Calcular potencia eléctrica, ¿qué potencia contratar para un piso?

Actualizado a
min. lectura
Potencia eléctrica

La potencia eléctrica contratada en un inmueble determina la cantidad de electrodomésticos de los que podemos hacer uso al mismo tiempo, además de un gasto fijo en la factura de la luz. Elegir la indicada acorde a las necesidades del consumidor permitirá pagar menos sin comprometer el uso diario de electricidad.

¿Qué es la potencia eléctrica?

La potencia eléctrica, medida en kilovatios (kW), es la cantidad de energía necesaria para que se puedan usar varios electrodomésticos al mismo tiempo, suponiendo un gasto fijo en la factura (independiente del consumo) en función de la cantidad de kilovatios contratada.

La importancia de calcular la potencia eléctrica adecuada para cada inmueble radica en que si la potencia contratada de luz es menor a la necesaria, al querer hacer uso de un número de kilovatios superior, saltará el ICP de electricidad, suspendiéndose temporalmente el suministro desde ese momento. Es lo que se conoce coloquialmente como que "salten los plomos".

En los casos en los que se cuente con una potencia eléctrica más alta de lo necesario, no habrá problema al utilizar varios electrodomésticos a la vez. Sin embargo, se estará gastando más de lo imprescindible.

Llamada gratuita

¿Necesitas ayuda para cambiar la potencia?

Llamada gratuita

¿Necesitas ayuda para cambiar la potencia?

¿Qué potencia de luz contratar para un piso o una casa?

A la hora de decidir el tipo de potencia más adecuada para un hogar, merece la pena reflexionar acerca del uso de electrodomésticos que se suele realizar en este y el número de personas que habitan en el mismo, por la frecuencia en la que puedan coincidir al utilizar estos. Además, previo a este análisis para el cálculo de kilovatios que merece la pena contratar, es conveniente tener algunos conceptos claros:

  1. A mayor potencia contratada de luz, el gasto que representa este concepto en la factura aumentará. Sin embargo, esto no quiere decir que si el precio por contratar determinada potencia es mayor en una compañía que en otra, el coste de la factura seguirá la misma tendencia. En ocasiones, algunas tarifas incluyen un precio por la potencia más elevado pero un kWh de consumo más económico.
  2. Cuanto menor sea la potencia eléctrica contratada, menos pagaremos en concepto del número de kilovatios contratados al respecto. A pesar de esto, si no hemos realizado acertadamente el cálculo de la potencia que realmente necesitamos, podremos ver temporalmente interrumpido el suministro eléctrico tras saltar el ICP. Además, si necesitamos subir la potencia de luz esto supondrá un coste extra por realizar el trámite.
  3. Es posible contratar 2 potencias diferentes de las que hacer uso durante el día. La tarifa de acceso 2.0 TD, única disponible para hogares con potencias de menos de 15 kW, permite combinar 2 potencias durante tramos horarios distintos. En la búsqueda del ahorro, por ejemplo, puede contratarse una potencia más alta en las horas valle (00:00 - 08:00) y una más baja en las horas punta (08:00 - 00:00). También es posible contratar la misma para todo el día.

Una vez se tengan los anteriores conceptos claros, habrá que tener en cuenta diferentes características del piso o casa en la que se habita:

  • Electrodomésticos en la vivienda: será determinante el uso de algunos como lavavajillas, lavadora, secadora, horno, vitrocerámica o aire acondicionado. También será relevante si la calefacción es eléctrica, así como el uso simultáneo de los anteriores.
  • Tamaño del inmueble.
  • Personas que habitan en el hogar.

En los casos en los que se desee subir la potencia eléctrica será necesario presentar el Boletín eléctrico para comprobarse que el inmueble en cuestión dispone de las condiciones necesarias para realizar el cambio.

¿Cómo calcular la potencia eléctrica contratada?

La potencia recomendada para cada inmueble dependerá de las necesidades concretas de los individuos a la hora de conectar distintos electrodomésticos a la vez, el número de personas que utilizan el inmueble, las dimensiones de este y de si la instalación es monofásica o requiere de una potencia trifásica.

