entrar. Si la caldera no se limpia con regularidad puede provocar una mala combustión y causar accidentes por inhalar monóxido de carbono.

De circuito estanco convencional

La eficiencia de estas calderas ronda el 91%

Estas calderas ya no están permitidas porque emiten muchos gases a altas temperaturas al exterior. La combustión se realiza en el interior, en un compartimento hermético, y los gases que produce salen al exterior a unos 190 grados de temperatura.

De circuito estanco de bajo NOx

Estas calderas se llaman así porque emiten muy pocos gases nocivos al exterior, en concreto recibe el nombre por la ínfima emisión de óxido nítrico (NO), un gas altamente tóxico.

Estas calderas desaparecerán en poco tiempo. Para minimizar la emisión de gases lo que hace es enfriarlos con agua en la misma cámara de combustión, lo que hace que su temperatura baje hasta los 120 grados.

Si parece aún una temperatura alta, no olvides que el vapor de agua se forma a los 100º

Estas calderas se han hecho muy populares tanto por lo limpio como por la eficiencia, que llega al 95%.No es de extrañar que se haya convertido en una alternativa para los consumidores que desean cambiar la caldera.

Caldera permitida

Desde septiembre de 2015 solo se permite instalar un tipo de caldera, la llamada de circuito estanco de condensación o, resumiendo, calderas de condensación.

Estas calderas tienen dos grandes ventajas con respecto a las anteriores: la eficiencia es más alta y la emisión de gases invernadero es casi nula.

Lo que hace con estos gases es hacerlos circular por una cámara especial por la que pasan una vez que han salido de la de combustión. En esta cámara la temperatura baja de 190 a solo 50 grados, lo que permite aprovechar el calor latente de esos 190 y permitiendo que al exterior prácticamente solo salga vapor de agua.

Gracias a esta técnica el rendimiento de las calderas de condensación está entre el 97% y el 108%, lo que las convierte en las más potentes del mercado. Muy apropiadas por ejemplo para instalar la calefacción con gas natural.

Ayudas para cambiar la caldera

Algunas provincias y comunidades autónomas han establecido ciertos programas de ayudas económicas para instalar gas natural en casa y cambiar las calderas cuando éstas quedan obsoletas. Concretamente Barcelona, Madrid, Galicia y el País Vasco tienen algún tipo de subvención.

Comunidad o provincia Programa de ayuda En qué consiste
Barcelona Universo Instalador Puedes pagar tu caldera de condensación adaptada a la nueva normativa europea con el recibo de gas natural, todo junto. No se pagan impuestos extra. Necesitas tener contratado ya gas natural y tratan con todas las marcas
Madrid Femada Con el servicio de cambio de caldera regalan un termostato y tienen financiación gratuita hasta 12 meses. Además ahora dan 150€ de regalo
País Vasco EVE El Ente Vasco de la Energía tiene un plan de financiación que ayuda a los usuarios a comprar el aparato necesario. Actualmente está sin fondos, pero próximamente puede que vuelva a tener las arcas llenas
Galicia Xunta La Xunta da una subvención para poder comprar la caldera que necesites. Este plan empezó en junio de 2015, solo hay que mandar un e-mail

Además de estas ayudas, Madrid incorpora el Plan Renove de Calderas de la Comunidad de Madrid que está pensado para cambiar la caldera actual por una de gas natural y el plazo está abierto hasta diciembre de 2015.