Un asesor energético le atenderá en el

91 076 96 84

Interruptor de Control de Potencia

Energy Call

¡Selectra te ayuda con tus gestiones de luz y/o gas!

Contacta con Selectra para resolver tus dudas y un especialista se pondrá en contacto contigo en la menor brevedad posible.

Los suministros eléctricos tienen una potencia eléctrica contratada elegida por el usuario en el momento de contratar la luz por primera vez o después de que haya sido dada de baja.

¿Qué es el ICP?

 

El Interruptor de Control de Potencia se trata de un dispositivo instalado en los suministros eléctricos con potencias contratadas inferiores a 15 kW. Su función consiste en cortar el suministro en el momento que la instalación demanda una potencia superior a la tiene derecho, es decir, una potencia superior a la que paga en el concepto de potencia contratada en la factura de luz.

Precio del ICP

El mantenimiento del Interruptor de Control de Potencia no tiene un coste, ya que es propiedad de la distribuidora y es la que se hace cargo del mantenimiento del mismo.

En el caso de que no exista un ICP, siendo obligatoria su instalación, la distribuidora puede penalizar al usuario de manera severa:

  • En el caso de tener una potencia contratada inferior a 5 kW, se cobrará hasta 10 kW con el importe del peaje de acceso regulado según el BOE.
  • En el caso de tener una potencia contratada superior a 5 kW, se cobrará hasta 20 kW con el importe del peaje de acceso regulado según el BOE.

Potencia eléctrica ICP

Por lo general, en suministros con tarifas de acceso inferiores a la tarifa 3.0a se encuentra un ICP que corta el suministro cuando se demanda más potencia de la contratada, pero existen excepciones donde estos suministros pueden contar con la presencia de un maxímetro en vez de un ICP, donde no se corta el suministro en ese momento sino que se abona un penalización en la siguiente factura, en función de la potencia que haya registrado durante el periodo de facturación.

La principal ventaja de tener un maxímetro es que queda reflejada la máxima potencia que demanda la vivienda o negocio, sabiendo si es posible reducir la potencia contratada, ya que esta es una de las principales gestiones que conviene realizar para poder conseguir un ahorro de luz.