Para hacer el cálculo de la potencia eléctrica que es conveniente contratar pueden utilizarse distintos métodos:

  • Contactar con un electricista autorizado para que realice un análisis en profundidad de la condiciones de la vivienda o local y el número de electrodomésticos con los que cuenta.
  • Utilizar una calculadora de potencia a través de la cual podremos hacernos una idea aproximada de la potencia necesaria en base a cada situación.
  • Sumar la potencia necesaria para cada electrodoméstico teniendo en cuenta el factor de simultaneidad y lo luminosa que sea la vivienda.
Potencia necesaria para el uso de cada electrodoméstico

Electrodoméstico

Potencia aproximada

Nevera

0,3 kW

Lavadora

2 kW

Vitrocerámica

1,5 kW

Horno eléctrico

1,8 kW

Lavavajillas

2 kW

Secadora

1 kW

Microondas

1 kW

Aire acondicionado

1,5 kW

Aspiradora

1,2 kW

Tostadora

0,5 kW

Para lograr una mayor precisión en la potencia necesaria para cada electrodoméstico en concreto, puede consultarse el manual de instrucciones de los mismos.

Para calcular la potencia necesaria, una vez conocemos la potencia aproximada para cada electroméstico, seguiremos el siguiente procedimiento:

  1. Sumar la potencia eléctrica necesaria de cada electrodoméstico con el que contamos: 0,3 kW + 2 kW + 1,5 kW + 1,8 kW + 2 kW + 1 kW + 1 kW + 1,5 kW + 1,2 kW + 0,5 kW = 12,8 kilovatios.
  2. Rebajar el resultado con el coeficiente de simultaneidad de cada persona. Es decir, si no es frecuente utilizar el microondas, el horno eléctrico y la vitrocerámica a la vez, podemos eliminar la potencia de uno de ellos, por ejemplo el horno eléctrico. En este caso la suma quedaría en 11 kilovatios.
  3. Aplicar un factor de simultaneidad. El valor máximo de este es 1 y dependiendo del tiempo que pasemos en casa y el uso de electrodomésticos diario que hagamos, podremos utilizar una cifra u otra entre 0,25 y 1. Un valor promedio para un consumo regular que no es muy elevando podría ser sería 0,25. 12,8 kW x 0,25 = 3,2 kilovatios.
  4. Al resultado final le sumaremos un margen de 1 kW y obtendremos la potencia mínima aproximada que deberemos contratar: 3,2 kW + 1kW = 4,8 kilovatios.

Fórmula de la potencia eléctrica en la factura

Para conocer la forma en que las compañías eléctricas facturan la parte de la potencia, hay que entender la formula que utilizan para calcular el coste que supone para el consumidor y cuyo resultado vendrá incluido en cada una de las facturas.

  • Fórmula para calcular el coste de la potencia eléctrica (ejemplo One Luz Endesa)
  • Kilovatios contratados (4.6 kW) x Precio kilovatio Potencia Punta (0.0969 €/kW día) x días de facturación (31) = Término de potencia (13,81 euros)
  • Kilovatios contratados (4.6 kW) x Precio kilovatio Potencia Valle (0.0311 €/kW día) x días de facturación (31) = Término de potencia (4,43 euros)
  • Precio final a pagar por la potencia= 13,81 + 4,43 = 18,25 euros

El ejemplo anterior hace referencia a un caso en el que se tuviera contratada la misma potencia para ambos periodos (punta y valle); si se tuviera dos distintas, la formula incluiría dos datos diferentes en la parte de kilovatios contratados.

En cualquier caso, se tenga contratada una sola potencia o dos diferentes, las comercializadoras estarán obligadas a diferenciar en las facturas entre el coste final de estas en uno u otro periodo.

Precio de la potencia contratada, ¿qué compañía elegir?

El precio a pagar por la potencia contratada dependerá de si se opta por PVPC o mercado libre. En el caso de la tarifa regulada, el precio de la potencia para el periodo punta será de 0,0613 kW/día y de 0,0031 kW/día en el caso del periodo valle.

En el mercado libre, el precio a pagar por la potencia contratada dependerá de la tarifa y compañía elegida. En función de cada plan, el coste diario del término de potencia contratado en periodo punta y valle será diferente.

A continuación, el coste de la potencia en algunas de las tarifas de las compañías más baratas de luz con precio estable:

Tarifa Por Uso Luz
Potencia punta
0.1013 €/kW día
 
Potencia valle
0.0292 €/kW día
 
Consumo
0.1250 €/kWh
 
Duración precios: 12 meses
Contratación: Sin permanencia
Modelo: Energía 100% verde
Tarifa One Luz
Potencia punta
0.0997 €/kW día
 
Potencia valle
0.0328 €/kW día
 
Consumo
0.1232 €/kWh
 
Duración precios: 12 meses
Contratación: Sin permanencia
Factura: Factura electrónica
Tarifa Ahorro Plus
Potencia punta
0.0682 €/kW día
 
Potencia valle
0.0682 €/kW día
 
Consumo
0.1397 €/kWh
 
Duración precios: 12 meses
Contratación: Precios en la Península Ibérica
Modelo: Contratación online y telefónica

En el caso de las tarifas con tramos horarios en luz, también habrá que fijarse en el precio de la potencia para los dos periodos y, además, en el coste de los tres tramos propios del consumo:

Logo TotalEnergies

A Tu Aire Ahorro

  • Potencia 1: 0.1367 €/kW día
  • Potencia 2: 0.1367 €/kW día
  • E1: 0.1834 €/kWh
  • E2: 0.1297 €/kWh
  • E3: 0.1104 €/kWh
91 123 89 19 91 123 89 19
Logo Endesa

One Luz 3 Periodos

  • Potencia 1: 0.0997 €/kW día
  • Potencia 2: 0.0328 €/kW día
  • E1: 0.1770 €/kWh
  • E2: 0.1180 €/kWh
  • E3: 0.0840 €/kWh
Solicitar información
Logo Repsol

Tarifa Discriminación Horaria

  • Potencia 1: 0.0973 €/kW día
  • Potencia 2: 0.0109 €/kW día
  • E1: 0.1885 €/kWh
  • E2: 0.1386 €/kWh
  • E3: 0.1196 €/kWh
91 123 89 19 91 123 89 19
Logo TotalEnergies

A Tu Aire Ahorro

  • Potencia 1: 0.1367 €/kW día
  • Potencia 2: 0.1367 €/kW día
  • E1: 0.1834 €/kWh
  • E2: 0.1297 €/kWh
  • E3: 0.1104 €/kWh
Solicitar información
Logo Endesa

One Luz 3 Periodos

  • Potencia 1: 0.0997 €/kW día
  • Potencia 2: 0.0328 €/kW día
  • E1: 0.1770 €/kWh
  • E2: 0.1180 €/kWh
  • E3: 0.0840 €/kWh
91 123 89 19 91 123 89 19
Logo Repsol

Tarifa Discriminación Horaria

  • Potencia 1: 0.0973 €/kW día
  • Potencia 2: 0.0109 €/kW día
  • E1: 0.1885 €/kWh
  • E2: 0.1386 €/kWh
  • E3: 0.1196 €/kWh
Solicitar información

¿Cuál es la potencia mínima contratada?

Aunque normalmente la potencia contratada por la mayor parte de las familias oscila entre los 4,4 y los 5,6 kilovatios, para poder hacer uso de un consumo de electricidad dentro de los parámetros habituales, existen algunos casos en los que puede convenir contratar una potencia mucho menor.

En los casos en los que se tenga previsión de que una vivienda va a estar deshabitada durante un significativo periodo de tiempo, una de las opciones a priori más sencilla es dar de baja el suministro. Sin embargo, llegado el momento de reactivar el suministro, esto supondría tener que pagar de nuevo los gastos que supone dar de alta la luz. Para evitarlo, y porque es posible que queramos volver a tener luz en dicho inmueble, una solución es contratar la potencia mínima permitida, de tal forma que el consumidor pague lo menos posible.

Hasta 2018, la potencia contratada estaba regulada por el Gobierno, estableciendo este una tabla con la potencia normalizada que se podía contratar. El usuario podía elegir contratar un mínimo de 1.15 kW en el caso de las instalaciones monofásicas y de 3.464 kW para las trifásicas.

En la actualidad, el consumidor puede contratar cualquier potencia en múltiplos de 0,1 kW, siempre y cuando no se superen los 15 kW y se disponga de un contador inteligente. Por lo tanto, la potencia mínima contratada es de 0,1 kW, la mínima configurable de los contadores inteligentes, que es donde se encuentra el nuevo ICP.

También puede interesarte